None
AJEDREZ INFANTIL

La vigésima edición del tradicional “Peoncito” se realizará entre el 19 y el 21 de septiembre

La llegada del mes de septiembre es para los argentinos un tiempo de impasse, que nos llena de alegría por el fin del invierno y desde la magia del renacimiento de las plantas y de las flores nos invita, hoy más que nunca, a reflexionar profundamente sobre los jóvenes, sus maestros y enseñanzas.
En esta tarea del intelecto por dar respuestas a los requerimientos de las próximas generaciones, la ciudad de Junín y sus habitantes pueden exaltar sus alabanzas, porque desde hace veinte años es cuna del Encuentro Internacional de Escuelas de Ajedrez Infantil «Peoncito 2013».
Y lo hace por el justificado hecho de utilizar un juego, un sistema lúdico, para incidir sutil y positivamente en el desarrollo intelectual y la capacidad analítica del niño que luego es usado en la requisitoria escolar.
Y si bien es un tiempo de euforia por 20 años de realización de un encuentro de escuela de ajedrez, ¿Cuál es realmente la medida que determine el parangón de semejante emprendimiento?; ¿Cómo el ajedrez, juego de silencio y soledades, logra una participación de 300 chicos por edición?; ¿Por qué llegaron hasta nuestra ciudad, en diferentes ediciones, participantes de Rusia, Estados Unidos, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Paraguay, Uruguay, y los ya ‘vitalicios’ chilenos?.
¿Qué vieron los coterráneos de las 22 provincias argentinas, pueblos y ciudades de nuestro país que años tras años llegan hasta nuestra ciudad?; ¿Qué obtienen de las reuniones los profesores, idóneos, maestros, gran maestros, árbitros, fiscales y jueces?; ¿Cuál fue la causa de su prolongación en el tiempo?.
Y, por sobre todas las cosas, ¿Qué pasa durante estos tres días de convivencia en nuestra ciudad que los chicos llenan las libretas de direcciones de mails?.
Sin ninguna duda que las primeras planas de los diarios, los informativos y las redes sociales están imbuidos en problemas de magnitudes tales que llegan hasta la muerte, y como suele suceder le quita espacio a noticias como la de ésta índole, donde la vida floreciente, cuidada intensamente desde los brotes y educados intencionadamente dentro de un sistema de convivencia que les brinda el marco del juego y el deporte se prolonga en el tiempo desde hace veinte años.
Veinte años, un lapso tan grande, que hace de aquellos primeros peoncitos que llegaron a estas tierras arriben hoy como profesores, y en algunos casos, como padres de la nueva camada de niños que renueva cada año, esa apuesta por entregar lo mejor a las nuevas generaciones, redoblando la apuesta del juego limpio, la hidalguía, el respeto por el otro y la sana convivencia en los días de camaradería, hechos estos que continúan en la vida misma, mucho más allá del final de la partida.
Por todo esto la primavera 2013 en Junín será muy distinta, porque tendrá para celebrar la constancia competitiva de una justa deportiva diferente, porque desde hace 20 años se realiza un concienzudo cultivo de valores en las nuevas generaciones que realizan ésta práctica, y que desde los principales países del mundo llegaron hasta nuestra ciudad para ver de que se trataba, por qué más de 10.000 almas convergieron en estas latitudes para iniciar una senda educativa.
Y fundamentalmente porque detrás de la organización, toda la ciudad de Junín ha respaldado esta iniciativa que tiene desde el tablero de batalla, como otrora, en el Fuerte Federación, la impávida idea del progreso, desarrollo humano y cultural, a partir de las mejores prácticas, y hoy disfruta el legítimo derecho a festejar esta vigésima edición del Encuentro Internacional de Escuelas de Ajedrez Infantil «Peoncito» 2013, la verdadera fiesta del ajedrez infantil de Sudamérica.

Del 19 al 21 de septiembre

Se realizará, siempre bajo la organización general del profesor Celso Rissolo y el respaldo del Sindicato Empleados de Comercio de Junín, entre el jueves 19 (llegada de las delegaciones), y el 21 de corriente, con partidas que se jugarán los días viernes 20 y sábado 21.

COMENTARIOS