None

Sarmiento golpeó justo y volvió al triunfo

A la perfección le salió todo a Sarmiento en Rosario. Necesitaba recuperarse del traspié sufrido el último sábado como local ante Defensores de Belgrano y lo consiguió ganando en un reducto difícil como habitualmente lo suele ser el estadio “Gabino Sosa” de Central Córdoba.

Venció al local que tenía dos puntos menos, es decir, tres unidades que significaron afirmarse en el ingreso al reducido, rumbo a la promoción. A su vez, la actuación sirvió para respaldar la victoria. Porque el equipo golpeó justo para establecer la diferencia en el marcador, mantuvo el orden y supo cuidar el resultado por algo más de media hora cuando jugó con un futbolista menos por la expulsión de Jonhy Aquino. Central Córdoba de Rosario llegaba con el antecedente de dos triunfos al hilo. Pero se vio sorprendido de entrada por Sarmiento, que convirtió en su primera llegada a fondo del encuentro. A partir de ahí, la confusión y el nerviosismo del equipo dueño de casa fueron en aumento y se reflejó con sus imprecisiones en el manejo del balón. Si bien tuvo el dominio por alrededor de diez minutos luego de la apertura del marcador, solo una vez llegó con nitidez y Pierani tiró por arriba del travesaño ante el achique del guardameta Burela al cumplirse el minuto veintiuno. Al elenco rosarino le faltó creación. Bezombe estuvo bien marcado por Mauro Navone, el equipo casi que no tuvo sorpresas con los volantes por afuera y fue escasa la gravitación de los delanteros, Pierani y Lenci. Todo se le comenzó a facilitar a Sarmiento con la conclusión en gol de la primera jugada bien hilvanada en ataque del encuentro. Iban diecisiete minutos. Un equipo con poder de gol que volvió a ratificarlo y que en estos momentos le permite compartir la delantera más goleadora del certamen junto a All Boys con cincuenta tantos.
Esta vez, más allá de la puntualizada acción de Pierani cuatro minutos después de abierto el marcador, Sarmiento dejó la sensación de aprender de las fallas presentadas en el cotejo perdido ante Defensores de Belgrano. Porque se afirmó defensivamente. El arquero Burela transmitió seguridad. Los tres del fondo cumplieron en la marca y los volantes retrocedían inteligentemente para achicar espacios. Claro que le costó tener más precisión para lastimar de contraataque y recién sobre el final del período tuvo una llegada a través de Cigogna, donde hubo un rebote y terminó en un corner sin consecuencias.

Una reanudación
teñida de “verde”

En el complemento, el partido comenzó netamente favorable a Sarmiento. Lo Bianco remató sobre el travesaño a los dos minutos de juego y el arquero Santilli tapó en el achique ante un disparo de Cigogna en el minuto cinco. Zuleta y Lo Bianco aparecían como una dupla desequilibrante para arrancar con el contraataque y se le sumaba Cigogna.
A los nueve minutos llegó el segundo gol de la visita. Precisamente una falta a Lo Bianco y Saboredo -participante también del primer tanto- marcó en la ejecución perfecta de un tiro libre. Dos a cero y tranquilidad para Sarmiento.
Una complicación se le presentó a los dirigidos técnicamente por Jorge Ginarte en el minuto quince: la expulsión de Jonhy Aquino.
Central Córdoba se adelantó en el campo de juego y su técnico, Miguel Ibañez, intentó fortalecer la ofensiva con los ingresos de Caserio y Federico Martí-nez. No obstante, el conjunto rosarino siguió sin encontrar claridad para atacar y solamente provocó una gran atajada de Burela ante un tiro de Miño en el minuto treinta y tres. En varias acciones se reiteró en centros y el guardameta visitante respondió con acierto junto al resto de la defensa. Con un jugador menos en cancha, el entrenador Ginarte optó por reforzar la contención en mediocampo y Pablo Ayala ingresó por Zuleta en el minuto dieciocho. Después, a los treinta y un minutos, entró Euler Fernández por Cigogna para armar la línea de cuatro en el fondo y Lo Bianco quedó como el único delantero definido. Un planteo que buscó asegurar el resultado y dio sus frutos.
En ataque, tras el segundo gol, Sarmiento tuvo una oportunidad para ampliar en los pies de Lo Bianco en el minuto veinticuatro y desvió el golero Santilli.
Un triunfo que permite ganar en confianza y surge como una nueva esperanza para que definitivamente el equipo juninense ingrese en una regularidad, que también se refleje con un porcentaje más alto en la cosecha de puntos como local.

COMENTARIOS