VIDA SANA

Cáncer: la detección temprana es clave

El cáncer está caracterizado por la proliferación descontrolada de sus células y por la capacidad de invadir tejidos vecinos y a distancia, interfiriendo con el funcionamiento normal de los órganos, por lo que detección temprana es considerada fundamental por los especialistas para mejorar la calidad de vida de los pacientes.
En ese contexto, al conmemorarse al conmemorarse el 4 de febrero el Día Mundial contra el Cáncer, se destacó que los métodos de diagnóstico por imágenes son herramientas imprescindibles para el manejo del paciente con esta enfermedad.
Así lo señaló la especialista en Medicina Nuclear Ana Cristina Zarleng, coordinadora del Servicio PET-CT de Argus Diagnóstico Médico y médica del Servicio de Medicina nuclear del Instituto Ángel Roffo, quien indicó que “el tomógrafo por emisión de positrones (en inglés PET), es un equipo que obtiene imágenes del interior del organismo luego de la administración al paciente de pequeñas cantidades de sustancias radioactivas”.
Zarleng señaló que “cada sustancia identifica una determinada función celular” y detalló que “las células normales al transformarse en cancerígenas incrementan su metabolismo necesitando más energía, la cual es tomada de la glucosa”.
Por ello, la especialista indicó que “una de las sustancias más utilizadas para identificar procesos tumorales es el azúcar (glucosa) marcado con un elemento radiactivo, el Fluor 18”.
“El examen PET no es un método invasivo, requiere únicamente de la administración endovenosa de las sustancias radiactivas, brinda un diagnostico precoz del cáncer, mejorando así el pronóstico del paciente, además ofrece una evaluación temprana de la respuesta al tratamiento instituido, identifica sitios a biopsiar y permite planificar la radioterapia”, dijo la experta en Medicina Nuclear.
Sin embargo, a diferencia de otras técnicas diagnósticas, el PET no aporta información anatómica, por ello se trabaja con imágenes híbridas obtenidas por la fusión de sus imágenes con las generadas con Tomografía Computada (TC) o con Resonancia Magnética (RM), que si brindan información anatómica, de esta manera las imágenes híbridas morfo-metabólicas mejoran la precisión diagnóstica.
“Esta metodología evalúa el cuerpo entero, permitiendo ubicar topográficamente al tumor, mensurar su extensión, la presencia de metástasis y así identificar a los pacientes que se beneficiarían con la cirugía. Esta información tiene tanto valor que puede cambiar el tratamiento de un paciente y aumentar así su esperanza de vida”, comentó Zarlenga.
Por otro lado la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que podría reducirse un 30% la mortalidad por cáncer, disminuyendo los factores de riesgo, mediante la simple adopción de hábitos y conductas saludables, la educación y la implementación de programas de detección temprana:
* Consumir frutas y verduras, realizar actividad física, reducir el consumo de tabaco y alcohol, y mantener un adecuado índice de masa corporal.
* Evitar exposición a tóxicos, reducir la exposición a las radiaciones solares, controlar los riesgos ocupacionales, evitar y controlar ciertas infecciones y lesiones crónicas.
* Reconocer los signos y síntomas tempranos, realizar autoexamen mamario y control médico periódico.
“Si bien el cáncer se lleva muchas vidas por año, se han logrado importantes avances en el diagnóstico y tratamiento que han permitido tasas elevadas de curación en ciertos cánceres (leucemias y linfomas de la infancia o seminoma de testículo) o permitieron prolongar la sobrevida y mejorar la calidad de vida del paciente”, concluyó la especialista.

COMENTARIOS