A la ausencia de juego se le suma la falta de gol

En seis fechas disputadas, el Sarmiento de Gabriel Schürrer no logra establecer en el campo de juego una clara idea futbolística. En la previa de cada partido, el DT remarca sus intenciones de cortar los circuitos de juegos del rival, algo que viene funcionando a medias.
No obstante, lo que complica el rendimiento general es la falta de propuestas al momento de atacar. En el único partido que ganó el Verde, allá en la primera fecha contra Arsenal, la velocidad y el sacrificio de Maximiliano Fornari mostraron algunas de las intenciones que pretendía el entrenador. Esa de atacar por las bandas, colocando en los laterales a jugadores con vocación ofensiva.
Pero sin Fornari se acabó la idea. O, al menos, hasta el momento, en los once que viene eligiendo el DT no ha sabido elegir ese jugador que puede marcar un desequilibro.
Está claro que la ausencia de Leandro Díaz complica más las cosas, ya que el 9 venía teniendo partidos de buen rendimiento.
A pesar de no distinguirse una clara idea de juego, el Verde genera situaciones de gol como producto de la presión que ejerce el equipo y del propio dinamismo de los partidos. En definitiva, el equipo siempre alguna tiene, son muy pocas, pero las tiene y falla.

COMENTARIOS