El piloto junto a su auto del Turismo 1100 y el equipo Me Racing.
El piloto junto a su auto del Turismo 1100 y el equipo Me Racing.
EN UNA ENTREVISTA CON DEMOCRACIA AFIRMÓ QUE SEGUIRÁ CORRIENDO EN EL TURISMO 1100

Nicolás Bonello: “La idea es preparar el auto del Top Race en Junín”

El piloto oriundo de Colón, radicado en Junín, en 2017 se inició en el automovilismo con las categorías del Sur Santafesino donde consiguió dos campeonatos seguidos, en su año debut y en 2018. Con 37 años, en esta temporada, junto a su equipo ME Racing, pegó el salto al TR Junior, una categoría competitiva a nivel nacional. El miércoles probará la nueva máquina.

¿Cómo fue el ofrecimiento de correr en el Top Race?
-En realidad me ofrecen a mí y a Rubén Sosa, la alternativa de armar un equipo para el Top Race Junior desde el ME Racing, escudería con la que también corro en la categoría Turismo Promocional 1100 del Sur Santafesino. La idea es probar el miércoles que viene y no sé si va a hacer el auto que voy a correr yo. La primera fecha del Top Race Junior, el 24 de marzo no voy a estar, por lo que arrancaría recién en la segunda. El proyecto está y la idea es traernos un auto a Junín del Top Race, o los tres que ellos nos ofrecieron para que el ME Racing los prepare con Rubén Sosa. En uno de las máquinas corro yo, y en el resto aún quedan definir los pilotos.

-¿Vas a seguir corriendo en la categoría de Santa Fe?
-La idea es seguir también la categoría del Sur Santafesino, con la que salimos bicampeones en 2017 y 2018. El auto está y lo tiene Ariel Sosa haciéndole cosas del chasis y pintura, preparándolo para la primera carrera el 10 de marzo en Colón. La idea es seguir corriendo con la coupé Fiat 800 del Turismo Promocional 1100 otro año más en búsqueda del campeonato y alternativamente probar el Top Race para lograr acoplar el ME Racing.

-¿Cómo te iniciaste en el automovilismo?
-Me inicié con el ME Racing porque amigos como Álvaro Oroza corrían y me invitaron a probar su auto, que me gustó y me metí en las carreras a fines de 2016. Corrí tres carreras con un Gol que me prestó Carlos Montanari en su momento. Los dos años siguientes fui campeón. Yo jamás había corrido, pero siempre me gustó la idea y por distintas cosas nunca se había dado.

-¿Cómo te adaptaste a un auto de carrera sin experiencia previa?
-Generalmente se comienza en el karting y se sigue en Formula Renault. Esto es totalmente distinto, me subí de corajudo y me adapté rápido, y todos los días se aprende algo nuevo. Obviamente tuve muy buenos compañeros, como Rubén y Ariel que siempre me van enseñando algo, sobre todo los fines de semana, en cada carrera poniendo a punto el auto. El año pasado ya me costaba menos transmitir el manejo, y se notó en la pista: de nueve carreras ganamos siete e hicimos casi todas las poles. Tuvimos el tema, que nos denunciaron por supuestas irregularidades en la tapa de cilindro, pero después se aclaró todo. Nosotros no teníamos ninguna duda, pero para la gente que habló de gusto justificando que ganábamos por eso, le demostramos que no era así. Lo que fue una satisfacción para nosotros también. El equipo lleva tres años seguidos saliendo campeón y no es por una tapa de cilindro, si no porque los autos son superiores y se trabaja distinto al resto de los competidores.

