APENAS UN 16% DELOS MENORES DE CUATRO AÑOS VIAJA COMO SE DEBE

Chicos en el auto: las medidas de seguridad se cumplen poco y nada

Un estudio revela una fuerte contradicción entre lo que los conductores afirman y lo que en realidad hacen por el cuidado de sus hijos al viajar.

A pesar de que la mayoría de los padres de niños pequeños asegura tener sillas especiales para ellos y usarlas en forma habitual, un relevamiento realizado por la organización civil Luchemos por la Vida revela una fuerte contradicción entre lo que los adultos afirman y lo que en realidad hacen por el cuidado de sus hijos al viajar: apenas un pequeño porcentaje de chicos argentinos viaja sentado donde corresponde y con el cinturón de seguridad.
En contraste con las encuestas verbales, donde “el 86% de los padres de niños menores de 4 años afirmó tener sillas especiales para ellos dentro del auto y el 97% dijo haberlas usado la última vez que viajó, las observaciones sistemáticas revelaron que tan sólo el 16 % de los niños de esa edad viajan sentados como deberían”, aseguran desde Luchemos por la Vida, una organización dedicada a promover la educación vial en nuestro país.
El estudio puso también de manifiesto una distancia significativa entre lo que dicen y lo que hacen los padres de niños más grandes en cuanto al uso del cinturón de seguridad. Y es que mientras que el 70% de ellos dijo que sus hijos lo usaban siempre, la observación mostró que sólo un 21 % viajaba con él.
Y lo mismo pudo observarse al analizar la ubicación de los niños dentro del vehículo. Contra las afirmaciones de la mayoría de los adultos y lo que indican las leyes de tránsito en nuestro país, el relevamiento en calle comprobó que un 19 % de niños menores de 10 años viaja suelto, en el asiento delantero o en brazos de sus papás.
“Aunque la mayoría de los padres conoce los sistemas de retención infantil, muchos de ellos aún no han tomado real conciencia de la utilidad de su uso ni del peligro al que exponen a sus hijos al llevarlos fuera de las sillas especiales, en el asiento delantero o sin el cinturón”, aseguran los responsables del estudio, quienes consideran necesario “efectivizar controles y sanciones a los automovilistas que no cumplen con lo que dice la ley”.

Sillas para bebés
Lo cierto es que la falta de conciencia sobre la seguridad de los chicos al viajar en auto no es una falencia exclusiva de nuestro país. Otras naciones con mayor educación vial también observan este problema en su población. Un estudio realizado por la Universidad de Michigan comprobó semanas atrás que al menos un tercio de los padres norteamericanos de niños menores de cuatro años no usa correctamente las sillas de seguridad.
Contra las recomendaciones de los pediatras americanos, que indican orientar las sillas hacia la parte posterior hasta que los chicos tienen al menos dos años, un 33% de los padres de ese país da vuelta el asiento antes de tiempo por comodidad, señala la investigación.
Si bien nuestra Ley Nacional de Tránsito no incluye especificaciones sobre el uso de las sillas para bebés (sólo establece que los menores de 10 años deben viajar en el asiento trasero con el cinturón de seguridad) tanto médicos como expertos en seguridad vial enfatizan la importancia de su uso hasta que los chicos tengan al menos un año de edad.
“Lo que se recomienda es que la silla esté orientada hacia atrás durante al menos el primer año de vida del bebé. De esta manera el riesgo de que sufra lesiones graves en caso de accidente se reducen notablemente. Un estudio realizado por la Academia Estadounidense de Pediatría demostró que los menores de dos años que viajan en asientos orientados hacia atrás tienen, en caso de choque, un 75% menos chances de resultar heridos o fallecer”, explica el doctor Darío Rebollo, ortopedista infantil de la Clínica del Niño.

COMENTARIOS