None
EXITOSO PROCEDIMIENTO MEDICO

En Clínica La Pequeña Familia se hizo el segundo transplante renal

La donante fue la esposa del enfermo, quien sufría de insuficiencia renal crónica terminal.

El 27 de noviembre último se efectuó en Clínica La Pequeña Familia un nuevo transplante renal. En este caso se trató de un caso con donante vivo no relacionado, ya que la dadora del órgano fue la esposa del paciente portador de insuficiencia renal crónica terminal.
El equipo de Transplante Renal de La Pequeña Familia, integrado por los doctores José Luis Montagna, Ricardo García Toro, Daniel D’Errico, Carlos Pérez, César Pastorino, Claudia García Rubio, Javier Pepa, Daniel Hesse, Javier Quiñones, Lily Zito y Mercedes Manifiesto, y las licenciadas Julia Obes y Andrea Bottas, y jefa de quirófano Viviana Silvestre, estuvo a cargo del mismo.
Asimismo, se contó con la supervisión del equipo de Transplante Renal del Hospital Italiano de Buenos Aires, centro con el cual la clínica tiene históricos y sólidos lazos médicos.
En este caso la representación del Hospital Italiano estuvo integrada por el doctor Luis Diodato, por Cirugía Cardiovascular, el doctor Pablo Martínez, por Urología, y la doctora Nora Imperiali, jefa de Transplante Renal del referido nosocomio.
Los protagonistas de esta historia son los integrantes de un matrimonio oriundo de Vedia, ella de 45 años, y el de 46. Tomada la decisión en forma rápida y espontánea, luego de algunos meses de diálisis peritoneal domiciliaria (un procedimiento que permite suplantar la función renal sin necesidad de ser conectado a una máquina de hemodiálisis), se hizo el transplante de riñón.
En conferencia de prensa convocada por el equipo médico, el doctor Martínez expresó que este tipo de cirugías eran novedosas en la región y apuntó que el asesoramiento brindado desde el Italiano era principalmente técnico, ya que la clínica local estaba “enteramente capacitada para hacer ese tipo de procedimiento”. Por su parte la doctora Imperiali dijo que el transplante con donante vivo tiene una recuperación inmediata de la función del injerto y se obtienen muy buenos resultados, como así también con donante cadavérico “pero -acotó- en Argentina se efectúa el transplante con donante vivo porque hay escasa donación con donante cadavérico”. El doctor Diodato, sobre la operación realizada, dijo que se trabajó en dos etapas, una con quien dona el riñón, y la segunda, con quien recibe este órgano, ambas en forma casi simultánea. Según lo manifestado por este médico, el procedimiento dura aproximadamente 3 horas a 3 horas y media, dependiendo de la complejidad del paciente.
El doctor Montagna, al ser consultado dijo que hace mucho tiempo que desde La Pequeña Familia están trabajando en equipo para cumplir el sueño de realizar transplante renal, en este caso, es la segunda oportunidad que se concreta.
“Es mucho trabajo, mucho trabajo previo. Hay dos puntos que quisiera remarcar: en primer lugar un profundo agradecimiento a la gente del Hospital Italiano que nos brinda su apoyo incondicional desde los puntos de vista técnico y humano, ya que es un centro de gran experiencia en transplante renal que se brinda hacia otro centro, el nuestro, que está inicián-dose en este tema”, dijo. “Lo ideal en transplan-te renal -afirmó- es hacerlo con donante vivo, ya que se toma un riñón que está funcionando y en el mismo momento lo implantamos en otro órgano.
El riñón prácticamente no para de funcionar, el tiempo de isquemia (sin irrigación sanguínea) es muy cortito. Es lo mejor, porque tiene menos posibilidades de rechazo, pero a veces no se puede”. En cuanto a las características del donante vivo, dijo que lo mejor era que fuera familiar, porque había menos posibilidades de rechazo. No obstante, señaló que en el caso presentado en La Pequeña Familia, el donante y el receptor no eran familiares sanguíneos sino marido y esposa, pero con una gran compatibilidad.
El doctor Norberto Petraglia, director de La Pequeña Familia, agradeció en primer término la colaboración recibida por los profesionales del Hospital Italiano, “que siempre están dispuestos a ayudarnos en todos los rubros”, dijo.
“La clínica tiene lazos históricos y sólidos desde el punto de vista médico con el hospital y siempre nos ha servido de guía en los caminos a seguir. Quizá sin ellos todo hubiera sido mucho más difícil y quizá hasta imposible. Por supuesto que para la clínica es un gran logro y uno siempre está pensando cosas nuevas para hacer, para que la medicina de la región se enriquezca y la gente de la zona pueda encontrar la solución a la mayoría de sus problemas, sin necesidad de recurrir a la Capital Federal”, manifestó.

COMENTARIOS