None
AUTOS DEL AYER

Se corre la segunda y última etapa del TC Histórico con llegada en Baigorrita

En el final de la jornada habrá un acto de reconocimiento al doctor Pérez Izquierdo, amigo íntimo del “Caballero del Camino” y uno de los fundadores de la Agrupación Eusebio Marcilla.

Con 17 binomios participantes se concretó la primera etapa del Gran Premio del TC Histórico, recorriendo una distancia de 78 kilómetros por caminos de tierra muy bien acondicionados por las comunas de Junín y Los Toldos.
Párrafo aparte para la gente de Baigorrita, por la recepción que hicieron a todos los pilotos, navegantes y grupo organizador, donde la calidez, hospitalidad y entusiasmo del público hizo que los protagonistas, no tuvieran mas que palabras de agradecimientos.
Hoy, a las 10, se pondrá en marcha la segunda y última etapa desde la Sociedad Rural de Junín, con idéntico recorrido y finalizando en Baigorrita, donde se conocerán los ganadores. En el final de la jornada habrá un acto de reconocimiento al doctor Pérez Izquierdo, amigo íntimo del “Caballero del Camino” y uno de los fundadores de la Agrupación Eusebio Marcilla.

La actividad de ayer

Después del mediodía, las instalaciones de la Sociedad Rural se fueron cubriendo de público, con el ingreso y control del estacionamiento del Club de Leones de Junín, mientras comenzaba el vértigo de los cuatriciclos y motos de cross de parte de los integrantes de ATV Junín y Laguneros Cuatri.
Cuando el sol todavía se mostraba reacio sobre la tarde juninense, el calor lo ofrecía en la pista de demostración, las baquets Chevrolet 28 de Jorge Merlini de Inés Indart, la Ford A 29 conducida por Miguel Clemente, siendo su propietario J.C. Rebollo, junto a las coupecitas de TC de los Calabró, Iorio, Apodaca, Borrel, Marcilla, entre otros y el público bien ordenado detrás del alambrado, compartía una tarde a toda velocidad y en familia
La noche y el frío no se hicieron esperar, por lo que en el interior de la cúpula comenzaron las aceleradas de los diferentes clubes de autos.
Para cerrar, se hizo una competencia con niños y niñas que se encontraban presentes. Sus padres hacían de navegantes ayudándolos en la carrera, utilizando los autitos en escala fabricados por la agrupación y en un circuito con diversas dificultades que debían sortear.

COMENTARIOS