None
EN LA AVENIDA BENITO DE MIGUEL

Cansados de los robos, comerciantes conformarán un corredor de seguridad

La propuesta incluye cámaras de seguridad, redes de intercomunicación y cartelería. Hay quejas por la falta de gestión del municipio y advierten déficits en los patrullajes. “No queremos armarnos contra los delincuentes, sino que buscamos sumar herramientas para prevenir”, afirman.

Desde hace un tiempo, la avenida Benito de Miguel se convirtió en una de las zonas calientes en materia de inseguridad. Más allá de ser uno de los principales accesos de la ciudad, se trata de una zona comercial muy importante y los propietarios de los negocios muestran su preocupación por los robos que se suceden con una asiduidad preocupante.
Los lugareños aseveran que muchos de los ilícitos no se denuncian, pero un conteo rápido realizado por los propietarios de negocios dio cuenta de que, al menos, doce locales habían sufrido algún hecho en el último tiempo.
En ese marco, se organizaron para armar un corredor de seguridad que incluirá cámaras de seguridad, redes de intercomunicación y cartelería.
Es que consideran que las autoridades no les dan respuestas a sus reclamos, por lo que decidieron tomar cartas en el asunto.

El corredor

La propuesta de un corredor de seguridad surgió de los propios comerciantes.
Marcelo Tapia, uno de los impulsores de esta iniciativa, explica de qué se trata: “Consiste en que nosotros, los comerciantes, podamos filmar todo Benito de Miguel, desde Padre Respuela hasta la ruta. Estamos haciendo un sondeo entre los comerciantes para ver quiénes tienen cámaras y quiénes no, y buscaremos, a través de abanicos, cubrir toda la avenida. Donde tengamos zonas oscuras, trabajaremos para ver en qué lugar se podrían poner cámaras para cubrirlas”.
Para eso se utilizarán las filmadoras que tengan los comercios.
Tapia agrega que, además, los propietarios de los negocios van a estar conectados en red, “a través de un grupo cerrado de whatsapp”. Según dice, “será un grupo sólo para emergencias que puede incluir, no sólo cuestiones de seguridad, sino que también podrá servir para un evento de salud, un incendio o lo que fuere”.
Asimismo, se colocarán carteles que indiquen que se está en un corredor seguro y que hay cámaras filmando todos los movimientos de la calle.
Tapia remarca que “no hay que poner plata, los comercios más chicos, que no tienen cámaras, estarán cubiertos por otras, ya que con cuatro filmadoras por cuadra, serán suficientes para cubrir todo”.
Esta iniciativa será desarrollada por "los vecinos, sin participación del municipio", y cada dispositivo guardará un backup de 15 días que podría ser una herramienta para la Justicia.
En Benito de Miguel, entre Padre Respuela y la Ruta 7 hay unos 70 comercios y, de acuerdo a lo manifestado por los organizadores, “más del 90% está interesado en sumarse”.
La idea es que, además, se incorporen más alternativas. “Yo planteo que también tratemos de iluminar más los frentes porque eso puede ayudar a la seguridad”, señala Esteban Acosta, otro de los comerciantes de la zona, para luego añadir: “La idea es cuidarnos un poco más entre nosotros porque no vemos que alguien haga algo”.

El rol del municipio

Para la organización de esto, ya se realizó una primera reunión y el próximo martes habrá un nuevo encuentro en las instalaciones de la Sociedad Comercio e Industria.
Raúl Parejas, integrante de Comercio e Industria y del Foro Municipal de Seguridad, ya fue contactado por los comerciantes. “Lo que yo digo –explica Parejas– es que lo mejor es llegar a un acuerdo con la municipalidad, ver si se pueden poner los domos porque de esta manera vamos a poder estar monitoreados”.
Es que, justamente, el funcionamiento de los domos está puesto en cuestionamiento por parte de los lugareños, ya que aseveran que uno de los tres que hay instalados en esa zona de Benito de Miguel no funciona.
Horacio Bucalá, comerciante de la zona y miembro de Comercio e Industria, considera que “no se puede dejar al municipio de lado” porque cuando reclamaron cosas, sus demandas fueron escuchadas: “Arreglaron el asfalto, los cordones, pusieron semáforos, cambiaron de mano las calles, cosas que hacen a la seguridad y a la accesibilidad de la zona”.
En tanto, los impulsores de esta iniciativa también convocan a la Comuna, aunque con reclamos a su gestión, como señala Acosta: “Pretendemos que la municipalidad haga algo con todo esto, que pongan más domos y que hagan funcionar el que no anda”.

Presencia policial

El de los patrullajes es otro tema que genera controversia. Es que, por un lado, los vecinos del lugar admiten que se ve una mayor presencia policial, con el agregado de las motos, más patrulleros en la cuadrícula, y rondines de parejas de efectivos que hacen el recorrido caminando.
No obstante, algunos comerciantes sostienen que “las rondas policiales se ven hasta el cierre comercial, pero a la noche tarde o a la madrugada, ya no hay nada”.
Es por ello que los vecinos buscan esta alternativa. “Queremos hacer algo desde el lugar que podemos –remarca Tapia–, no queremos armarnos contra los delincuentes, sino que buscamos sumar herramientas para prevenir”. 

COMENTARIOS