None
EL EX GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES HABLÓ CON DEMOCRACIA

Felipe Solá: "Para Cristina, Nisman es una muerte de los otros"

El precandidato a gobernador bonaerense por el Frente Renovador dijo que la Presidenta actúa como "una jefa de facción" y vaticinó que el país "va a llegar muy dañado institucionalmente" de cara a octubre.

¿Por qué quiere ser nuevamente gobernador bonaerense?
-Primero porque la Provincia tiene un gobernador que no demostró mucho interés en administrarla y tener proyectos, programas, ir cambiando con la gente, y mostró en cambio una gran voluntad de promoción y una gran voluntad política de resistencia también, esto último lo digo como un mérito, pero los bonaerenses han empeorado su calidad de vida respecto a los años que vivieron conmigo, también porque en aquellos años el país crecía, eso es cierto, desde 2002 en adelante empezó a rebotar y a crecer. Pero no hay un sano interés en dedicarse a ser gobernador; no lo hubo y ya no hay tiempo de cambiar. La Provincia ha sido un trampolín para Scioli.

-¿De dónde van a salir los recursos?

-Los recursos van a salir de un cambio que tenemos conversado con Sergio Massa y con Roberto Lavagna. Primero, hace tiempo que se habla de descentralizar, pero la relación hoy es de setenta a treinta en favor de la Nación con respecto a las provincias. Es una deuda pendiente, yo integré el Peronismo Federal y hace rato que venimos diciendo que cada vez se centraliza más y eso ha sido también parte de una política de destrucción institucional, porque se armó el partido del poder, así fuésemos peronistas, radicales o incluso conservadores había que agregarle “K” para tener alguna posibilidad de acceso a la caja. Y un derecho se transformó en un favor, un favor del príncipe, ahora de la princesa o de la reina, pero la verdad es que lo primero que hay que hacer es romper ese nudo y cambiar la concepción presidencialista, de que el presidente hace lo que quiere, como ocurre hoy,

-¿Qué es lo primero que hay que resolver?
-Lo primero es solucionar el problema del presupuesto provincial. Alguien dice el problema son las deudas, sí, está endeudada, pero no es el principal problema, y tampoco es grave el endeudamiento nacional con respecto al cambio que hay que hacer en la economía. El problema central es que vuelva a haber confianza e inversión, y no me refiero a la inversión de la Phillips o de la Ford, sino de los propios argentinos que puedan invertir en su país. Por ejemplo tiene que haber un plan de vivienda en el país muy fuerte, porque la vivienda sigue siendo muy escasa, y es un bien necesario; hay que diferenciar la autoconstrucción de los más humildes, de la vivienda para el trabajador, para los estudiantes, para el que se casó, para el que es casado o no tiene una familia, tiene que haber un seguro de casa del Banco Central y un plan expansivo de vivienda. La infraestructura hay que dividirla en dos, las obligaciones nacionales no cumplidas, como el proyecto de la autovía en la Ruta Nacional 7, pero además las rutas provinciales son un desastre, hay que ser un experto, hay que saber más de rutas que de computación.

-En 2009 formó parte del acuerdo con Macri y De Narváez, que le ganó en las urnas al kirchnerismo, pero esa “foto” se rompió a los pocos días del triunfo ¿Qué garantiza ahora que en el Frente Renovador no ocurrirá lo mismo?
-Ese acuerdo había fracasado antes de las elecciones. Ustedes recuerdan el destrato que había hacia mí, a pesar de que acababa de ser gobernador. Acepté ser número dos porque no tenía la plata suficiente para ser el número uno, esa es la verdad. Además, la elección se adelantó y todo lo que uno decía que iba a hacer, tenía que esperar hasta el 10 de diciembre; un mal chiste. Y en ese lapso aprobaron la ley de medios, etc. ¿Qué garantiza? Ahora hay un líder político que es Sergio Massa y queremos que sea presidente.

-¿Está preocupado por los acuerdos con los intendentes de cara a las PASO? ¿Quién le va a cuidar las boletas en cada distrito?
-Estoy más preocupado por lo que pueda hacer una masa de fiscales oficialistas, que lo que puedan hacer nuestros fiscales, que saben que están en una patriada, podrá haber alguna trampita, siempre la puede haber donde no haya fiscales de uno, en las PASO, pero me preocupa más el robo de boletas que venga de afuera del Frente Renovador.

