None
TORNEO NACIONAL DE ASCENSO

El humo llegó a Lanús Este

Argentino no pudo encontrar el camino a los tableros y perdió 82-65. Se desvaneció la chance de quebrarle la localía.

Argentino no tuvo la misma actitud que Atlético Lanús para ganar el partido y terminó resignándose a que si quiere ascender deberá ganar los dos próximos juegos en su casa y volver para jugar un quinto en el sur del conurbano bonaerense.
El "Granate" puso la serie 2-0 con muchas ganas de ganar el juego en la cancha, actitud para robar pelotas y cargar los tableros con toda la furia. Argentino no hizo nada de eso, por eso perdió.
El primer cuarto fue parejo. Poca marca y buen goleo. El local de la mano de Julián Olmedo y su extranjero Wendell Gibson. Argentino con Aníbal Federico Marín, Martín Pasquinelli y Ariel Peralta como sus mejores armas ofensivas. Empataron en 21.
En el segundo cuarto Argentino no jugó bien. Pero también se vio perjudicado en tres fallos arbi-trales claves: una falta en ataque de Wendell Gibson sobre Ariel Pau (le dieron doble y falta en contra de Pau), una situación de pelota retenida antes de la chicharra de 24´ que le dieron pelota perdida a Argentino por finalización de la posesión y una falta an-tideportiva de Nicolás Laprovittola sobre Martín Pasquinelli que sancionaron como foul común. Determinante.
Lanús logró hacerse de la pelota en estas situaciones y fue lo suficientemente hábil como para meterla en la canasta. Wendell Gibson fue determinante con once concreciones sobre los 16 tantos de su equipo en el cuarto.
Así el "Granate" se impuso 37-32 al cabo de la primera mitad.
El complemento

La paridad volvió en el tercer cuarto donde Argentino tuvo no menos de cinco chances consecutivas para quebrar el juego a su favor y no encontró el camino a la canasta. Lanús no tuvo otra que ganarle al cesto por cansancio. Cudós, Gibson, Chaine y hasta un triple de Cuadrelli sostuvieron arriba al "Granate" que se llevó el tercer cuarto por 20-19.
En el cierre nada varió. Argentino estuvo peleado con el aro. Hasta pareció embrujado. No le salió una.
Lanús con su andar cansino fue gastando el tiempo y jugando interno para asegurarse los dobles y de vez en cuando acertaba de afuera para lacerar cualquier intentona del quinteto "azul".
Argentino terminó penando un partido que por momentos pareció que lo peleaba, pero al mismo tiempo se le escurría como agua entre los dedos.

COMENTARIOS