None
SERVICIO JUNÍN-RETIRO

Afirman que el tren de pasajeros podría quedar restablecido dentro de pocos días

Miguel Mantino, de la Unión Ferroviaria, dijo que la empresa Ferrobaires prometió mandar una locomotora para que los viajes diarios a la Capital Federal puedan concretarse nuevamente a partir del lunes. “La gente lo está pidiendo mucho”, aseguró.

El tren de pasajeros que une las terminales de Junín y Retiro volvería a correr en los próximos días, si se cumple la promesa realizada por la empresa Ferrobaires, concesionaria del servicio, a los dirigentes de la Unión Ferroviaria de esta ciudad.
Miguel Mantino, dirigente del gremio que nuclea a los maquinistas, reveló que el próximo lunes fue la fecha prometida para el retorno de los viajes suspendidos desde el 3 de diciembre de 2013.
En declaraciones a Democracia, Mantino afirmó que existe una fuerte presión de la gente para la reactivación de ese medio de transporte, demanda que se fundamenta en el precio popular de los pasajes si se los compara con lo que sale viajar en micro (el boleto de un tren con destino a Buenos Aires cuesta en la actualidad sesenta pesos, mientras que el de un colectivo vale ciento cincuenta pesos).
“Estuvimos haciendo los reclamos correspondientes debido a que no había máquinas para el tren de Junín. Se había roto la locomotora y no nos dotaban de otra que pudiera reemplazarla. Después de un mes de gestiones, hace unos diez días tuvimos una reunión con el segundo de Antonio Maltana, interventor de Ferrobaires, y nos adelantó que a más tardar en dos semanas iban a tener una máquina a disposición para sacar para volver a sacar el tren desde Junín. Nos prometieron, que a más tardar, el lunes va a estar la locomotora en la estación, incluso nos dijeron que quizás la traen antes para probarla”, le dijo Mantino a este diario.

¿Y la confiabilidad?

El recorrido de los trenes de pasajeros que parten desde Junín se ha visto interrumpido con notable asiduidad en la última década. Fallas mecánicas en los vehículos y un deterioro marcado en las vías han sido los principales causantes de los problemas en el servicio, motivos que lejos de ser subsanados se conservan y hasta se agudizan.
Para esta nueva vuelta, la salida vuelve a ser acudir a una máquina usada, que debió ser sometida a múltiples refacciones antes de ser lanzada al ruedo, versión que además de ser confirmada por Mantino fue refrendada por Oscar Farías, colaborador de la Administración de Infraestructura Ferroviaria, ente nacional comandado por el chivilcoyense Ariel Franetovich.
Farías aclaró que pese a integrar un organismo que no tiene potestad sobre los ramales cubiertos por Ferrobaires, hay una iniciativa para avanzar en el corto plazo hacia esas jurisdicciones.
“Ferrobaires es una empresa que pertenece a la provincia de Buenos Aires, entonces Nación no puede hacer nada. De todos modos, ahora estamos barajando la posibilidad de reparar las vías para después pensar en un tren nuevo”, le dijo Farías a este diario.
El funcionario recordó que en el año 2007 estuvo cerca de efectuarse el traspaso del control de los trenes desde la provincia al estado nacional. “Se dio 180 días de gracia para completar los trámites y por decisiones políticas el proyecto nunca prosperó”, comentó.
Farías indicó que con el escenario tal como está planteado en el presente, por un lado se encuentran los maquinistas de La Fraternidad, que hacen caso a las directivas de Florencio Randazzo de no subirse ni conducir locomotoras que no brinden completas condiciones de seguridad al pasajero y, a la vez, está la empresa “que brinda un servicio con locomotoras viejas”.
“Yo intenté hablar hace unos veinte días con Cristina Alvarez Rodríguez -ministra de Gobierno bonaerense- pero no la encontré. De todas formas, dejamos expresada la preocupación que tenemos por el tren. Fue ahí cuando nos informaron que la gente de Ferrobaires estaba reparando una locomotora y que en los próximos tres días desde ese momento el tren iba a volver a funcionar, pero todavía lo estamos esperando. Yo creo que la semana que viene finalmente se va a dar lo que estamos esperando y recuperaremos el servicio, aunque no hay que perder de vista que los trabajadores no se van a subir si no están bien los frenos y si no está bien resguardada la seguridad de los usuarios. Es decir, nos van a dar una máquina pero no sabemos en qué estado”, aclaró Farías.

El estado de las vías

Farías fue crítico de las acciones de mantenimiento llevadas adelante por Ferrobaires en todo el tiempo que lleva explotando el negocio ferroviario y dijo que en el caso puntual de las vías, “hoy vemos que presentan un estado que es el fruto de la desidia”.
“Hay lugares, como por ejemplo, en cercanías de La Oriental, donde están faltando rieles, se han robado durmientes y así podría mencionar mil sectores con las mismas falencias. Eso se puede recomponer, lo que no se puede es hacerlo en uno o dos años cuando hubo una inacción tremenda durante cinco décadas”, manifestó.

COMENTARIOS