None
FINANZAS

Consejos y claves para pedir un préstamo

Todo lo que hay que saber para no equivocarse al elegir.

Pedir plata nunca es fácil. Si es a un familiar o amigo el posible acreedor, surge esa rara incomodidad producto de la necesidad. Conseguir un préstamo personal con organizaciones financieras también puede tornarse complicado. Al pago de los intereses suelen sumarse algunos aspectos que las personas pueden dejar pasar y son fundamentales. Aquí, algunos consejos.
El Banco Central comenzó a emitir semanas atrás una serie de pautas a tener en cuenta por los usuarios bancarios que quieren tomar un préstamo y se sienten inseguros sobre la posibilidad de que la operación resulte tal como había sido planeada. Sobre esa base, economistas y miembros de organizaciones de defensa al consumidor aportan claves y consejos para tener en cuenta a la hora de pedir dinero.
Una de las cuestiones que todos los economistas consultados para esta nota destacan es el Costo Financiero Total (CFT). Hay que observar, tener en cuenta y estudiar detalladamente el CFT, que va a indicar el valor real que va a tener el préstamo.
Además de esa cuestión estrictamente financiera, las variables macroeconómicas también influyen a la hora de tomar una decisión. “Si el préstamo es para un proyecto, es fundamental analizar si los ingresos podrán costear la tasa de interés y dar ganancia. En el contexto actual hay que contemplar, aparte de la tasa de interés, la inflación. Las ganancias deben tener en cuenta este fenómeno”, explica Gustavo Gómez, licenciado en Economía, ex ministro de Hacienda y actual profesor de economía en la UNNOBA.
Cuando se analiza el aspecto de las tasas, los especialistas recomiendan tener en cuenta que las dos grandes variables son las ofertas de tasa fija y tasa variable. Como las primeras están en franca retirada del mercado por la inflación y otros factores, cuando se toma un préstamo de tasa variable hay que estudiar detenidamente los paráme-tros que plantean los contratos para ajustarla.

Gastos extra

Dentro del paquete de sorpresas que suelen aparecer cuando se obtiene un préstamo personal están los gastos que los bancos realizan en la operatoria y que al fin y al cabo terminarán recargando las espaldas de los beneficiarios. Los más comunes son los gastos de administración o de otorgamiento.
Además, algunas entidades ponen como condición la contratación de un seguro de vida. En este caso, se debe estudiar cómo es cobrado y tener en cuenta que el cliente tiene el derecho de elegir entre por lo menos tres compañías aseguradoras.
Cuando un tomador de préstamo es, además, consumidor final estará obligado a pagar IVA sobre los intereses que paga cada mes. No es un dato menor: este costo adicional del 21% hará que el valor de la cuota aumente.
Cajas de ahorro, cuentas corrientes y tarjetas de crédito son algunos de los productos adicionales que los bancos obligan a contratar para tomar un préstamo y que, al final, terminan engordando el valor de las cuotas.
Cuando los préstamos que se solicitan tienen un plazo de cancelación que se extiende mucho en el tiempo, hay un aspecto que suele pasar desapercibido pero que es, también, muy importante: los costos de cancelación anticipada.

Ventajas

“Las financieras tienen el beneficio de que la cancelación anticipada es más fácil que en los bancos, pero, como es sabido, los créditos no son tan grandes. También hay que destacar que este tipo de instituciones le da uno la posibilidad de conseguir un crédito a sola firma”, resalta Miguel Oregui de la financiera Confina, que lleva 25 años en el mercado y seis en Junín.
Hay, por último, un aspecto central a tener en cuenta. La información que brinda PADEC, una asociación de defensa a los consumidores, asegura que a diario se reciben consultas y reclamos por las irregularidades que cometen algunas entidades a la hora de brindar copia de todo lo firmado a los clientes o de utilizar en los contratos una tipografía de tamaño muy pequeño. Hay que tomarse el tiempo de leer la famosa letra chica.

COMENTARIOS