-¿En qué se diferenciaba su gestión de la actual?
-Yo tenía varios programas que dependían directamente de mí, los foros de seguridad, el centro de atención a la víctima, tiene que haber mucho esfuerzo de la Provincia para eso, no debe haber ninguna víctima, ni de la inseguridad, ni de accidentes, que no tenga contención estatal. Los Centros de Prevención de las Adicciones (CPA) los han dejado morir y el tema central ahí eran las redes, una buena parte de la solución a este desamparo son las redes, lo que puede unir a la gente son las mismas necesidades o el mismo problema. De esas redes ha salido mucha información sobre el narcotráfico. Al narcotráfico hay que ganarle por arriba, con una buena agencia federal, pero también construyendo redes populares. El Patronato de Liberados es fundamental, hay una reincidencia muy alta, yo le dije a Scioli en 2007 ‘esto hay que hacerlo crecer, si hay que crear un ministerio, hay que crearlo’. Es fundamental para prevenir. Poner policías en una esquina no es prevenir, es disuadir, me voy a otra esquina. En cambio prevenir es anticiparse, ocuparse de los jóvenes, ocuparse de la droga, ocuparse de los liberados. De los liberados uno puede saber si buscan trabajo, si tienen familia, si volvieron a delinquir, eso lo sabe una asistente social en seguida. Hoy no hay una conciencia de servicio, ha empeorado la calidad educativa, ha aumentado el pase a las escuelas privadas, la gente hace un gran esfuerzo porque sus chicos no tengan carpetas médicas, todo eso que hace que el docente no esté al frente de la clase y esté en un marco de mayor disciplina que el que presenta la escuela pública, que no son todas, hay que descentralizar, premiar y castigar a los directores según el rendimiento. Hay que tener audacia en la gestión. Voy a recibir una Provincia no tan mal como la recibí en 2002, cuando la Argentina había perdido, en 2002, 13 puntos del PBI ¡trece! Cuando lo pensamos es más que una guerra civil. Pero voy a recibir una provincia que no tiene la menor mística, que tiene muchos más empleados públicos, que no ha mejorado ni en salud, ni en seguridad, ni en educación, ni en infraestructura vial, sólo ha mejorado en promoción.

-¿Cómo cree que va a llegar el país de cara a octubre? Le pregunto por las implicancias del caso Nisman.

-Va a llegar muy dañado institucionalmente, con una gran desconfianza de la gente, con una guerra interna dentro de la Justicia, con un uso del Parlamento durante muchos años que es todo lo contrario de lo que significa la palabra parlamento, que quiere decir “parlare”, en el Parlamento no se debate, se lee, está prohibido. Hay dos poderes muy dañados y hay que hacer un tejido de reparación. Qué hace un fiscal sin apoyo del Estado, cómo puede investigar alguien si no lo apoya la fuerza policial o la secretaría de inteligencia, se habla del contubernio con los espías, bueno, los fiscales tienen que poder pinchar el teléfono, lo tienen que poder hacer, los fiscales, no el Estado. La ley está muy linda, pero vamos a ver, porque si no la cumplieron en doce años. Se ha usado al Estado para el enfrentamiento político.

-¿Cómo tomó las cartas de la Presidenta publicadas en Facebook y llamar a la alegría mientras los otros se quedan con el silencio?
-La primera reacción, la de una persona en shock, que no sabía qué hacer. A veces uno cree que Twitter o Facebook es para los amigos, pero es como desnudarse en público y es más grave a veces que salir a un atril. La segunda, ya una reacción de jefa de facción, que no se iba a hacer cargo de la muerte de un fiscal federal. La gente tomó como gravísima la muerte del fiscal y la capacidad emocional de la Presidenta para hacerse cargo de las cosas es nula, parece mutilada en esa situación. Para la Presidenta Nisman es una muerte de los otros, de la contra, no es un problema nacional como lo toma la gente.
COMENTARIOS