Bicentenario: A 13 años para que Junín cumpla dos siglos, Democracia abrió el debate: ¿Cómo debe llegar la ciudad a ese acontecimiento?
DEBATE

Bicentenario: A 13 años para que Junín cumpla dos siglos, Democracia abrió el debate: ¿Cómo debe llegar la ciudad a ese acontecimiento?

El bicentenario de Junín, que se producirá el 27 de diciembre de 2027, es un hecho que parece lejano pero que, por su magnitud bien, podría ser introducido de lleno en los debates sobre el modelo de ciudad que se pretende construir de ahora en adelante.

Pensar en algo que va a pasar dentro de trece años puede ser considerado fuera de lugar en tiempos gobernados por lo urgente. En estos días, la sociedad está formateada casi por completo para interesarse en lo que ocurre ya, ahora, y si hay que planificar que no sea más allá de mañana.
De todos modos, existen actores –llámese funcionarios públicos, dirigentes barriales, deportivos y empresariales, entre otros- que están obligados de por sí a tener una mirada más amplia sobre el futuro, sobre todo cuando asoman grandes acontecimientos para el lugar que los tiene como referentes.
El bicentenario de Junín, que se producirá el 27 de diciembre de 2027, es un hecho que parece lejano pero que, por su magnitud bien, podría ser introducido de lleno en los debates sobre el modelo de ciudad que se pretende construir de ahora en adelante.
A propósito, ¿ya se empezó a hablar del tema en los diferentes círculos sociales o se lo mira como algo simpático cuyo abordaje debería esperar un poco más de tiempo? También puede ser que muchos no hayan tomado nota de que resta una década y monedas para arribar a ese suceso.
En lo que pretende ser un punto de partida para iniciar las deliberaciones de cara a los doscientos años, Democracia empezó a sondear a distintos hombres y mujeres con cierta representación en distintos ámbitos para saber si ya están embebidos en la cuestión y qué propuestas pueden aportar a la causa.

Una “transformación”
“Pensar Junín para los próximos veinte años no debe ser algo descabellado”, afirmaba Pablo Petraglia en su libro “A XX de los CC”, publicado en 2007 y cuya temática central es el bicentenario de esta ciudad.
En lo que haya sido quizás la primera pronunciación de alguien con cierto poder acerca de los dos siglos de vida de Junín, el ex presidente del Concejo Deliberante proponía por entonces “la transformación de Junín de ciudad ferroviaria en ciudad universitaria, con la conjunción de naturaleza con tecnología. Calidad de vida junto a Polo Tecnológico, Ecología (reciclado, espacios verdes, planta depuradora, biocombustibles) más reducción de la brecha digital”.
Y advertía: “No puede perderse tiempo. El tren pasa y si no nos subimos quedaremos en la estación”.
Más que un festejo
Otro de los que más recientemente comenzó a expresarse preocupado por la fisonomía ciudadana de 2027 es el concejal Juan Manuel Sequeira.
Para el edil kirchnerista, en nuestra ciudad “está instalada la idea de que nos hemos quedado en el tiempo, que en comparación con otras localidades de la zona estamos atrasados, que no pudimos innovar en materia de gestión pública, de inversiones, de políticas de inclusión”.
“Hay temas que nos convocan con urgencia, la inclusión de los jóvenes, garantizarles empleo, formación, oportunidades recreativas, deportivas, culturales”, opinó.
Sequeira consideró esencial “pensar cuestiones tan fundamentales como qué haremos con la basura y cómo ponernos ya a trabajar en la cuestión del tránsito y la falta de transporte público, además de poner el foco en la política de seguridad democrática”.
“Hay temas del presente imposibles de soslayar para que el Bicentenario sea un festejo que nos encuentre más unidos y con más oportunidades para todos los juninenses. Faltan trece años, pero hay que hacerlo ahora”, expresó.

