None
SENTIDO RELIGIOSO DE LA SEMANA SANTA

La cristiandad conmemora la Pasión y Muerte de Jesucristo

Una importante adhesión contó la tradicional peregrinación por las siete iglesias.

El Jueves Santo, conmemorado en la víspera, marcó el inicio de los días más importantes del calendario católico en esta Semana Santa que llegan a su máxima relevancia litúrgica.
Ayer inicia el llamado Triduo Pascual que culminará en la Vigilia que conmemora, en la noche del Sábado Santo la Resurrección de Jesucristo.
Dentro de los oficios del día, adquirió una especial relevancia simbólica el lavatorio de pies que realiza el sacerdote y en el que recuerda el gesto que realizara Jesús antes de la Ultima Cena con sus apóstoles. Finalizados los oficios vespertinos, el Santísimo Sacramento se trasladó en todo los templos, del Sagrario al llamado "monumento", un altar efímero que se coloca ex-profeso para esta celebración, quedando el Sagrario abierto. Igualmente, el altar fue despojado de todo tipo de ornamento.
Por la noche, en nuestra ciudad, se cumplió con la tradicional peregrinación por las siete iglesias que recuerda el camino de Jesús en sus últimas horas: desde el lugar de la Ultima Cena, hasta el Huerto de los Olivos; del huerto a la casa de Anás; de ahí a la casa de Caifás; el tránsito al pretorio de Pilato; de Pilato a la casa del Rey Herodes; cuando es llevado por segunda vez ante Pilato y el recorrido hacia el Calvario con la Cruz a cuestas.

Viernes Santo

Hoy se conmemora el Viernes Santo donde la cristiandad revive la Pasión y Muerte de Jesús, el Redentor. El arresto en el Huerto de los Olivos, la coronación de espinas, la flagelación, la condena a muerte, la vía dolorosa hasta el Calvario llevando la Cruz a cuestas, la crucifixión, la agonía y muerte de Jesús, son otros tantos momentos de reflexión del pueblo cristiano en este día. La Iglesia hoy centra toda su atención en la muerte de Jesús. Las celebraciones litúrgicas se desarrollan en un clima de austeridad, pero resaltan en especial la esperanza y el carácter redentor de la inmolación de Cristo.
Hacia las horas del anochecer se realiza el ejercicio del Vía Crucis o Camino de la Cruz, que tiene lugar o bien en los templos, o por las calles adyacentes, durante el cual se medita sobre los diversos pasajes de la Pasión de Jesús. El Viernes Santo es uno de los dos días del año en que la Iglesia prescribe ayuno y abstinencia. El ayuno, que obliga a los cristianos desde los 21 hasta los 60 años de edad, consiste en hacer una sola comida importante en el día, que puede ser al mediodía o a la noche. La abstinencia consiste en no comer carne, o privarse de algo, o hacer un acto de misericordia o de piedad. Por pedido especial del Santo Padre, durante las celebraciones del Viernes Santo se realiza en todos los templos una colecta para los cristianos que viven con grandes dificultades en Tierra Santa.

COMENTARIOS