None
LA CONTAMINACIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

El humo y la basura en los caminos afectan a vecinos de la zona del Relleno Sanitario

No hay alambrado perimetral en el basural. Cualquiera puede entrar y prender fuego. Denuncian que las luces están prendidas las 24 horas. Las bolsas de nylon invaden los campos vecinos.

Vecinos de campos y quintas linderas al Relleno Sanitario continúan padeciendo el humo y la basura que arrojan otros vecinos en caminos aledaños al lugar.
Lo que ellos catalogan como un basural a cielo abierto y no un Relleno Sanitario, está ubicado en Ruta 65 a pocos metros de la ruta 188, camino a Tiburcio y Arenales, muy cerca del complejo penitenciario de Junín (Unidades 13, 16 y 49).
Hernán Centoz y Aydar Parajón son productores cuyos campos están muy cerca del mencionado lugar. Al ser consultados por DEMOCRACIA, sobre sus padecimientos, manifestaron estar muy preocupados, desde hace mucho tiempo, porque el humo no deja de afectarlos.
Centoz manifestó: “la gente tira la basura en cualquier lugar porque hay impedimentos para poder entrar en el relleno. En principio pusieron muchas limitaciones, por ejemplo, si no tenías seguro no podías entrar. Ahora hay un depósito para que la gente directamente tire en la puerta del Relleno. Sin embargo, en algunos horarios ese depósito está lleno y tiran las bolsas en cualquier parte, es decir, siguen arrojando basura en los caminos y en los campos vecinos”, dijo.
“Este depósito está hecho hace muy poco, cuatro o cinco meses atrás, luego de que fueran conocidas las quejas de los vecinos y mía. Hice notas a Mariano Demaría, director de Medio Ambiente de la Municipalidad, a quien le plantee que la gente llegaba al Relleno, no podía entrar, entonces la bolsa cargada de basura la vaciaban generalmente en el camino de tierra. Ese fue el problema más grande”, apuntó .
“Los caminos son angostos, crecen plantas a los costados, llenos de basura, entonces no te queda otro remedio que pasarla por arriba con una sembradora, y si hay alambres, vidrios, podés romper cubiertas. Todos esos inconvenientes suceden en los caminos de alrededor del Relleno Sanitario y en otros que no están tan cerca pero donde tiran igual basura”.

Humo

El humo que emana el Relleno Sanitario es otro de los inconvenientes sufridos por los vecinos del lugar desde hace un largo tiempo.
Al respecto, Aydar Parajón dijo: “todo sigue igual, a veces el Municipio o la empresa tratan de acomodar un poco la basura, con camiones, maquinarias y demás pero luego vienen otras personas y prenden fuego. No sé por qué no pueden parar esto, no hay ningún tipo de control”.
Por su parte Centón señaló: “Yo empecé a plantear al Municipio el problema de que tiran la basura por los caminos, pero cuando fui a hablar con los vecinos del Relleno, me dijeron los inconvenientes que generaba el humo. Hace un tiempo se hizo una concentración de gente en la puerta del Relleno, donde también estuvo Mariano Demaría y la gente de la empresa que regentea el lugar. No se llegó a mucho, pero la Municipalidad prestó maquinaria o alquilaron y taparon y apagaron. Qué pasó el próximo fin de semana, lo prendieron otra vez y el tema es que no lo apagan, queda prendido”, dijo.
“Por ahí pasan muchos días con ese humo, que depende para qué lado va el viento, las casas son afectadas, y cuando la presión baja, el humo baja y no se puede estar ni siquiera dentro de las casas, porque ya adentro también”, acotó.

Las fiestas con humo

“Para estas últimas fiestas de fin de año –dijo Parajón-, como siempre, el humo invadió nuestras casas. Recibíamos visitas, imaginando quizá que iban a pasar un día lindo de campo, pero pronto surgió el problema del humo, el olor a mugre que lo invadió todo, como también las bolsas de nylon que volaban sobre los campos”.
A la pregunta quién prende fuego en el Relleno Sanitario, Centoz opinó: “antes había un cerco perimetral en ese lugar, pero se lo robaron hace mucho tiempo, entonces puede entrar cualquiera. Cuando se hizo esa reunión entre vecinos y autoridades, estas dijeron que iban a volver a poner el tejido olímpico pero hasta ahora no se puso, uno ve todos los campos vecinos con las bolsitas que vuelan desde el basural, es tremendo”.
“Según dicen desde la misma empresa, viene gente de afuera y prende fuego. Pero yo no sé si es gente de afuera o ellos mismos que lo prenden. Sí se que es difícil de apagar, a veces los bomberos van le echan agua y no se apaga, porque el fuego está adentro y por ahí con el autobomba no pueden llegar”, acotó.
“En realidad – dijo Centoz- esto es un basural a cielo abierto con un galpón donde se procesa alguna determinada basura, no toda. Lo hace la gente que antes iba a buscar cosas, y que la empresa tomó como empleados”.
“Otro hecho que llama la atención –apuntó Parajón- es que las luces de predio están siempre encendidas, las 24 horas, no importa si es de día o de noche, siempre están prendidas, eso quiere decir que no les importa ahorrar energía. Y por otro lado, este basural es tierra de nadie, entran por donde el alambrado está roto y hacen lo que quieren. Yo no sé por qué el Municipio no toma el control de este predio, porque por lo que sé, esta empresa ni siquiera ha puesto las capas aislantes debajo de la basura, para que los líquidos contaminantes no lleguen a las napas de agua y todo sigue como antes, es un verdadero basural a cielo abierto”.

COMENTARIOS