None
DIJO QUE FALTA “CONTENCIÓN DEL ESTADO” HACIA LOS JÓVENES

Itoiz atribuyó la violencia a un modelo “basado sólo en el consumo”

Sobre el avance del narcotráfico el titular de Grupo Servicios Junín afirmó que la venta al “menudeo” es muy difícil de combatir, pero llamó a redoblar los esfuerzos ahora que “se está a tiempo”.

El titular de Grupo Servicios Junín, Damián Itoiz, se refirió en una entrevista con Reporte Especial (se emite los martes a las 21 por TeleJunín) a la problemática de la violencia y el delito en nuestra ciudad, y afirmó lo que impactó mediáticamente del asesinato de Naira Cofreces es que “fue una situación de violencia entre mujeres, que se dio a la salida de una escuela, y termina con el fallecimiento de una chica”.
“Me parece que esta situación se da también en el resto del país y está vinculada a que este modelo económico basado estrictamente en la satisfacción de las necesidades más inmediatas, a partir del esquema del consumo, permitió que la mayor parte de la ciudadanía pueda acceder a bienes de uso, pero empezó a fracasar, a caer y estamos llegando al final. Y cuando suceden estas cosas, cuando la gente ve que además, en el final de este proceso, el dinero no le alcanza para satisfacer esas cuestiones inmediatas, que hacen al humor social que tanto afecta la economía y en la política, se percibe un profundo malestar”, dijo.
“Por ejemplo, el crédito hipotecario en Argentina no existe. No existe la planificación de las condiciones de vida a largo plazo, eso es un ejemplo de esta sociedad posmoderna, que genera una brecha social muy importante, que yo la comparo con lo que pasó en la década del 90, de Menem, creo que los caminos fueron distintos pero los resultados son los mismos”, dijo.
“Se vive al día, y es como una propuesta, es motivado, lo vemos permanentemente en las publicidades en los medios de comunicación, de los pagos en cuotas para comprar cosas en cuotas. Por supuesto que le mejora la vida a la gente tener un televisor, una computadora, ese tipo de cosas, pero son cosas que resuelven lo cotidiano, lo inmediato”, agregó.
Para Itoiz, hay “una disolución social, con una falta de contención del Estado nacional, provincial y la Municipalidad tiene que hacer su autocrítica también. Esto está generando este clima de violencia”.

Compromiso vecinal

“También creo que hay falta de trabajo desde las áreas que deben ocuparse de la prevención del delito y de la represión del delito. Me parece que son momentos en que hay que replantearse de nuevo cuestiones de seguridad, de alerta temprana, de participación ciudadana, que controlados desde el Estado de una manera inteligente ayuda, y mucho, para evitar o prevenir delitos”, dijo.
Sobre la incidencia en el delito de la presencia de las cárceles, afirmó: “Es un mito urbano. Pasa que cuando se habla de seguridad hay que entender algo, no hay una seguridad objetiva y otra subjetiva. La sensación de inseguridad es inseguridad. La inseguridad objetivamente vulnera un derecho y si uno vive de manera insegura, pensando todo el tiempo de que te van a robar, estás limitando el ejercicio de tu derecho a vivir seguro. El hecho objetivo y la sensación, son una misma cosa. Hay que atacarlas de distinta manera, pero el resultado final es el mismo, quizá es más difícil trabajar sobre la sensación de la inseguridad que sobre la inseguridad objetiva, porque hay un efecto psicológico importante. El tema de las cárceles en Junín es un elemento que genera en la gente eso. La realidad es, por lo menos cuando fui secretario de Seguridad del Municipio, que teníamos estadísticas permanentes, en ese momento el 94% de los hechos delictivos de Junín eran cometidos por juninenses, no había una incidencia real directa en los hechos del delito. Entiendo que en la psicología social es un elemento que puede influir”.

Narcotráfico

“En las ciudades como Junín no operan carteles o grandes mafias de venta de droga, está diversificada, entonces es muchísimo más complejo, porque cuando uno toma acciones contra uno aparece inmediatamente otro que reemplaza y que empieza lo que el otro dejó de hacer. Empiezan a trabajar en el círculo del narcotráfico chicos muy jóvenes, menores de edad casi todos, entonces es difícil prevenir y luego reprimir penalmente ese delito. Hay excarcelaciones, imposibilidades de generar procesos penales hasta que no tenga la mayoría de edad, se dan una serie de circunstancias que complejizan la situación”, dijo.

COMENTARIOS