None
PAMI: DE JUNÍN A LINCOLN

Dos centenares de jubilados participaron de los corsos

La organización correspondió a PAMI, a través del programa Caminos Culturales y su relación con los centros de jubilados. Desde Junín los trasladaron a la vecina ciudad para que disfrutaran del carnaval.

El Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI) organizó un viaje a Lincoln, para participar del Carnaval Artesanal de Lincoln 2015.
Fue así que a través del programa Caminos culturales, el sábado 7 de febrero último, los afiliados fueron a la vecina ciudad, donde el intendente de Lincoln, Jorge Fernández ofreció una tribuna sin costo alguno.
Por su parte, el PAMI afrontó los gastos de transporte y comida de los afiliados.
Fueron 200, más 8 coordinadores empleados de PAMI, la directora de la Unidad de Gestión XXXI, con asiento en Junín, Melina Zulaica y el encargado del área Relación con organizaciones de Jubilados y Pensionados, Marcelo Horn.
Desde Junín, los micros partieron alrededor de las 21 y regresaron a las 5 de la mañana.
Cabe destacar el buen ánimo que tuvieron los afiliados en los corsos de Lincoln, donde apreciaron todos los motivos carnestolendos desde un lugar privilegiado, además de bailar ante el paso de las carrozas y jugaron con la espuma.

Caminos culturales
El Instituto Nacional de Servicios Sociales Para Jubilados y Pensionados reconoce el importante papel que cumple el desarrollo de actividades preventivas y de promoción de la salud en el marco de una política sanitaria inclusiva e integral, en virtud de lo cual el Instituto lleva adelante diversos programas establecidos en el Modelo Prestacional Socio Comunitario vigente.
El Programa Caminos Culturales se enmarca dentro de estos parámetros, de carácter preventivo, de promoción y difusión de la salud a través de actividades participativas e integradoras que posibilitan el tránsito por una vejez activa y saludable, y con acceso a los espacios culturales.
El objetivo es constituir un modelo de vejez alejado de los prejuicios con los que está habitualmente asociada la tercera edad (pasividad, carga social, enfermedad, obsolescencia) cuyas consecuencias son la exclusión, la automarginación y el abandono o negación de espacios y roles.
En ese sentido, el uso enriquecedor del tiempo libre que supone el desarrollo de actividades creativas implica, además, un aporte para que las personas de la tercera edad se conciban como sujetos de derecho, base indispensable para una vida plena y activa.

COMENTARIOS