A PARTIR DE UNA CAUSA LLEVADA ADELANTE POR EL FISCAL TERRON

Nocturnidad: la justicia tomó intervención en las amenazas e intimidaciones contra los concejales

En tanto, la comisión de seguridad del cuerpo deliberativo comunal analizará el lunes expedientes y denuncias sobre un local que estaría habilitado como restaurante pero funcionaría como previa en la zona céntrica, no descartando la posibilidad de interpelaciones a funcionarios municipales.

El fiscal Sergio Terrón ha comenzado a trabajar en una causa a partir de una presentación efectuada por concejales de la oposición en torno a la sesión del pasado martes 21 de marzo donde fue ratificada la ordenanza que regula la nocturnidad en Junín y por lo cual los ediles recibieron amenazas e insultos de parte de algunos de los asistentes a dicha sesión. El concejal Alejandro Franco afirmó que esta causa se produce «a raíz de los acontecimientos públicos que todo el mundo sabe, que fue la intimidación, amenazas y actitudes patoteriles que tuvieron empresarios de la noche y algunos trabajadores que fueron usados como rehen amenazándolos con que iban a perder el trabajo». Así, el edil estuvo ayer con el fiscal interviniente. En diálogo con DEMOCRACIA señaló que ya los concejales reiteraron «lo que manifestamos en su oportunidad. Nos pidieron algún aspecto más individual, por lo cual, en lo que me toca a mí, expresé que esta no era la primera, sino la segunda vez, porque anteriormente, cuando sancionamos la modificación horaria, también fuí increpado verbalmente, casi a punto de pasar a la agresión física, también sufrí amenazas de escrache, sufrí abolladuras y rayones en el auto. Una serie de cosas que rayan con la irregularidad y creen que con el lenguaje de la intimidación, vamos a cambiar la posición».

Factor ocupacional

Anticipó también que los concejales comenzarán a trabajar en un proyecto sobre factor ocupacional para enviarlo a las dos cámaras legislativas provinciales.

«Esta es una ley provincial -explicó Franco- pero vamos a seguir trabajando para que se aumente el número del factor ocupacional porque creemos que corresponde, es razonable y con eso, de alguna manera, vamos a flexibilizar un poco la medida».

«Nosotros no estamos en contra de ningún sector en particular, sí seguimos actuando de acuerdo a nuestra convicciones, las cuales están trasladadas a lo que trabajamos en las distintas ordenanzas sancionadas», destacó.

Un local céntrico bajo la lupa de los concejales

En tanto, una serie de inquietudes se han despertado hacia un local céntrico ubicado en Belgrano y Francia, el cual estaría habilitado como restaurante pero existirían denuncias de que en el mismo funcionaría una previa. El concejal Alejandro Franco, presidente del bloque «Hacer por Buenos Aires, Frente para la Victoria», señaló que «esto es un aspecto residual que es un problema estructural y que tiene que ver con la nocturnidad, sobre lo cual sancionamos una ordenanza madre que fue promulgada y esperamos que sea puesta en ejecución lo antes posible».

Destacó a renglón seguido que «las cuestiones de habilitaciones, inspecciones y control no se están haciendo. A raíz de innumerables quejas de vecinos presentadas en diversas oportunidades, manifiestan que el local no es un restaurante, sino que es una previa y que dura más allá de las siete de la mañana y con un impacto ambiental terrible».

Franco siguió contando que «a raíz de eso la concejal Luciana Gómez Panizza, cumpliendo funciones de intendente por vacaciones de Mario Meoni, implementa un sumario y una investigación para ver en qué condiciones se había habilitado el local. Tenía una habilitación provisoria como restaurante, a pesar de estar funcionando como una previa. Cuenta con un piso de madera y un sotáno lo cual lo torna totalmente peligroso por la gran cantidad de gente que está asistiendo, no se cumple con el factor ocupacional».«Violando todas las reglas y controles, funciona en el corazón del centro, en un sector que es imposible que pueda hacerlo», dijo Franco en diálogo con DEMOCRACIA.Siguió contando a este diario que «la concejal hace una investigación, implementa un sumario pero empiezan a suceder varias cosas. Un funcionario se excusa y los expedientes, en vez de seguir un circuito normal de desarrollan, van a parar a otra secretaría, desde donde se informa que las inspecciones fueron hechas y que constataron que está funcionando un restaurante».

Franco señaló que «esto tiene que ver con un problema estructural, pero en este momento agravado por un montón de ambivalencias en donde hay contradicciones entre los propios funcionarios».

Ante esto, anunció el edil de «Hacer por Buenos Aires, Frente para la Victoria», el próximo lunes se volverá a reunir la comisión de seguridad del Concejo Deliberante, adjuntando todos los expedientes y conformando uno solo para ver si este estado de situación amerita una posible interpelación a algunos de los funcionarios y también queremos seguir investigando qué se hizo con lo que pidió la concejal Gómez Panizza».

«Tenemos la percepción -añadió- que no se ha hecho absolutamente nada y que se ha tratado de tapar todo. Ojalá que esto sea solamente una presunción y que no podamos determinar categóricamente que es así, sino estaríamos retrocediendo en el tiempo y reabriendo este problema que tanto nos aqueja a todos los juninenses que es el tema de la nocturnidad».«Bregamos porque esto sea un malentendido y que los funcionarios hayan estado a la altura de las circunstancias y todo quede en una sucesión de malentendidos. De no ser así, posiblemente van a tener que desfilar por el Concejo Deliberante una serie de funcionarios que están involucrados en el tema», reiteró el concejal.

«El Ejecutivo debe cumplir con todos los requisitos»


Para Franco, en el tema nocturnidad, no hay un discurso único ya que «es de público conocimiento que el Ejecutivo comunal ha confrontado con el Concejo Deliberante pero el Concejo tiene como tarea legislar y ha legislado al respecto».

«Ahora el Departamento Ejecutivo -añadió- debe implementar la ordenanza y cumplir con todos los requisitos, sino está cayendo en falta. Aquel funcionario que no lo haga, tendrá que pagar como corresponda porque no puede ser que nosotros estemos tratando de solucionar un problema tan delicado como es el de la nocturnidad y todavía sigamos en la nada, no haciendo lo que se debe hacer».Destacó que «no podemos prolongar esto. Debemos tomar el ’toro por las astas’ y cumplir con lo que se tiene que cumplir. Acá no hay grandes secretos, se debe hacer lo que se tiene que hacer. Cada uno desde su lugar y aportando lo que tiene que aportar y el que no lo haga, rendirá cuentas y tendrá que pagar si se ha equivocado», señaló.Reclamó que esto «debe ser solucionado ya, porque es un problema de la comunidad, no es un problema político. Hay que ponerse los pantalones largos. No podemos seguir teniendo ’hijos y entenados’».

COMENTARIOS