None
CAOS DE TRÁNSITO

En Junín, las motos son responsables del 80 por ciento de las contravenciones

Lo afirmó el juez de faltas Juan Carlos Petrelli. La mayoría son por circular sin casco, seguro, VTV, cédula y patente. Y calificó como “insólito” el caso de las siete personas arriba de un rodado, que cobró repercusión nacional.

De las más de siete mil causas por infracciones de tránsito que tramitaron el año pasado en los juzgados de faltas de Junín, el 80 por ciento de ellas tienen como responsables a motociclistas.
Así lo afirmó a Democracia Juan Carlos Petrelli, titular del juzgado de faltas N° 2 de Junín, quien detalló además que las contravenciones típicas son por “circular sin casco, seguro, VTV, patentamiento y tarjeta verde”.
La tendencia, que parece repetirse este año, no deja de sorprender. Es que ayer, cobró repercusión nacional una imagen que el juninense Gabriel Samperi compartió en su Facebook en la que se ve a siete personas arriba de una moto de 110 cc.
En la fotografía se ve a una pareja que lleva a cinco chicos: dos adelante del conductor y otros tres entre éste y una mujer que sería la madre. La escena tuvo lugar en Italia y Padre Ghío. Si bien no es nuevo ver motocicletas con más de dos pasajeros arriba, hombres y mujeres que llevan a sus hijos sin medida de seguridad alguna, hasta ahora no se tenía antecedente –tal vez ni siquiera a nivel nacional– de encontrar a siete personas arriba de una moto.
El juez de faltas Petrelli calificó este hecho de “insólito” y explicó que configura una “falta grave” a la Ley de Tránsito por exceso de ocupantes ya que las motos “son para dos personas”.
“Hay cosas que superan la imposibilidad de tener otro medio de transporte porque económicamente no se lo permite. Debe primar la responsabilidad. Está bien que no todos pueden tener un auto, pero esto tiene que ver con la responsabilidad del conductor”, dijo el funcionario, quien reconoció que le “preocupa más la falta de conciencia que el incumplimiento de la norma en sí”.
Sobre este tipo de faltas, en las que es común ver a tres, cuatro y cinco personas sobre una moto, explicó que a pesar de los controles y las infracciones, siguen ocurriendo por una cuestión cultural.
“En el tránsito hay tres patas: legislación, control y la otra la conforma el comportamiento de los conductores. La legislación es nueva, moderna y amplia. Los controles existen, también está el Comando de Prevención Comunitaria. Casi todo el año pasado, nosotros redimimos la mayoría de las multas, las que se cometían y las que habían incluso recaído con sentencia, con un curso de educación vial”, dijo.
“Hay multas de entre tres mil y cinco mil pesos. Las políticas de prevención y educación están. Si el número de infracciones y accidentes no se logra bajar es porque está fallando una de las patas de la relación casual del comportamiento de los conductores”, afirmó.
En ese sentido, Petrelli señaló que “cuando decimos que hubo un accidente donde hay un semáforo, no es accidente. Porque un accidente es un acontecimiento que no se puede prever o evitar. Cuando hay un herido por un choque en una esquina semaforizada es porque uno de los dos no observó una norma de tránsito que resulta obligatoria”.

Transporte público
En cuanto a si un servicio de transporte público de pasajeros podría solucionar el problema, dijo que “va a ser muy difícil porque es un tema cultural”.
“Yo no sé si una empresa de transporte sería la solución porque ya culturalmente el vecino no está acostumbrado. Y yo me crié y vi funcionando e hice el colegio arriba de un colectivo. Y no sólo una línea, había cuatro. Salíamos del cine y estaba el colectivo en la puerta. Íbamos a la cancha de fútbol o básquet y estaba el colectivo en la puerta esperando. La gente lo utilizaba”, recordó.
“Yo estuve en varias oportunidades hablando con el dueño de Transporte Pepa y la gente que sabe y ha hecho un estudio considera que no es redituable. Las grandes ciudades, Pergamino y Chivilcoy que siempre se tomaban como ejemplo, de eso pasaban a combi, y algunas han cerrado o disminuido la frecuencia”, afirmó el juez de faltas.
“No había motocicleta. La usábamos para prepararla e ir el domingo al motódromo, que ese es el lugar para demostrar las habilidades que uno tiene al volante”, agregó.
Petrelli también apuntó a la cuestión económica. “Si el Estado subvenciona el transporte. De un boleto de cinco pesos, pone tres. Queda un boleto de dos pesos. Si van tres en una moto, una mujer que lleva a dos chicos a la escuela, equivale a seis pesos. De ida y vuelta serían 12 pesos. Es lo que vale un litro y pico de nafta y en una moto llega en 10 minutos. Y a lo mejor, con un litro anda todo el día. Es bastante complejo el tema. Con la irrupción de las motocicletas y la accesibilidad, no sé si se solucionaría”, subrayó.
En ese sentido, se refirió a las “más de 50 mil motos” que hay en la Ciudad. “El tránsito no es como hace 20 años atrás cuando en realidad en Junín hay 90 mil personas, en más de la mitad de la población existe una motocicleta”, dijo.
“Hay una ordenanza de que cuando se vende una moto tiene que salir transferida y la obligación de regalarle un casco. No sé si se cumplirá porque hay muchas motos con sus ocupantes sin casco”, advirtió.

COMENTARIOS