Postales del abismo

No es México. Ni Colombia. No es, con todo, una barriada caliente del conurbano bonaerense. El padre maniobra con una camioneta destartalada. El hijo va parado en la caja y apunta con una escopeta. Dispara. El blanco es una casa en inmediaciones de Juan B. Justo y Ricardo Rojas.
Es domingo 27 de octubre. Día de votación.
Como consecuencia de la salvaje balacera, un joven de 29 años es herido en una pierna y la ambulancia lo traslada de urgencia al hospital.
Otro joven, con un revólver, busca hacer justicia por mano propia. Tras 20 largos minutos de negociación, la Policía logra aprehenderlo y quitarle el arma.
Este es sólo un caso de violencia en las calles juninenses de muchos otros, algunos que ni siquiera se publican en los medios.
En efecto, el domingo último, ladrones ingresaron a una casa a robar y, al ser descubiertos por su morador, le dispararon varios tiros. Fue de madrugada, en una casa situada en Laprida al 1500, en el barrio San Antonio.
Aparentemente, cuando el dueño de la casa salió al patio y vio a unas personas que, según él, eran vecinos e intentaban robarle, hubo un feroz tiroteo, en el cual, por fortuna, no hubo heridos.
Un joven de 18 años fue demorado. Recuperó su libertad (ver nota aparte) a las pocas horas.

COMENTARIOS