-¿Cómo es la competencia del Sur Santafesino?
-Está conformada por siete categorías y está al mando de Néstor Giarda y Carlos Savino. Vienen de la tierra (rally) y se volcaron a las pistas de asfalto. Pusieron precios accesibles y buscan charlar mucho con los pilotos para buscarle la vuelta, que es muy importante. Acciones tan sencillas hicieron que las categorías del sur estallaran y fueran un éxito. El año pasado sufrimos mucho la negativa de Fedenor y algunos clubes en no brindar los circuitos, que nos trajo problemas, ya que no teníamos dónde correr. Terminamos corriendo casi todas las jornadas en la pista de Marco Juárez. Es una rivalidad que se genera porque esa Federación ve que las categorías de Santa Fe absorbieron muchos de sus autos. Es uno de los grandes problemas que tenemos porque además no podemos definir un calendario, ni dónde vamos a correr hasta último momento. En lo personal también no se puede organizar nada.

-¿Qué significa saltar a una categoría nacional?
-Hoy, con 37 años lo hago amateur y por pasión, ya que no vivo del automovilismo. Definitivamente busco pasar un lindo momento con mi familia, amigos y compañeros del ME Racing. No tengo otro propósito, ya que a mi edad tengo mi trabajo. Sin dudas llegar al Top Race es un gran desafío para mí y el equipo. Que nos hayan ofrecido este proyecto es un mimo al esfuerzo y a lo que trabajamos. A mi corta carrera como piloto, que me ofrezcan correr a nivel nacional me satisface mucho. Los costos no están fáciles para nada y no tengo tiempo en dedicarme a juntar los sponsors porque mi trabajo y mis cosas no me lo permiten. También tenemos un proyecto de armar un auto del Turismo Pista Clase 2.

-¿Cómo te preparás para enfrentar el 2019?
-Por lo pronto, la idea es mantenerme en el Turismo Promocional 1100 y probar el Top Race para ver cómo seguiremos. Como es a nivel nacional, en esta nueva categoría hay distancias largas entre los autódromos como Río Negro y es una complicación muy grande. Como uno lo hace por hobbie, y por cuestiones de mi trabajo, se nos complicaría ir. Esas son las cosas que nos frenan mucho. Más allá de la obtención de campeonatos, uno busca distenderse y pasar un buen momento. El deporte zonal no está tan profesionalizado, pero nosotros sí lo hacemos lo más posible, por eso está a la vista los resultados. Hay mucha adrenalina, porque realmente lo hacemos todo a pulmón y el ME Racing es un equipo que marca el camino a nivel regional a la gente que sabe valorar e interpretar las cosas.

-¿Cómo es la mecánica de los autos?
-En el Turismo Promocional 1100, como en el Top Race, dentro de los zonales tiene los autos más veloces en curva por la altura y el desarrollo del chasis que es totalmente libre como un Turismo Carretera más chico. Es una categoría muy atractiva porque te permite trabajar en todo y probar muchas cosas, ya que son libres, a diferencia del TC 2000 o 4000 que no pasa eso. Mi categoría tiene máquinas como minis TC, con motores FIAT con caja relacionada, lo que hace muy divertida la carrera. El Top Race Junior por ahí es un auto que no podés desarrollar tanto, más que en la alineación. No te permiten tocar la suspensión, la caja y está más limitado, lo que para nosotros con el ME Racing es un gran desafío.

-¿Si traen el auto del Top Race a Junín, lo van a probar en el Eusebio Marcilla?
-Con el Turismo Santafesino probamos en Colón o Marcos Juárez. Tener semejante circuito en Junín, es una lástima que no se pueda usarlo ni para probar. Los chicos del Auto Moto siempre están en lo que se necesite, pero hoy es una lástima que no se desarrollen actividades. No sé si falta acciones de la municipalidad, si es un tema político o de la Comisión. Pero es una picardía que no se haga automovilismo zonal en el Eusebio Marcilla, porque realmente tienen que entender que eso lo mantiene vivo. Si ellos piensan que lo van a mantener con una carrera a nivel nacional, creo que se están equivocando. Lo que no entiendo es por qué no quieren las categorías zonales. Tengo entendido que no hay ningún tipo de apoyo de la Municipalidad de Junín y es vergonzoso, porque la pista es de los juninenses y el Gobierno local está para cuidar los patrimonios de la ciudad.

COMENTARIOS