Gran clasificación para Matías Rossi.
Gran clasificación para Matías Rossi.
AUTOMOVILISMO

Matías Rossi marcó el camino con la "pole" de cara a la fecha del Turismo Carretera

Detrás quedaron otros dos Ford, los de Mariano Werner y Mauricio Lambiris; mientras que el piloto juninense Gabriel Ponce de León logró el séptimo puesto en la clasificación. En, en el circuito de Paraná, en Entre Ríos, se correrá la gran final.

El bonaerense Matías Rossi (Ford), se quedó ayer con la "pole position" del Turismo Carretera, de cara a la carrera que se disputará hoy en el circuito de Paraná, por la décima fecha del campeonato. Detrás de Rossi, quien se quedó con la pole con el tiempo logrado el viernes que fue de 1 minutos, 25 segundos y 626 milésimas, quedaron otros dos Ford, los de Mariano Werner y Mauricio Lambiris.
Evidentemente que la Provincia de Entre Ríos le cae muy bien a Rossi, ya que en esta temporada tanto en Concepción del Uruguay, Concordia y ahora en Paraná el "Granadero" logró el mejor registro clasificatorio.
Werner, por su parte terminó en la segunda colocación, pero quedó a 0,29 milésimas del líder, mientras que Lambiris lo hizo a 615 milésimas. En el cuarto lugar quedó Facundo Ardusso (Torino), quinto fue Juan Marcos Angelini (Dodge), sexto Lionel Pernía (Torino), séptimo el juninense Gabriel Ponce De León (Ford), y cerraron los diez primeros, Nicolás Trosset (Dodge), Gastón Mazzacane (Chevrolet) y Guillermo Ortelli (Chevrolet).
El programa del domingo prevé tres series a las 9.00, 9.30 y 10.00, y una final a disputarse desde las 13.10, a 25 vueltas o bien a 50 minutos de competencia.

Copa de Oro
"Este circuito, el de Concordia y también el de San Luis son los que más me gustan". La frase de Matías Rossi tiene sustento en las estadísticas: marcó el mejor registro, 1m25s626/1000, un tiempo que lo señala como referente en la primera jornada, poleman de la 10ª fecha del calendario de Turismo Carretera , la última prueba de la etapa regular, clasificatoria para la Copa de Oro, el mini torneo que consagra al campeón de la temporada. Necesita sumar en cantidad, prácticamente una victoria, quien maneja el Ford N°15, aunque el triunfo no le garantizará ser parte del selecto grupo de 12 nombres que lucharán por la corona. Sin embargo, el sistema de Tres de Último Minuto, (los tres mejores del campeonato, sin tener en cuenta a los ya clasificados) le ofrecería una nueva oportunidad para ilusionarse con el título, ese que saboreó en 2014, con Chevrolet.
Decimoquinto en la tabla general, 27,5 puntos separan a Rossi del puesto que es el corte para la Copa de Oro, que ahora ocupa Julián Santero (Dodge), que se clasificó 14º; delante del poleman en el campeonato también marchan Christian Ledesma (Chevrolet), de opaca tarea, con problemas en la bomba de aceite durante el entrenamiento, aunque el marplatense, que ganó la primera carrera del año, en Viedma, no encontró la fórmula ni el elemento para recomponerse y se ubicó 27º, y Nicolás González (Torino), 21º, es el restante oponente que aventaja a Rossi en la carrera por ese último cupo.

Las posibilidades
"Estoy lejos en los puntos (la cosecha máxima sería de 47 unidades), tendría que sumar todo y esperar que los de adelante no tengan un buen día. Nadie desea esas situaciones para un rival, porque si nosotros estamos en esta posición es porque no hicimos las cosas como debíamos: por motivos del auto y por razones mías o de carrera, porque si no lo hubiera encerrado a [Mauricio] Lambiris en Concepción del Uruguay o si Valentín Aguirre no me chocaba en Concordia, posiblemente estaríamos hablando de otra cosa", explica Rossi, que prefiere mirar la película completa y no solo la fotografía, es decir, concentrarse en lo que pasará este fin de semana en Paraná.
"Estar entre los 12 es bueno, sin dudas, porque en el caso de ganar empezaría con ocho puntos bonus la Copa de Oro, pero también porque la imagen de los clasificados sirve para el marketing, atrae a los sponsors. En lo personal, porque soy el piloto que más veces se clasificó (9 sobre 10, se ausentó en 2008), aunque el año pasado fui parte pero no tenía un auto competitivo y eso se vio en esas cinco carreras. Ahora, en cambio, siento que tenemos un muy buen auto, con potencial, y de no clasificarnos podemos ser muy competitivos y llegar a la carrera de la coronación con muchas posibilidades", esgrime Rossi, que en las dos carreras de 2018 en Entre Ríos hizo la pole.

Un circuito que le cae bien
El autódromo de Paraná le trae buenos recuerdos a Rossi. El primer festejo fue en la Fórmula Súper Renault, en 2002, año en el que se consagró campeón. En 2005, ganó por primera vez como piloto titular en el TC2000 ; al año siguiente, una victoria le dio el título en el TC2000, mientras que durante la visita del Turismo Carretera logró su primer podio en este trazado de 4.219 metros; en 2014, cuando fue campeón, se trepó a lo más alto del podio y en febrero de este año celebró en el Top Race V6, con Toyota Corolla. Con marcas diferentes y en categorías distintas, Rossi mira hacia atrás y lo invaden sensaciones que lo impulsan a imaginar que lo que asoma como improbable, no suene extraño.
"En las veces que fue subcampeón (2007, 2012, 2015 y 2016), llegué muy bien a la Copa de Oro y después me caí, quizás ahora y por lo que me devuelve el auto esa tendencia negativa se pueda revertir", explica aquellas frustraciones. Las palabras lo encuentran maduro, entendiendo que la problemática de hoy no es insalvable si el auto sostiene el rendimiento de acá hasta fin de año. "Todo lo que yo siento debido al funcionamiento no quita que el año sea malo; en definitiva, si no estamos entre los 12 pilotos de la Copa de Oro es porque no hicimos los méritos. Pero creo que, desde atrás, estamos en condiciones de pelear por el título".

COMENTARIOS