None
PERSPECTIVAS DE LA COSACHA DE GRANO GRUESO EN EL DISTRITO

Vaticinan que la producción de soja en Junín puede igualar o superar el récord

Se estima que la oleaginosa de primera está en condiciones de llegar a los 3.800 kilos por hectárea, la mayor marca registrada en los campos del distrito hasta el momento. Incluso, hay lotes que podrían arrojar un rinde de 4.000 kilos, según los especialistas.

A poco más de un mes para que empiece a desarrollarse el ir y venir de cosechadoras en los campos del distrito, las perspectivas sobre el rendimiento de los cultivos de grano grueso son más que alentadoras.
Así lo hizo notar el ingeniero Juan José Cavo, experimentado especialista y ex jefe de la delegación del Inta a nivel regional, quien le dijo a Democracia que las trillas de maíz y soja podrían igualar e incluso superar las marcas records regionales.
Hablando del caso puntual de la oleaginosa, Cavo sostuvo que “la situación en el partido de Junín es muy buena, está evolucionando muy bien el cultivo porque tuvo lluvias muy regulares y sobre todo porque hay un sector medanoso que al haber recibido el flujo adecuado de lluvias se encuentra en muy buenas condiciones”.
Destacó que si bien hay zonas bajas que están inundadas, en general, “si se toma al distrito como un único establecimiento agropecuario nos encontramos con que la producción va ser un récord o va a estar cercana al récord”.
“Los sectores medanosos que van a tener un buen rendimiento pesan más que los que están bajo agua, que son de menor superficie”, agregó.
Yendo al archivo de registros, Cavo señaló que hasta ahora, la soja de primera ha llegado a rendir un máximo de 3.800 kilos por hectárea, “cifra que este año se podría igualar e incluso superar llegando a los cuatro mil kilos”. En tanto, la soja de segunda supo llegar a los 3.000 kilos por hectárea.
Otro dato de relevancia es que “este año se sembraron alrededor de 85.000 hectáreas de soja de primera y unas 25.000 de segunda”, es decir que el efecto de los excesos hídricos vividos el año pasado no hizo la mella esperada.

El caso del maíz
Por otro lado, Cavo se refirió al estado en que llega el maíz a la etapa final previa a la trilla. “Si a la soja le viene bien el año lluvioso, al maíz con más razón, porque a la primera a veces la afectan algunas enfermedades que requieren de un estricto control. El récord del maíz es de diez mil kilos, que fue en el año 2007 o 2008, y este año yo pienso que se puede llegar a eso”, manifestó.

Pronóstico favorable en todo el país
Las previsiones sobre lo que puede pasar con los cultivos en el distrito juninense se enmarcan en una campaña de soja que se perfila con pronósticos récord en todo el país, dado que las previsiones indican unas 57 millones de toneladas de cosecha, según la Bolsa de Cereales porteña.
Estos niveles previstos no son producto de la casualidad, el responsable es un fenómeno meteorológico: llovió en enero, cuando eso no sucede habitualmente dado que el primer mes del año es el de la sed para el suelo y las plantas.
El Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa porteña dio recientemente por finalizada la siembra de soja en la Argentina con una cobertura de 20,4 millones de hectáreas, la tercera cifra récord y en el mismo reporte pronosticó la producción de 57 millones de toneladas.
Se trata de la misma cifra que arriesgó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) para la Argentina.
En tanto, la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR fue taxativa: la soja de primera se encamina a rindes promedio de 4.000 kilos en la zona núcleo productiva.

La ayuda de las condiciones climáticas

El especialista Cristian Russo, responsable de la Guía destacó que el 80 por ciento de la soja sembrada en la región núcleo es de primera implantación.
Para la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, según recordó el investigador Maximiliano Zavala del Panorama Agrícola Semanal (PAS), la región núcleo abarca también Entre Ríos y en conjunto capta el 30 por ciento, 6.3 millones de hectáreas, de la superficie cubierta nacional de 20.4 millones de hectáreas.
Señaló que “en el centro norte de Córdoba hay 2.3 millones de hectáreas de soja muy buena” y que ya a fines de marzo comienza la recolección de este cultivo que se extenderá hasta abril y mayo.
“Clima favorable mediante, excepto que haya una catástrofe, es lo que se puede apreciar: los rindes vienen altos”, sostuvo Zavala.
Russo confirmó que de la compulsa de varias fuentes pudieron llegar a arriesgar un rinde de 4000 kilos por hectárea de soja.
Por ejemplo, están los datos que arrojan las estaciones meteorológicas, son muy importantes porque les permite ver qué pasa con las precipitaciones, las que están “muy correlacionadas con los rindes: no nos olvidemos que estamos en agricultura de secano”, no de riego, manifestó.

COMENTARIOS