Ayrton Senna da Silva, una leyenda de la Fórmula 1.
Ayrton Senna da Silva, una leyenda de la Fórmula 1.
AUTOMOVILISMO

A 25 años de la partida de Ayrton Senna, uno de los mejores pilotos de la Fórmula 1

Homenaje al corredor brasileño que fuera tricampeón de la categoría y que falleciera en Italia el 1º de mayo de 1994.

El brasileño Ayrton Senna da Silva, tricampeón de la Fórmula 1, y considerado por el mítico argentino Juan Manuel Fangio como el “número uno” en la especialidad que ambos abrazaron con pasión y talento, murió en Italia el 1º de mayo de 1994, y se convirtió en leyenda.
Senna fue tan grande que el balcarceño Fangio, quíntuple monarca de la F1, respetó y admiró, y en un podio de 1993 en Brasil, con Senna ganador, fue el último día que se vieron los dos entrañables amigos.

Senna ganó tres títulos con McLaren (1988, 1990 y 1991), triunfó en 41 grandes premios, subió 80 veces al podio, obtuvo 65 poles position, y alcanzó 19 récords de vueltas.

Cuando Senna divisó a Fangio bajó unos escalones y, tras el abrazo, le dijo a Damon Hill, segundo, y Michael Schumacher, tercero: “Ninguno de nosotros puede estar por encima de usted”. Y la réplica de Fangio fue: “Vos sos el número uno”.
Después llegó el fatídico 1 de mayo de 1994, en la tercera fecha del calendario de la F1, el Gran Premio de San Marino, disputado en Imola, Italia. Ayrton Senna, se estrelló con su Williams contra el paredón de la curva Tamburello.
Senna iba en punta, y en la sexta vuelta su auto siguió de largo en Tamburello. Rebotó contra un paredón, dio un par de vueltas sobre su eje y quedó detenido. Y también los corazones de los fanáticos del automovilismo se paralizaron.
Es que el terrible impacto, a más de 200 kilómetros por hora, dejó sin chances al tricampeón del mundo de salir con vida y, aunque muchos dijeron que Senna murió camino al hospital, dejó su vida en la “maldita” Tamburello.
Rápidamente se comprobó que un brazo de suspensión de su Williams F16 atravesó el casco de Senna, y eso fue letal para el brasileño, que fue llevado en helicóptero al hospital de Maggiore de Bolonia, pero el silencio de la multitud en Imola decía mucho más que mil palabras.

Su vida
Ayrton Senna da Silva nació el 21 de marzo de 1960. A los 4 años, su padre Milton, le construyó un kart con un motor de una picadora de caña de 1 HP de potencia.
A esa edad, el pequeño Aytron corrió una carrera en tierra, y también despuntaba su pasión con los carritos a “rulemanes”. A los ocho años se animó a correrle a pilotos de 15 hasta 21 años, y a los 13 debutó oficialmente y ganó el campeonato paulista.
En el 77 ganó el campeonato sudamericano de kart en Uruguay y, en 1978 viajó a Europa contratado por la firma DAP, constructora de Kart, y ese año y en el 80, fue subcampeón del mundo en la especialidad.
El sanjuanino Hernry Martin, ex piloto de TC 2000 y TC, fue contemporáneo de Senna en el Kart (1979 y 1980), y recordó que dentro de la pista era “increíble”, y doblaba siempre de “costado” y derrapaba como en el rally.
Martin ponderó a Senna como una “gran persona” y buen amigo, que lo “ayudó” a correr un mundial, y eligió el motor de su kart, y con ese impulsor Henry ganó un título argentino, y lo definió como un muchacho muy “tímido”.
A los ingleses se les complicaba llamarlo Da Silva, y por eso el brasileño decidió utilizar el apellido de su madre Neide, y de ahí que a partir de entonces fue Ayrton Senna.

Los mejores momentos
Fue campeón inglés y europeo de la Fórmula Ford 2000 y, además, se alzó con la corona de la F3 británica, y en 1984 se produjo el debut en la Fórmula 1, en el equipo Toleman, y tuvo como compañero al ex motociclista venezolano Johnny Cecotto.
Y con un Toleman edificó una de sus mayores hazañas bajo lluvia, y de la F1, en el Gran Premio de Mónaco de 1984 (que ganó en seis oportunidades), cuando finalizó segundo, a 7 segundos del francés Alain Prost con su Mc Laren, después de largar en la posición decimotercera en la grilla.
Senna fue superando rivales bajo la lluvia y achicando la diferencia con Prost, y tras superarlo en la vuelta 32, se detuvo la carrera con bandera roja, pero por reglamento se toma la vuelta anterior, la 31ra, y en esa el francés iba primero, y entró en historia grande de la F1.
Otra carrera épica de Senna fue en el 85 en Estoril, Portugal ya con Lotus, y bajo la un persistente precipitación y, sin haber probado los neumáticos para lluvia, hizo la pole, ganó de punta a punta y ese año finalizó cuarto en el campeonato.
También en Japón 88, año que ganó su primera corona con McLaren-Honda, se quedó parado en la partida y llegó decimocuarto a la primera curva, y en el giro 19 ya estaba segundo, y tras superar a Prost, cruzó la meta como vencedor.
Su primer triunfo en Brasil en el 1991 no fue sencillo porque a siete vueltas del final se le rompió la caja de velocidades cuando iba puntero cómodo, y sólo tenía la sexta marcha, y tras el gran esfuerzo que hizo con la palanca de cambios, llegó acalambrado pero en primer lugar.
Su última hazaña fue el Gran Premio de Europa de 1993, bajo la lluvia, y tras superar a Michael Schumacher y Karl Wendlinger por afuera, rebasó a los Williams de Damon Hill y Prost con una visibilidad casi nula, y fue su 38 victoria de las 41 que logró en la F1.
Senna ganó tres títulos con McLaren (1988, 1990 y 1991), triunfó en 41 grandes premios, subió 80 veces al podio, obtuvo 65 poles position, y alcanzó 19 récords de vueltas.
Con Prost protagonizó duelos encarnizados, con toques y despistes incluidos, y hubo declaraciones muy fuertes de ambas partes, pero el francés tomó una manija del féretro para depositar al mito en su última morada.

COMENTARIOS