None
FALENCIAS EN LA INFRAESTRUCTURA DE LOS ESTABLECIMIENTOS ESCOLARES

Advierten que varias escuelas empezarán con problemas el ciclo lectivo en Junín

Fallas en las cañerías, baños en mal estado, filtraciones de humedad, pisos que se hunden y falta de ventilación y de calefacción son algunos de los problemas más recurrentes que presentan las entidades educativas a menos de un mes del inicio de clases.

El diagnóstico sobre el estado general de las escuelas juninenses dista de ser el ideal. Es más, si se consulta a los actores involucrados en el quehacer educativo de esta ciudad (maestros, directivos, alumnos, padres y todo aquel que pise con frecuencia por una entidad escolar) la mayoría dirá que la situación es entre regular y preocupante.
Es que los problemas que presentan los establecimientos son, en muchos casos, múltiples y afectan el normal desarrollo de la actividad escolar. Eso sí: según la consideración de dirigentes gremiales y de funcionarios del Consejo Escolar, tal panorama no pone en riesgo el inicio del ciclo lectivo 2015.
Julián Caliva, congresal de la Unión de Educadores Bonaerenses (Udeb) y uno de los encargados de relevar el aspecto de los edificios estudiantiles, puntualizó que existen algunos casos más graves que otros y afirmó que si tuviera que poner una nota global que grafique la condición de todas las instituciones, aplicaría una calificación no mayor a los seis puntos.
“La diferencia la marcan aquellos establecimientos que han recibido un subsidio de ochenta mil pesos aportados por el Ministerio de Educación de la Nación, como son los casos de las escuelas, 1, 24 y 2, por ejemplo”, comenzó señalando Caliva al ser consultado por Democracia.
De todas formas, admitió que todavía les siguen preocupando aquellos lugares “en los que si bien no hay riesgo de no inicio de clases, pueden suscitarse dificultades en el transcurso de las mismas”.

“Problemas de todo tipo”

“Un caso es el de la Escuela de Educación Técnica Nº2 “Patricias Argentinas”, que tiene problemas de todo tipo, es un edificio muy antiguo y es uno de los pocos que la
Dirección General de Escuelas alquila. Al no ser de propiedad del Estado no se le realizan arreglos estructurales, entonces nos encontramos con que se llueve continuamente y hay problemas estructurales serios”, describió Caliva.

Hundimientos múltiples
Otro punto conflictivo es el del Jardín Nº921, donde al momento de la construcción se rellenó el terreno porque era bajo, pero al parecer no se dejó pasar el suficiente tiempo cuando se realizó la edificación y es un lugar que continuamente está cediendo, sobre todo en la parte del pozo ciego, en el sector del patio y en el interior de la institución.

Cañerías en mal estado
Por otro lado, Caliva también hizo referencia a que se debe seguir de cerca lo que ocurre en los colegios Normal-Nacional, más que nada porque “toda la parte de cañerías galvanizadas ya cumplió su vida útil y en noviembre del año pasado ya se originaron varias complicaciones que originaron suspensión de clases”.
“Más allá de que ahora se ha arreglado el tramo más complicado que había, en cualquier momento corremos el peligro de quedar sin agua nuevamente”, alertó.

La “escuela cárcel”
“La Escuela Secundaria 13 parece una cárcel, ya que los chicos no tienen acceso al patio porque tiene peligro de derrumbe y disponen de una sola salida que es una escalera, donde a mitad de camino hay una reja”, manifestó Caliva.
Por otro lado, mencionó que “supuestamente hay un compromiso de cambiar el techo de la Escuela Primaria Nº19; el resto está en observación, siempre con la necesidad de que estemos alertas para ver cómo evoluciona su estado a lo largo del año”.

Dos realidades
El dirigente sostuvo que al momento de calificar el estado edilicios de las escuelas locales, hay que “hacer una división entre las escuelas rurales que tienen cooperadoras
fuertes, como la de Agustín Roca, donde los edificios están ocho o nueve puntos y el resto, que anda en un promedio general de entre cinco y seis puntos”.
En cuanto a la provisión de ayuda que brindan la Comuna y el gobierno bonaerense, indicó que el Municipio “se está repartiendo los fondos propios en las casitas del saber y en los convenios con la Unnoba y en alguna cuestión más. En cuanto a lo que proviene de la Provincia, hace varios años que no se realizan las inversiones suficientes”.

Manojo de inconvenientes
Francina Sierra, secretaria general de Suteba Junín (Sindicato Único de Trabajadores de la Educación en la provincia de Buenos Aires), coincidió con Caliva en que “varias de las escuelas que mostraban un estado realmente crítico recibieron el subsidio otorgado a fines del año pasado por el ministro Alberto Sileoni y con ese dinero iban a empezar las obras”.
“Otras están esperando que el Fondo Compensador del Consejo Escolar o el otro recurso que percibe el Municipio, el Fondo de Financiamiento Educativo que llega desde Nación, se puedan iniciar las reparaciones necesarias. Más que nada, lo que detectamos son problemas en los baños, en cañerías y filtraciones en techos. Por supuesto que hay algunas escuelas que no disponen de una calefacción adecuada ni tampoco refrigeración, no estamos hablando de cosas del otro mundo pero que sí son necesarias para que los chicos y los docentes trabajen en un ambiente agradable”, detalló.
Sobre este último punto, Sierra marcó que en numerosas entidades hay ventiladores muy viejos o de techo, que ya no están permitidos sino que tienen que estar empotrados a la pared”.
“No podemos decir que está el riesgo de que no arranquen las clases si la paritaria avanza y si las condiciones edilicias están dadas” agregó.

Mucha falta de mantenimiento
Sierra observó que existe mucha falta de mantenimiento en los edificios, fundamentalmente en las escuelas secundarias que albergan a más de una institución.
“Por ejemplo, en la Escuela Primaria Nº 1 también funciona la Escuela Media Nº 4, entonces circula mucha gente y es lógico que las instalaciones lo empiecen a sufrir. La Provincia no se hace cargo en absoluto, hace tres o cuatro años que están parados los planes de obra. Esa fue una de las grandes cuestiones que el año pasado nos mantuvo diecisiete días de paro y que en 2013 también motivó medidas de fuerza importantes”, cuestionó la dirigente.

COMENTARIOS