None
OPINIÓN

Relleno Sanitario: una estafa anunciada

Desde el mismo momento en que se presentó la licitación para la administración y gestión del Relleno Sanitario, algo olía muy mal.
La propuesta venía de la mano de una empresa desconocida, sin ningún antecedente en rellenos sanitarios, y con gestiones en pueblos de 400 o 500 habitantes.
Esos eran los antecedentes de la firma GIRSSA.
Había otra empresa en carrera, (EVA SA), que en aquellos momentos administraba y gestionaba el relleno sanitario de Bahía Blanca y, por cierto, lo hacía muy eficientemente.
Ante una paridad en las propuestas económicas que no se hacía determinante, el intendente de Junín, Mario Meoni, decidió otorgar a GIRSSA el contrato por $ 2.100.000 anuales tomando como factor decisivo el “proyecto educativo presentado” (no es un chiste).
Ante las observaciones que hicimos en aquel momento acerca de la inconveniencia de otorgar tamaña obra a una empresa sin experiencia, la respuesta fue que había que confiar y dar oportunidades a nuevas empresas. Los resultados, hoy, están a la vista.
No se ha cumplido con los compromisos de inversión que la empresa debía hacer, no se ha cumplido con el ordenamiento y limpieza del predio, no se ha cumplido con el objetivo básico del relleno sanitario: clasificación y disposición final de los residuos sólidos.
Ante los graves incumplimientos pedimos informes para ver el cumplimiento de lo pautado en el contrato: el nivel de cumplimiento era nulo.
Ante ello, el Intendente decidió otorgarle un plazo de 180 días para cumplir con lo que el contrato establecía. Pasado ese tiempo, el mismo intendente dijo que el plazo era informal, que en realidad no había plazos establecidos: una tomada de pelo para los juninenses.
Y como si esto fuera poco, hoy debemos pagarle a una empresa, que nunca ha cumplido con lo que se había comprometido, $ 3.500.000 anuales como “premio por su admirable gestión” (tampoco es un chiste).
Es evidente que hay complicidad entre GIRSSA y el Municipio en esta estafa organizada y planificada para expoliar las arcas juninenses. Entre otras cosas, por ésta se explican los desmedidos aumentos de tasas municipales año tras año.
No nos quedamos de brazos cruzados, ante lo que consideramos un gravísimo perjuicio a la salud, el ambiente y las arcas municipales, por parte de una gestión política local pésima, e hicimos la denuncia penal en la Justicia. Y hasta ahora la justicia… Bien, gracias. Esperemos que por el bien de los juninenses las cosas no queden así.


COMENTARIOS