None
ABOGACÍA Y CONTADOR PÚBLICO, LAS CARRERAS MÁS ELEGIDAS

Fue bajo el porcentaje de estudiantes que aprobaron el ingreso a la Unnoba

No obstante ello, los alumnos igualmente pueden comenzar a cursar la disciplina universitaria que escogieron, reforzando sus conocimientos, para equiparar sus saberes al del resto de los ingresantes, destacaron desde nuestra casa de altos estudios.

En el 2014 fue muy bajo el porcentaje de alumnos que aprobaron el ingreso a la Unnoba, a través de sus diferentes modalidades, según los datos difundidos ayer, en una conferencia de prensa encabezada por el rector Guillermo Tamarit.
Además, muchos de estos alumnos estuvieron ausentes a la hora de rendir el ingreso.
El informe asevera:
-En la modalidad Presencial, sólo aprobó el 15.30 % de los inscriptos; el 47,68 % desaprobó; y el 37,02 % estuvo ausente
-En la Semipresencial, aprobó el 18,27 %; desaprobó el 42,78 %, y el 38,95 % estuvo ausente.
-En la modalidad Evaluación de Conocimiento, solo aprobó el 7,03 %; el 65,36% estuvo ausente y el 27,60 desaprobó. Es sólo un examen que se realiza a fin de año, no realiza ningún curso.

“Prueba piloto”

“Este año estamos haciendo una prueba piloto con aquellos estudiantes que hoy están en el primer cuatrimestre, realizando una evaluación extra a aquellos que no superaron el curso de ingreso”, explicó Florencia Castro, secretaria académica de la Universidad.
“Los que no aprueban igualmente empiezan a cursar. Entonces hay que implementar estrategias para continuar con la equiparación de saberes en el primer cuatrimestre. El ingreso no es eliminatorio sino que es de equiparación de aprendizaje, como viene siendo a lo largo de todos estos años. Buscamos estrategias para que los estudiantes aprendan. Al margen de los resultados, lo que tomamos son esas evaluaciones que nos permitan trabajar con aquellos que no les fue bien en el ingreso. Dentro de las asignaturas del primer año se refuerzan aquellos contenidos que no aprobaron, con más horas de cursadas y más evaluaciones”, explicó.
“También hay tutorías que tiene la Universidad, por un lado en contenido (Matemática, Química, Biología y Física, que son las materias en que los alumnos tienen más complicaciones) y por otro, acompañamiento, que consiste en que alumnos avanzados de la Universidad guíen a los estudiantes de primer año en poder acceder tanto a la Biblioteca, como inscribirse en una asignatura, o acercarse a un docente cuando tienen dudas concretas”, explicó.

La mitad son de la Región

Castro manifestó que “la mitad de los ingresantes (52%) proviene de otras localidades que no son de las sedes Junín y Pergamino. Esto se viene manteniendo a lo largo de los años. Esos estudiantes que provienen de otras localidades, el 15 por ciento se mudaron tanto a Junín como a Pergamino, el resto sigue viajando diariamente a realizar su cursada, esto hace que sigamos implementando las becas de transporte para nuestros estudiantes”.
El 65 por ciento de los ingresantes eligen por sede Junín, el resto Pergamino.

Carreras tradicionales

Respecto a la elección de las carreras, Castro afirmó que se mantienen los mismos porcentajes que en los años anteriores, siendo las más elegidas Contador Público (18,01 %) y Abogacía (11,34 %).
Destacó la incorporación de la carrera Martillero y Corredor Público, que tuvo cerca de 100 ingresantes.

Becas

Sobre las becas, las autoridades dijeron que más del 20 por ciento de los ingresantes están becados, y que de estos, casi la mitad son becados por programas de la Unnoba y la otra mitad, por programas nacionales.
En cuanto a los programas de becas, Castro informó que este año aumentó el número de becas al Primer Estudiantes Universitario de la Familia. Comparado con el año pasado, hay un 27% que tienen becas por transporte y el resto, becas para bibliografía.

No ingreso o no avance

Por su parte, el rector Tamarit manifestó que por un lado están los estudiantes que egresan de la secundaria y no entran a la Universidad (ninguna), y por otro, los que ingresan pero no avanzan, o están ausentes.
“Es altísimo el número de chicos que habiendo tomado la opción de seguir en la Universidad no avanzan en la cursada. Nosotros tenemos estrategias casi personales, las tutorías son de un conocimiento cercano, pero hay que prestar más atención y desarrollar políticas activas”, afirmó.
Respecto al no ingreso, porque eligen trabajar, por ejemplo, Tamarit explicó: “Al revés de lo que mucha gente piensa, cuando hay más actividad económica la gente estudia menos. Cuando hay más oferta laboral, los estudiantes del secundario prefieren trabajar a obtener una recompensa a largo plazo”.
“Esto es un comportamiento social, no es un problema de la Unnoba ni de la región, y efectivamente acá tenemos una tasa de empleo altísima, por lo que efectivamente nosotros competimos desde la Universidad ante el alto nivel de demanda de recursos humanos”, apuntó el rector.

COMENTARIOS