None
CONSECUENCIAS DEL CAOS DE TRÁNSITO QUE IMPERA EN LA CIUDAD

En verano no baja la cantidad de gente hospitalizada por accidentes en Junín

Los traumatismos y lesiones por choques en la vía pública encabezan el ranking de afecciones que provocan el ingreso de pacientes al Hospital “Abraham Piñeyro”. Los cuadros de deshidratación, los males estomacales y los respiratorios les siguen en el ranking.

La distensión y la serenidad que inspira la palabra “verano” no siempre quedan expresadas en todas las conductas de la comunidad en su conjunto. Y si de tránsito se trata, ciertos comportamientos se ubican en las antípodas de esos dos conceptos que remiten al estado de relajamiento propio del período estival.
Pese a que en enero no está la obligación de llegar rápido a la escuela, a lo que hay que sumar que muchas familias se encuentran de vacaciones, entre otros factores que invitan a pensar en un escenario más tranquilo para la circulación vehicular, el vistazo general de lo que ocurre en las calles y -sobre todo- las estadísticas demuestran que la problemática de los accidentes se mantiene en el mismo nivel que durante el resto del año.
Tal percepción fue confirmada ayer por el jefe del área de emergencias del Hospital Interzonal “Abraham Piñeyro”, René Cervantes, quien dijo que la cantidad de accidentados por choques en la vía pública está al tope de las afecciones que originan el ingreso de pacientes a la guardia de ese centro asistencial.
“La accidentología se mantiene más o menos en los mismos parámetros de siempre, y mientras nuestras autoridades no se pongan firmes creo que esto va a continuar. Son entre seis o siete choques por día”, describió Cervantes ante una consulta de este diario.
El médico destacó la importancia de que el nosocomio de avenida Intendente de la Sota esté diseñado “para hacer frente a los casos de accidentología y politraumatismos”, dado que en la actualidad son los heridos por choques los que llegan con mayor frecuencia en busca de asistencia urgente.
Por otro lado, Cervantes habló del esfuerzo económico que se debe llevar a cabo desde la institución para cumplir con una cobertura exigente como lo es de curar a los accidentados. “Si se trata de un traumatismo cráneo-encefálico y demanda atención en terapia intensiva, la erogación ya es mucha. Y hay que tener en cuenta que esos pacientes después del paso por la sala de cuidados intensivos requieren varios días de internación para llevar adelante la recuperación”, indicó.

Un ranking bien surtido
Pero más allá de la supremacía de los heridos en choques, el hospital recibe en verano a miles de pacientes aquejados por un diverso abanico de patologías y episodios propios de la época.
Entrando en detalles, René Cervantes señaló que en un ranking imaginario, debajo de los lesionados en siniestros viales aparecen, en orden decreciente, las personas que sufren cuadros de deshidratación, diarreas, síndromes febriles específicos, neumonías –sobre todo en la gente grande- y agregó que “no deja de haber casuística de homeopatía, con afección en las vías respiratorias”.
“Se trata de las patologías propias de esta época, que se observan más en las últimas horas de la tarde, mientras que por la mañana predominan los mismos males de siempre, que son de índole más general”, profundizó.
También comentó hay “una alta presencia de lesiones producidas al aire libre, ya sea por caídas, raspones, contacto con vidrios y hasta por acción de anzuelos que se enganchan en las manos o en los pies”. “Los chicos aprovechan a fondo el tiempo libre y de tanto juego siempre surge alguna lastimadura”, añadió.

La influencia del cambio climático
El jefe de emergencias apuntó que las causas de que crezca la cifra de atacados por males digestivos tiene que ver con el grupo etáreo que los sufren, que es sobre todo el de los adultos mayores y el de los niños. “También inciden los cambios ambientales: hay días de calor extremo, al rato llueve y al poquito tiempo vuelven las altas temperaturas. En estos días de tanto calor no es fácil que el organismo regule bien la temperatura, no tanto en los adultos jóvenes sino en la población infantil y en los gerontes”, aseveró.

Mordeduras de perros, otra causa
Por estos días se multiplican los ataques caninos a ciclistas, motociclistas y peatones, que deben circular con mucha precaución para no ser mordidos o sufrir accidentes.
“Todo el tiempo ingresan pacientes por mordeduras de perros, es cosa de todos los días”, afirmaron desde la guardia del Hospital.

COMENTARIOS