CUESTIONAN LA DISTRIBUCIÓN DE PARTIDAS MUNICIPALES PARA 2014

Según la oposición, el presupuesto prevé escasos recursos para obras y ayuda social

A su criterio, existe un “elevadísimo” monto destinado a gastos corrientes (entre ellos, viáticos y movilidad) y una muy baja inversión en un área considerada clave para combatir la delincuencia. Una polémica que recién empieza.

Es una polémica que recién empieza, porque muchos de los concejales de la oposición todavía están en la fase preliminar de su análisis del proyecto de presupuesto municipal presentado, a fines de la semana pasada, por el gobierno local.
Se presume que en la medida en que avancen en el estudio de ese documento, los ediles pondrán sobre la mesa una batería de argumentos favorables o detractores de la distribución de partidas diseñada para el año 2014.
De todos modos, algunos ya hicieron una primera vista general del expediente y entre sus anotaciones figuran muchas más críticas que aprobaciones.
Virginia González, del Frente para la Victoria, consideró que se trata de un presupuesto que “tiene un elevadísimo monto destinado a gastos corrientes y una muy baja inversión en la obra pública”.
También cuestionó las cifras que serán afectadas a la ayuda social, un área calificada por todos –los oficialistas y los que no lo son- como una de las puertas para salir del infierno de la delincuencia.

Prioridades equivocadas

Entrevistada por Democracia, González expresó sus sensaciones tras realizar una primera lectura integral del frondoso tomo donde constan el cálculo de recursos y el presupuesto de gastos previstos para el ejercicio económico que arranca el próximo 1º de enero.
“Si bien este año hubo un aumento proporcional para ese tipo de trabajos, nosotros entendemos que el dinero que se tiene previsto aplicar a las obras esenciales es poco, porque hay muchos vecinos que todavía no acceden a cloacas, agua corriente, gas natural”, señaló González, quien incluyó en esa preocupación a los pueblos del distrito, puesto que “sólo recibirán un dos por ciento en todo el año”.
Marcó que, como contrapartida, el cuarenta por ciento del gasto se lo llevan los sueldos municipales y el 78 por ciento los gastos corrientes (donde están incluidos los salarios, además de los viáticos y la movilidad de funcionarios y empleados de alto rango).
“Hay otro detalle que todavía no hemos tenido la oportunidad con los funcionarios del área de Economía y es que en el apartado vinculado a las obras públicas se destinan cuatro millones y medio de pesos para la construcción de la terminal. No sabemos a qué se refieren con ese ítem. Ha habido tanto silencio y tanta sombra con esa temática que habría que ver cuál es la resolución para gastar ese dinero. Vamos a hacer una consulta para que el Ejecutivo nos clarifique ese punto”, adelantó.

Pocos recursos para la ayuda social

Otro de los puntos contemplados con énfasis por la concejal kirchnerista fue la adjudicación de partidas realizada por el gobierno local a las políticas sociales. Según su enfoque, el Municipio “no le da prioridad al empleo, a la producción ni a la construcción”.
“El secretario de Acción Social (Rubén Rasso) se refiere a la falta de programas y acciones para acompañar a la población que carece de trabajo o le cuesta insertarse firmemente en el mercado laboral, lo mismo que la subsecretaria de esa área, Paola Rizzo, y por momentos parecen estar desvinculados de la realidad cotidiana, porque si hay algo por lo que se preocupa el gobierno nacional y lo refleja en el gasto es en la promoción social”, objetó González.
Sobre ese mismo tema advirtió que si bien “todavía tenemos tiempo para seguir analizando, ya hay muchas críticas respecto a la falta de orientación hacia lo social”.
“O sea, si bien las partidas que se depositarán en esa estructura aumentaron en comparación con el año pasado, la mayor parte de ellas es para cubrir erogaciones de conducción y administración”, y no a tareas concretas en los barrios, puntualizó.
La falta de financiación a proyectos y trabajos tendientes a erradicar la droga y generar puestos de trabajo sólidos y sustentables es el reproche común que parte desde los bloques no oficialistas, que dicen ver en esa flaqueza cierta despreocupación en reducir usinas de inseguridad.
“La otra cara de la moneda la vemos en lo que se pretende asignarle a la Secretaría General, cuyos recursos se van a incrementar un ochenta por ciento, lo cual habla a las claras de la distribución que se realiza en las diferentes dependencias”, remató Virginia González.

COMENTARIOS