None
"B" METROPOLITANA

Sarmiento, a la deriva

Cayó por dos a cero en la visita a Tristán Suárez, que marcó los goles en el primer cuarto de hora del primer tiempo. El "Verde" llegó al quinto partido sin triunfos, con dos empates y tres derrotas.

Si uno analiza el partido que perdió el equipo dirigido por Mario Rizzi, lo primero que tiene que decir es que éste es un equipo al que le robaron el alma o la perdió en alguna fecha durante el transcurso del presente torneo.
Lo que se pudo ver ayer, no fue solamente a un equipo sin respuestas anímicas, fue un equipo al que le faltan ideas futbolísticas, con rendimientos individuales muy por debajo de la media y que llaman -por momentos- poderosamente la atención, y sin un juego colectivo que justifique los 50 puntos que sacó durante el campeonato.
Enfrente, un Tristán Suárez que llegaba con un técnico muy cuestionado por una parte de los hinchas lecheros, y con una campaña en la que naufraga de la mitad de la tabla para abajo, no parecía que iba a traerle demasiados problemas a este Sarmiento. Haciendo el repaso del encuentro, hubo falencias en todas las líneas. Errores en el fondo, que ni siquiera proyecta a los laterales como variante ofensiva, un mediocampo que no tiene marca ni recuperación, enlaces que no están a la altura de un partido de esta categoría -el caso de Giampietri- y otros que no pueden concretar un pase digno para el delantero y que lleve peligro al área rival -Zuleta-, y atacantes -Fischer, Lo Bianco- que no coordinan ningún tipo de jugada o desequilibrio y pareciera que juegan más cerca del arco propio que del contrario.

Golpes de Tristán

Ayer, Tristán Suárez golpeó en dos oportunidades, y las dos terminaron dentro del arco de Migliardi, y antes de los quince minutos del primer tiempo. Primero fue el experimentado goleador Grecco con un zapatazo de 35 metros y luego el volante Hartes con un impecable tiro libre. Esas dos conversiones sellaron una derrota que a Sarmiento lo hundió en un abismo que parece no tener retorno, porque esto no se soluciona ganando un par de partidos, el verde viene jugando mal desde hace mucho tiempo, pero los resultados no permitían verlo. Y ayer Tristán le hizo precio, porque en la segunda etapa, con un Sarmiento que terminó de jugar con línea de tres -más por dar un manotazo de ahogado que por convencimiento propio de dar vuelta un partido de forma inteligente y que inexorablemente iba camino a una nueva derrota-, generó varias situaciones de gol -un par de ellas salvadas gracias a la experiencia de Migliardi- que podían haber terminado en una goleada de esas que no se olvidan.
Sarmiento tiene la posibilidad de dar vuelta la situación, seguramente los jugadores y cuerpo técnico estarán esperando el próximo encuentro con Defensores de Belgrano para dar vuelta la historia. Pero se sabe, entre los que seguimos al fútbol habitualmente que la cosa pasa por otro lado, y este Sarmiento ya perdió el rumbo, y navega a tientas, a la deriva en un campeonato que ya se le escapó hace bastante tiempo.

COMENTARIOS