ABANDONAN SUS ESTUDIOS LA MITAD DE LOS INSCRIPTOS

La deserción universitaria se concentra en el ingreso

En la UNNOBA, las condiciones individuales de cada alumno constituyen el factor determinante.

Lilian Lértora es profesora de geografía y se desempeña como secretaria académica de la UNNOBA. DEMOCRACIA la entrevistó para conocer sobre la deserción de los estudiantes universitarios de sus estudios terciarios.
Lértora explica que son más de dos mil los inscriptos al curso de ingreso correspondiente al presente ciclo lectivo, cuyo dictado ocurre actualmente. De ese total de inscriptos, un 25 por ciento, es decir aproximadamente quinientos alumnos ya no registra un presentismo suficiente que les permita continuar con su carrera. Dato que se equipara con el guarismo nacional en las universidades públicas que muestra algo más de un 20 por ciento de abandono.
Luego viene el retiro de quienes fracasan en el primer examen al que son sometidos. Según la funcionaria de la UNNOBA, en ese momento quedan en carrera la mitad de los inscriptos. De allí, en más el desgranamiento es mínimo aunque se verifica un pico tras el primer año de estudios.
Entre las causales, la secretaria académica distinguió dos tipos: las condiciones individuales y las condiciones institucionales.
Sobre las primeras enumera la deficiencia en los conocimientos previos al ingreso, la carencia del hábito de estudio, los problemas relacionados con el nivel socio económico del estudiante, la no adaptación a la vida universitaria y la disponibilidad de horario, este último punto referido a quienes trabajan. En cuanto a las condiciones institucionales, explica la propuesta de enseñanza, la orientación académica y el acceso a los materiales de estudio pueden constituir motivos de deserción estudiantil.
Lértora explica que la UNNOBA posee un programa de inicio cuyo objetivo es reducir la deserción. Dicho programa implica una articulación entre los niveles secundarios y terciarios a través de un curso preuniversitario con características semipresenciales. Dicho curso se pondrá en práctica este año como prueba piloto en las escuelas que acuerden, con la universidad, llevarlo a cabo. Consistirá en atacar aquellos puntos que ofrecen mayor dificultad para los estudiantes que cursan el ingreso. Dificultad que se centraliza en tres materias: matemáticas, física y química; y en la lecto comprensión de textos.
Para Lértora, el segundo pico de deserción, con mucha menor intensidad, se verifica en el segundo año de las carreras cuando los alumnos que se adaptan mal a la mecánica universitaria terminan de cursar un número importante de materias pero no rinden los finales y se quedan sin correlatividad para continuar cursando.

COMENTARIOS