None
FÓRMULA 1

Lewis Hamilton, bajo los focos

El comportamiento de Lewis Hamilton, en la pista y en el paddock del Gran Premio de Estados Unidos, en el que se ha impuesto tres veces, será observado con lupa este fin de semana en un país que aprecia.
Precisamente en el imponente Circuito de las Américas Hamilton conquistó con clase, hace un año, su tercer título mundial. Su compañero en Mercedes, el alemán Nico Rosberg, tuvo que conformarse entonces con el segundo puesto. Hoy, el escenario es radicalmente opuesto: el germano tiene 33 puntos de ventaja sobre el inglés cuando sólo quedan cuatro carreras para finalizar la temporada.
El punto de partido de su exposición mediática será la conferencia de prensa de la FIA. En Suzuka, el tres veces campeón del mundo jugó con su teléfono móvil, subió en directo “snapchats” en redes sociales y explicó que no soportaba más el ritual de los jueves. Dos días después, boicoteó un encuentro de Mercedes con la prensa al haber algunos periodistas presentes que habían criticado su actitud.
El domingo, para coronar tan desafortunado fin de semana, Hamilton salió mal, cayó al octavo lugar al final de la primera vuelta pero pudo enmendar en parte su largada al acabar tercero, un resultado que lo dejó a 33 puntos del ganador de la prueba, un Nico Rosberg que culminó una carrera impecable de principio a fin.
Ya sólo quedan cuatro Grandes Premios (Estados Unidos, México, Brasil, Abu Dabi) para que finalice la campaña más larga de la historia de la Fórmula 1 21 pruebas en total, y Hamilton ya no tiene margen de error. Con su victoria 50 en el espejo retrovisor y en uno de sus circuitos preferidos, Hamilton sabe que Rosberg no concederá ninguna facilidad un año después de su arduo enfrentamiento en el circuito texano. Y es que el alemán será campeón del mundo si queda segundo en todas las carreras que faltan, aunque el ganador de ellas sea Hamilton.

COMENTARIOS