None
ELIMINATORIAS

El que quiere Celeste...

Cueste lo que cueste, la Selección se juega ante Uruguay el boleto a Sudáfrica 2010. Aún si no gana puede meterse en el Mundial. Diego se expone al partido más imporante.

Como no le pasó nunca desde que se juega con este formato, la Argentina llega a la última fecha de la Eliminatoria expectante para definir su pase al Mundial. En un contexto de dudas y conflictos, el equipo de Diego Maradona buscará esta tarde en Montevideo la misión Sudáfrica 2010. Así, con el triunfo tendrá el pasaje directo sin depender de nadie más. Con el empate (si también cae Ecuador en Chile), también tendría el boleto, mientras que una derrota lo podría relegar al repechaje.
Antes de subirse al avión, en el último entrenamiento realizado en Ezeiza, Maradona conformó un equipo definitivo, que será el que saldrá hoy, desde las 19, a jugarse el todo por el todo en el mítico Centenario de Montevideo. Finalmente armará dos líneas de cuatro (la defensa plena de marcadores centrales) con la vuelta de Juan Sebastián Verón y la presencia de Lionel Messi y Gonzalo Higuaín en ataque. Así, San Martín Palermo esperará en el banco.
Finalmente Maradona decidió que sólo serán tres los cambios del equipo que venció agónicamente a Perú. El ingreso en defensa de Nicolás Otamendi, parado como lateral derecho, y Martín Demichelis, que formará la dupla de centrales junto a Roland Schiavi. Así Gabriel Heinze es el que se mueve al lateral izquierdo, puesto que ocupó en varios partidos y en el que se desempeñó desde su etapa en Manchester United.
Maradona encontró la forma de devolverle a Verón su puesto en la cancha. Finalmente trabajará en el doble cinco junto a Javier Mascherano, mientra que las bandas las ocuparán Ángel Di María y Jonás Gutiérrez.
Antes de partir hacia Uruguay, Maradona tuvo una charla para motivar a Messi, que será compañero de ataque de Higuaín. El Pelusa le dijo al delantero del Barcelona que lo necesita al máximo de sus posibilidades en esta verdadera final.
Los uruguayos están ante su primera chance de ir directamente al Mundial desde que existe este sistema de Eliminatorias (las de Francia '98). La Celeste viene confianda con dos triunfos consecutivos que lo metieron en la pelea, cuando una derrota ante Perú los había dejado en la cornisa.
El éxito en la altura de Quito los hizo depender de sí mismos para llegar a Sudáfrica y tienen armas para preocupar a la Argentina. Principalmente una defensa sólida y uno de los ataques más goleadores. Los nombres propios de Diego Forlán y Luis Suárez son un desafío para cualquier defensor. Pero los dos puntas charrúas se buscan y funcionan como dupla. En el medio tiene la garra histórica más pinceladas de buen juego. La defensa del Maestro Tabárez tiene a un caudillo importante como Diego Lugano. Será una difícil prueba. Y el que quiere Celeste...

COMENTARIOS