Una gran urbe
Osvaldo Giapor, presidente de la Federación de Sociedades de Fomento, mezcló anhelos con objetivos: “Desearía arribar con una sociedad un poco más comprensiva, que la cultura llegue a los barrios de una vez por todas, ya que es algo que venimos pidiendo desde hace muchísimos años”, manifestó.
Giapor previó que “para ese entonces, Junín va a ser un lugar mucho más grande que ahora”. En ese sentido, avisó que los cambios pueden venir por sí solos, como muchas veces ha sucedido, pero ésta va camino a ser una de las urbes más pobladas de la provincia de Buenos Aires y necesita mejores rutas, contar con por lo menos dos subcomisarías más, una Circunvalación situada más lejos del centro y un parque industrial muy activo.
“Tenemos que empezar a pensar en esos cambios desde ahora, aunque observo que hasta ahora nadie ha tomado la iniciativa de pedir que nos reunamos todos los sectores, todos los vecinos y empecemos a intercambiar puntos de vista”, dijo el fomentista.

Generar atracción
Por su parte, el presidente de la Sociedad Rural, Rafael Torello, planteó como prioridades a la seguridad y a la industrialización, no sin realizar una fuerte apuesta a la cuestión estética para que los turistas se sientan atraídos. “Queremos aspirar a una ciudad segura, con transporte para todos, bien organizada, limpia, con parques prolijos y que sea atractiva para el turismo. Ya habría que empezar a tirar líneas entre todos y ver hacia dónde queremos encaminar la ciudad para cuando se produzca el acontecimiento del que estamos hablando”, pregonó el titular de la entidad agropecuaria local.

Reflotar la agencia de desarrollo
“Acá nos encontramos con un caso que tiene la connotación del número redondo, pero que no es cualquier número redondo sino el aniversario número doscientos, nada menos. A mi parecer, el ámbito para discutir hacia dónde queremos ir en los próximos trece años es la agencia de desarrollo, que nuestra institución encabezó durante dos años y que proyectaba con vistas al año 2016”, destacó el presidente de la Sociedad Comercio e Industria, Jerónimo dos Reis.
Dos Reis comentó que en ese ente, hoy sin actividad, “se habían armado mesas de trabajo y salían propuestas muy importantes”.
“Yo pienso que habría que reflotar ese espacio, que es una usina generadora de iniciativas, como lo fue en su momento el hecho de abordar la temática del transporte o de generar un departamento de estadísticas que refleje variables de comportamiento de diferentes aspectos sociales y económicos a nivel local. Focalizaría la prioridad en educación, para bajar grados de violencia. Trabajaría mucho en intercomunicar a instituciones que hoy trabajan en pos de mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos, sean centros de adicciones”, agregó.

Futuro “auspicioso”
El rector de la Universidad Nacional del Noroeste, Guillermo Tamarit, aseveró que “Junín tiene un pasado y un presente muy fructíferos, pero más lo es su futuro”.
Al respecto, indicó que la posibilidad de contemplar el bicentenario cada vez más cerca “nos invita a realizar una reflexión y de volver a establecer acuerdos de conjunto”.
Saliendo de lo abstracto para ir a lo tangible, la máxima autoridad de la Unnoba dijo que sería muy útil “plantearnos metas concretas para mejorar, fundamentalmente, la calidad de vida de los ciudadanos”.
“Puede ser que haya obras emblemáticas y que puedan ser ejecutadas para sintetizar, a manera de símbolo, lo que fue la evolución del territorio juninense desde la época de los fortines hasta la era contemporánea. Pero primero deberíamos resolver objetivos respecto a la educación, a la salud, a la calidad de trabajo, a las vías de ingresos monetarios que se le favorecen a los ciudadanos”, consignó.
En ese sentido, Tamarit expresó que no se deben perder de vista las variables que hacen a lo sustancial de una comunidad.
“Se trata de que todos los indicadores socioeconómicos efectivamente lleguen con un desarrollo que permita que cada uno de los habitantes de la ciudad, o por lo menos la gran mayoría de ellos, se encuentren en una situación que esté de acuerdo con lo que eran sus expectativas”, señaló el rector de la Unnoba. <

COMENTARIOS