None
LA CRISIS EN LA SALUD

Advierten sobre las pésimas condiciones edilicias del Hospital y exigen reformas

Inspectores del ministerio de Trabajo constataron serias falencias y recomendaron la realización de obras. Desde Cicop afirman que el estado del nosocomio es “deplorable” y piden que el director, Claudio Ricasoli, tome medidas al respecto.

El Hospital Interzonal General de Agudos “Dr. Abraham Félix Piñeyro” de Junín es, sin dudas, el centro de salud más importante de la Región. Con más de 800 empleados, atiende a miles de pacientes que cada día llegan desde distintas ciudades para ponerse en manos de destacados profesionales de las diferentes áreas de la medicina.
Sin embargo, las condiciones edilicias parecen no corresponderse con su magnitud y relevancia. Al contrario, tanto desde la Cicop como desde ATE aseguran que su estado es “deplorable” y que –entre otras falencias- existe una “grave falta de conservación y mantenimiento”.
Estas apreciaciones fueron corroboradas por los inspectores del ministerio de Trabajo bonaerense, quienes en un informe instaron a las autoridades del nosocomio a realizar las obras pertinentes para revertir la situación.
Durante la mañana de ayer, el director del Hospital, Claudio Ricasoli; el secretario general de ATE, Julio Miguenz; y el referente de Cicop, Adrián Pérez, mantuvieron una audiencia en el mencionado ministerio, en la que discutieron los puntos más destacados del informe.
Según indicaron desde Cicop, los sectores más afectados por el deterioro edilicio son Salud Mental, Administración, Archivo, Lavadero y Farmacia, aunque no descartaron que existan falencias en otras dependencias.

Recomendaciones

En el informe técnico, los inspectores del Ministerio señalaron que, por la antigüedad del edificio y la falta de mantenimiento, el Hospital sufre un “progresivo deterioro general”.
Ante esto, recomendaron: construir baños y vestuarios exclusivos para el personal y diferenciados por sexo; reparar muros, revoques, pisos, revestimientos, techos, cielorrasos y aberturas de los sectores afectados; crear espacios exclusivos para el descanso del personal, independientes de los lugares de trabajo; adquirir sistemas de climatización y ventilación que permitan la renovación del aire; dotar a las ambulancias de los dispositivos de seguridad faltantes, tales como luces, señales acústicas o revisión mecánica; verificar los matafuegos; implementar un sistema de detección de incendios en el archivo; reparar los pluviales y desagües; mejorar la iluminación de todos los sectores de trabajo; colocar carteles que indiquen las zonas de riesgo o restringidas; desinfectar, ordenar y realizar limpieza general.
“Esto demuestra que nosotros teníamos razón con nuestros reclamos”, dijo Miguenz, en diálogo con Democracia. “El estado del Hospital es desastroso”, agregó.
En tanto, Pérez señaló: “Ricasoli no puede hacerse el distraído, porque hace siete años que es el director y no consiguió cambiar nada”.

El archivo

El archivo del hospital, donde se guardan las historias clínicas de todos los pacientes que pasan por ahí, está ubicado en el subsuelo del edificio central del HIGA: una torre de cuatro pisos, con sectores que albergan, en total, 140 camas.
Las condiciones en las que se encuentra ese archivo constituyen un grave peligro para todo el nosocomio, ya que a la gran cantidad de papeles, se le suma el hecho de que no existen ventanas ni ningún otro tipo de ventilación, mientras que hay estufas y ventiladores eléctricos.
“Si esto se prende fuego, no sale nadie de la torre”, advirtió Pérez, para luego agregar: “Ese archivo está sobre cuatro pisos, en un edificio sin salida de emergencia. Es decir, que acá hay por lo menos 200 personas en riesgo todos los días, esto es un Cromañón en potencia”.
Por su parte, el secretario general de ATE contó que, durante la inspección, “se encontró que dentro del archivo, donde hay combustión por la cantidad de papeles y demás, hay dos matafuegos vencidos: uno en 2010 y otro en 2011”.

“Estamos muy bien financieramente”

En una nota publicada el 31 de agosto por este diario, Ricasoli aseguró que la situación financiera del Hospital es “muy buena” y negó que existan faltantes de insumos, una problemática que durante varios meses afectó la normal atención de los pacientes.
Según el médico, las críticas realizadas en ese entonces desde los gremios tenían una “clara intencionalidad política” y no se correspondían con lo que en realidad sucedía en el centro de salud.
“A los que dicen que faltan insumos yo los invito a ir y a recorrer la farmacia del Hospital sin ningún problema. No tengo mejor ejemplo que eso”, dijo.
Hoy, la situación parece estar normalizada, aunque desde ATE no descartan que los faltantes vuelvan a sufrirse en los próximos meses.

COMENTARIOS