None
LA INCREIBLE HISTORIA DEL JOVEN AL QUE LE VOLVIÓ A FUNCIONAR EL CORAZÓN

Nacho Arbini: “Me siento prácticamente como nuevo”

Necesitaba un trasplante de urgencia y movilizó a todo el país gracias a una campaña en Facebook, contó la sorpresa que se llevó al despertarse del coma y cómo fue su “milagrosa” recuperación.

Nacho todavía está entrando en razón de lo que le pasó. La historia de Ignacio Arbini, un joven de 27 años estudiante de diseño gráfico, supera lo imaginable.
Su vida cambió por completo el viernes 25 de julio pasado, cuando empezó a sentirse mal. La molestia, que ya le traía dificultades para respirar, lo llevó a dirigirse a la guardia de una clínica de Vicente López, donde vive.
“Pasó todo en un fin de semana. Fue bastante progresivo. El viernes me empecé a sentir mal, el sábado un poco peor y el domingo tuve que ir sí o sí a la clínica. Me costaba ya moverme. Respirar era un poco más difícil que lo normal, entonces dije 'algo anda mal' y fui para la clínica”, recordó Nacho, en diálogo con Democracia.
Los médicos le diagnosticaron una Miocarditis fulminante. “Un virus que se me fue al corazón, se hinchó y después fue para los pulmones. Me agarró neumonía y existe la teoría de que estaba con las defensas bajas porque había tenido paperas un mes antes. Y, en teoría, era más probable que me pase algo así”, dijo.
Su estado era delicado y decidieron trasladarlo al Hospital Italiano, donde lo indujeron a un coma farmacológico.
“A mí no me dijeron que era tan grave la situación, que era para trasplante, pero sí a mis padres y ahí me trasladaron al Hospital Italiano. Directamente me durmieron y eso fue todo”, comentó.
Pero de lo que ocurrió el domingo 27 de julio pasado, al jueves siguiente hay una vida de diferencia.
Una vez internado, Nacho debió ser conectado a un corazón extracorpóreo, ya que el suyo se había detenido por completo, relató su padre.
Los médicos programaron un trasplante de urgencia, ya que en ese momento, esa era la única posibilidad de que continúe con vida.
El miércoles siguiente, el primer intento para realizar una ablación de órganos falló.
Ahí fue que sus hermanos Augusto y Alejo iniciaron una campaña a través de la página de Facebook “Un corazón para Nacho”, que en pocas horas sumó más de 75.000 seguidores. El objetivo era conseguir un donante.
Lo que empezaron sus familiares y amigos, llegó a un sinfín de personas y famosos que compartiendo, con oraciones, fotos y aliento, generaron un aluvión de fuerza pocas veces visto en el país.
Y de repente, el milagro. Ese órgano que había dejado de responder, empezó, de a poco, a funcionar. Hasta que no fue más necesario el apoyo de la máquina.
”Recién cuando desperté me fueron explicando lo que me habia sucedido y me mostraron la repercusión que tuvo el movimiento que había habido en Facebook, lo de los famosos que fueron mostrando fotos y poco a poco me fue cayendo la ficha de lo que había pasado”, dijo Arbini.
Sobre la cantidad de mensajes y gestos de la gente, dijo: “me sorprendió mucho. Fue inesperado. La verdad que inesperadísimo. Estoy muy agradecido de la gente que rezó, mandó fuerzas y se movió”, afirmó.
“Me enteré de gente que se hizo donante y que, poco a poco, en todo el país y varias partes del mundo, ayudó a la concientización”, comentó sobre el alcance de la campaña.
“La verdad que ahora estoy bastante mejor. Evolucioné bastante bien en los últimos días”, dijo.
“Me siento bastante afortunado. Se que no es común lo que me pasó. No a mucha gente le pasa de volver así al 100 por ciento. Yo estoy prácticamente como nuevo. Estoy muy agradecido a todos los que ayudaron, aportaron fotos, 'me gusta', compartieron, rezaron. Agradecido a todos de estar acá”, afirmó.
Ahora, su idea es volver “poco a poco a la vida normal”, donde se encontraba estudiando diseño gráfico y trabajando como diseñador free lance.
“Ahora estoy recibiendo visitas constantes y me siento algo mimado, por así decir”, expresó.

COMENTARIOS