Guido Falaschi murió hace siete años en una carrera de Turismo Carretera, poco después de haber ganado en el autódromo de Junín (foto).
Guido Falaschi murió hace siete años en una carrera de Turismo Carretera, poco después de haber ganado en el autódromo de Junín (foto).
A SIETE AÑOS DE SU TRÁGICO DECESO EN UNA CARRERA DE TC

Por siempre Guido "El príncipe" Falaschi, quien supo ganar en el autódromo de Junín

Cuando el joven piloto de Las Parejas comenzaba a ingresar en la historia grande del automovilismo nacional, pasó a la inmortalidad.

Se cumplieron siete años de aquel fatídico domingo en el autódromo de Balcarce, en el que Guido Falaschi, el pibe con la sonrisa constante y que comenzaba a ingresar en la historia del automovilismo grande, pasó a la inmortalidad.
Hay momentos que son difíciles de olvidar. Como ese espeluznante accidente que sufriera Agustín Canapino en la primera curva del trazado balcarceño, durante los entrenamientos, en el que su Chevrolet terminó destruido fuera del autódromo.
"Demasiado barata la sacamos; le agradezco a la vida que la puedo contar", decía, conmocionado, el arrecifeño de regreso a boxes.
Uno de los que se preocupó por el estado del ese entonces campeón fue Guido Falaschi, quien pese a marcar la pole provisoria con el Ford del HAZ Racing y contar con un auto que le permitiera llegar a la definición del campeonato en Buenos Aires con chances (matemáticas) de consagrarse campeón, se interiorizaba por el estado de su rival en vez de hablar de la performance del auto.
Cabe recordar que, para esa época, Canapino y Falaschi habían tenido unos cuantos roces, en pista y fuera de ella (más que nada en el Top Race), que habían mellado su amistad. Sin embargo, el pibe de Las Parejas estaba preocupado por Agustín y por lo que había pasado, como la mayoría de los protagonistas de esa 15ª y penúltima fecha del año.
El sábado, Guido ratificó la pole y el domingo ganó su serie. En la final, "El príncipe" no le perdía pisada a Mauro Giallombardo, quien marchaba adelante en el pelotón hacia su primera victoria, a falta de una vuelta y fracción del final. Pero pasó lo que pasó en aquella salida del puente, donde la tierra, la desidia y el infortunio hicieron el resto...
Hay momentos que son difíciles de olvidar. Ese 13 de noviembre de 2011, por primera vez, se escuchó el silencio en un autódromo. Las miles de personas que habían asistido al "Fangio" bajaban de La Barrosa con un doloroso silencio, quizás presintiendo el desenlace de ese fin de semana trágico.

Había ganado en el "Eusebio Marcilla" local
Falaschi recién empezaba. Si bien ya contaba con un par de campeonatos (2008 en Fórmula Renault y 2010 en la Copa América de Top Race V-6) y buenos resultados en el Turismo Carretera -había ganado por primera vez en el autódromo "Eusebio Marcilla" de Junín, unos meses antes- y en el Turismo Competición 2000, el joven de 22 años tenía toda una carrera por delante.
Hay momentos que son difíciles de olvidar. Como esa sonrisa, siempre presente en su rostro, cuando desde el box le dijeron que vaya por la victoria mientras se colocaba el casco minutos antes de largar.

COMENTARIOS