NBA

Indiana Pacer ganó y profundizó la crisis de los Miami Heat

Indiana Pacers (13-8) le propició la tercera derrota consecutiva al Heat (12-9) al vencerlo como local por 96 a 83. De esta manera, el equipo de Frank Vogel se mantiene invicto ante este rival en lo que va del año. Paul George se anotó con 23 puntos, Monta Ellis con 24 e Ian Mahinmi sumó 18 y 12 rebotes. En la visita, Chris Bosh logró el doble doble con 23 tantos y 10 tableros.
Indiana venía de perder tres al hilo, Miami dos. Pese a esta irregularidad, ambos se mantenían –y continúan- en puestos de Playoffs, con un cuarto de temporada ya consumado y con constantes cambios en una Conferencia Este que, por primera vez en muchos años, tiene a las mejores ocho franquicias con récord positivo (así como también al décimo, Orlando Magic, con un registro de 12-11 hasta el momento) a diferencia del Oeste, que tiene al séptimo y octavo con más derrotas que victorias (Houston y Utah, respectivamente). Por ello, una caída pega duro y se siente el doble.
Y vaya porrazo que recibió el Heat. El encuentro comenzó parejo, con la destacada participación de Ian Mahinmi anotando 4 tantos y haciendo un buen trabajo en ambas zonas pintadas, tal es así que en 3m21s sacó del juego a Hassan Whiteside (con 2 puntos y 3 rebotes) por dos faltas y obligó a Erik Spoelstra a mandar a Amar’e Stoudemire a cancha. Con el resultado empatado en 6, el visitante metió un parcial de 6-2 (con 2 canastas consecutivas de Dwyane Wade) que estiró la diferencia a 4 (12-8), la máxima de Miami en el período.
La contracara de Wade y Chris Bosh, ambos con 6 cada uno en el cuarto y combinados para casi un 50 por ciento en tiros de campo fue Paul George, errático en los 12 minutos que se mantuvo en pista y con 1/3 en dobles y 0/2 en triples, además de 2 pérdidas. Y si de tiros de larga distancia hablamos, ninguno se mostró cómodo probando desde el perímetro: los de la Florida estuvieron 0/5, mientras que los de Indianápolis ensayaron con dos intentos más pero símil eficacia. Así, el partido entró en una meseta en la que tanto Indiana como Miami fallaron más de lo que encestaron (32 por ciento y 42, respectivamente) y el segmento se cerró 21 a 20 a favor de la visita.
El segundo se desarrolló prácticamente de manera idéntica al anterior, con canastas intercambiadas de un lado y otro. Y aunque Indiana logró pasar al frente 28-27 a pura volcada (fueron tres al hilo de George Hill, Jordan Hill y Mahinmi), Miami metió una corrida de 12-3 que incluyó dos triples (uno de Bosh y otro de Green) y 4 tantos de Wade para adelantarse 39-31 siendo aquélla su mayor ventaja de la noche. Sin embargo, Indiana reaccionó y con un 6-0 se acercó a 2 (39-37).
Nuevamente Whiteside se vio comprometido con las faltas (llegó a la tercera luego de un contacto ilegal a George) y volvió a sentarse en la banca, con tan sólo 5m29s en cancha desde el salto inicial. Y fue justamente el alero del dueño de casa quien tomó protagonismo hasta el cierre de la primera mitad, ya que sumó 8 de sus 10 puntos en el chico desde la línea de libres que le permitieron a los Pacers retomar la delantera en el marcador 47-44 con 52 segundos por disputarse. No obstante, un doble de Beno Udrih (su único en la jornada) y otro de Wade le dieron el 48-47 parcial a Miami con el que se fueron al descanso.
A la vuelta, los dirigidos por Frank Vogel torcieron la historia en los primeros minutos con dos conversiones de George y Lavoy Allen que pusieron arriba a los suyos 51-48. Pero en ese juego de paridades en el que intercambiaron la ventaja en cinco oportunidades, Indiana sacó rédito de la mano de Paul George y Monta Ellis. Pese a que Whiteside completó el cuarto entero (sumó 6 puntos, 5 rebotes y 2 tapas), su tarea defensiva no bastó para frenar la embestida de los Pacers que encabezaron ambos jugadores con 18 de los 30 tantos de su equipo. De esta manera, Indiana plasmó toda su capacidad ofensiva con una racha de 17-6 (el Heat estaba al frente 62-60) que lo dejó 77-68 de cara al último período.
Indiana fue más inteligente y jugó con la desesperación de su rival. De hecho, lo máximo que le permitió arrimársele fue a 6 puntos en dos ocasiones (83-77 y 85-79). Y este equipo de Miami no sabe serenarse cuando corre con desventaja. Claro está que las urgencias demandan que pruebe cuanto tiro pueda, pero tampoco a cualquier costo.
Fiel reflejo de esto fue el bajísimo porcentaje con el que cerró el segmento (29 por ciento con 5/17 en TC), las 4 pérdidas que le costaron 7 tantos y las pocas variantes –y lo dependiente que se hace de sus individualidades- en el aro contrario, ya que sólo marcaron Bosh (8, 2/5), Wade (4, 2/6) y Gerald Green (3, 1/4). Con este panorama, el anfitrión no sufrió prácticamente en ningún tramo del chico y sentenció el 96-83 final con el que se ubica en la cuarta colocación y con el que desplazó a Miami al séptimo lugar. ¿Qué te Pacer, Miami?

COMENTARIOS