None
LOCALES

El fascinante campo de la investigación

La investigación es un campo fascinante que me llena de satisfacciones todos los días. Aún cuando a veces los resultados obtenidos están bastante alejados de los esperados, el solo hecho de leer, estudiar, ensayar, probar, dar dos pasos para atrás y uno para adelante es reconfortante. Más tarde o más temprano, lograr los objetivos propuestos es el mejor alimento para mi alma.
Comencé a trabajar en la Unnoba como docente en 2010 en la cátedra de Unión de Materiales por Soldadura, de la carrera Ingeniería Mecánica. Mi experiencia como consejera tecnológica en la industria colaboró en el desarrollo de las clases de Soldadura, ya que desde el principio fue posible contarle a mis alumnos anécdotas interesantes sobre el trabajo de fábrica, sobre la realidad que vive la industria diariamente y eso genera un buen clima de trabajo y un ida y vuelta muy rico en el desarrollo de las clases.
Fui incorporándome al trabajo de investigación primero en el área de aceros quirúrgicos. Mis alumnos de la asignatura Soldadura me invitaron a participar y así empecé a colaborar de modo aislado en algunas actividades. Con ese proyecto, alumnos de la Unnoba presentaron un trabajo en las Jornadas de Jóvenes Investigadores en Ciencia de Materiales en la ciudad de Mar del Plata en 2012.
Luego presenté un proyecto en la convocatoria SIB 2013 en la Secretaría de Investigación de Unnoba, trabajo que está en marcha y se basa en el análisis comparativo de distintos tipos de fundiciones. Para llevarlo a cabo nos contactamos con distintas fundiciones de la región, algunas de las cuales accedieron a colar probetas de fundición con determinadas características para que nosotros podamos analizarlas. También nos permitieron acceder a la fábrica, ver de cerca cómo se trabaja en este ámbito, interactuar con los operarios, etcétera. En este proyecto participamos docentes y alumnos de la Unnoba.
Paralelamente, este año estamos trabajando en un proyecto interinstitucional junto a la Facultad Regional San Nicolás (de la Universidad Tecnológica Nacional) que se basa en el estudio de la soldabilidad de aceros microaleados utilizados frecuentemente en la industria de la maquinaria agrícola. Para desarrollar este proyecto fue necesario ponerse en contacto con las empresas dedicadas a la fabricación de agropartes y maquinaria agrícola, así como con los proveedores de este tipo de aceros , de los alambres y electrodos utilizados para soldarlos. Es un proyecto muy interesante, sobre todo por la influencia directa que tienen los resultados obtenidos en la industria y por el ida y vuelta que surge de estar en fábrica y ver cómo se trabaja en esa área.
En 2013 me reuní por primera vez con el ingeniero Luis Lima (ex rector organizador de la Unnoba y actual guardasellos) para hablar sobre la posibilidad de crear un laboratorio de materiales. A partir de ahí se generó un grupo de trabajo destinado a lograr este objetivo y desde entonces estamos avanzando en ello. En principio, hicimos algunas prácticas en el laboratorio de asfalto y hormigón de la Municipalidad de Junín, trabajo del que aprendimos la metodología para realizar los principales ensayos asociados a los materiales de construcción.
Paralelamente a esto realizamos la lectura sistemática de bibliografía relacionada con los materiales de la construcción, al mismo tiempo que comenzamos con la traducción de las Normas Rilem (ya tradujimos unas 15 normas), un trabajo muy exigente pero a la vez muy productivo, no sólo por el hecho de tener las normas traducidas a nuestro idioma sino también porque el ejercicio que implica hacer la traducción técnica de estas normas es un buen aprendizaje para todo el equipo.
En agosto del año pasado, juntamente con la municipalidad de Junín realizamos un curso dictado por INTI sobre Tecnología Básica del Hormigón Nivel I. La parte teórica de este curso se desarrolló en las aulas de la Unnoba y la parte práctica en el laboratorio de la Municipalidad de Junín. Esta iniciativa nos fue de mucha utilidad para afianzar nuestros conocimientos y continuar nuestro camino de aprendizaje en el área de los materiales de construcción.
El 2013 fue un año muy productivo, aprendí muchas cosas que cuando era estudiante universitaria no hacía y que tienen que ver con el trabajo diario, la interacción con personas de la trayectoria como el ingeniero Lima, desarrollar las ideas y proyectos metodológicamente, paso a paso, haciendo un trabajo rigurosamente a conciencia. Un gran aprendizaje para mi profesión.
El trabajo en equipo es fundamental en mi desarrollo profesional, el ida y vuelta con mis compañeros alumnos y docentes es la base de mi trabajo. Además de ser muy bueno porque los avances se ven diariamente, es muy lindo el clima laboral y eso favorece a que podamos divertirnos mientras hacemos el trabajo. Puedo decir que este trabajo me hace feliz.


COMENTARIOS