None
TEMORES A LA HORA DE ENTRAR AL QUIROFANO

El infundado dolor que rodea a las cirugías plásticas

Las juninenses se hacen «lolas», lipoaspiraciones y arreglos de nariz y párpados. La novedad: el láser para rejuvenecer la piel.

El doctor Juan Carlos Vila y su hijo Nicolás Martín, cirujanos plásticos que trabajan en Junín, explicaron las novedades que hay en las intervenciones estéticas, por las cuales consultan las mujeres y hombres, que quieren estar más lindos. Uno de los temores más frecuentes, a la hora de tomar la decisión de hacer la consulta, es el dolor postoperatorio, lo cual genera una ansiedad que el médico debe muchas veces calmar.
“Hay mitos o formas de trabajar que dicen que los postoperatorios son dolorosos pero te digo que una operación de párpados no tiene ningún dolor, ni tampoco la de oreja, solo se le suministra un analgésico. Cuando hacés una rinoplastía (operación de nariz), que todo el mundo considera que es cruenta, que duele, no hay dolor tampoco, solo alguna dificultad para respirar en los primeros días, ya que la nariz queda obstruida, congestionada, con coagulitos de sangre, pero no hay dolor”, afirmó el doctor Juan C. Vila.
“Tampoco duele el lifting, es molesto porque tiene un postoperatorio prolongado por el gran edema y los hematomas superficiales que se producen como en toda cirugía importante. Cuando hacés una reducción de mama, hay molestias pero no hay dolor, lo mismo en la lipoaspiración, puede que sí cuando se hacen los flancos, los famosos ‘flotadores’, en las primeras 48 a 72 horas”, apuntó.
“Pero mis pacientes no tienen dolor – asegura-. Todos llegan hablándome del dolor y yo siempre les repito lo mismo, que no hay dolor, les explico por qué, lo entienden y cuando está el postoperatorio me dan la razón”.
Para el doctor Vila (padre) si al paciente el médico transmite la tranquilidad porque lo que dice es verdad y que lo que va a suceder es así, el paciente llega con otra actitud psicológica y sintiéndose muy apoyado, muy protegido por el cirujano. “Creo que esa también es la base del postoperatorio, la confianza del paciente hacia el médico”, dijo, para luego acotar que el trato debe ser personalizado, luego de la intervención, ya que hay pacientes más frágiles al dolor que otros.

La que duele

“Hay una cirugía que sí duele, que es cuando uno coloca una prótesis mamaria para aumentar el tamaño de las mamas, detrás del músculo pectoral. Duele por unos días, hasta que se adapte el músculo y se cierren las cicatrices. Es un dolor totalmente tolerable ya que se proporciona al paciente una analgesia”, explicó el doctor Juan Vila.

Todo acá

“Yo hago toda la cirugía acá, también la reconstructiva, lo único que uno puede derivar a los grandes centros de Buenos Aires son los grandes quemados, porque no contamos con medios, y los grandes traumatismos cráneo-encefálicos ya que aquí carecemos de un equipo adecuado, pero todo lo que es la cirugía plástica tanto estética como reconstructiva siempre se hizo aquí. Yo no derivo, salvo que sea muy específica como puede ser una reconstrucción total de oreja, porque hay gente que se dedica a hacer eso que es amiga mía y tienen casos siempre”, dijo el doctor Vila.
Hizo referencia a la experiencia que tuvo luego de 28 años en el hospital local, “fui el único que operó tumores cancerígenos de nariz, lo cual me dio una experiencia muy grande. Eso me permite hacer docencia sobre eso, doy clase de postgrado en reconstrucción de nariz y estética por desviación de la nariz también”, acotó.
El doctor Vila, dijo que en Junín la cirugía que más requería la mujer era la de las “lolas”, la lipoaspiración, la de nariz, los párpados y el lifting, aunque este último menos porque con el láser se lograba actualmente un gran mejoramiento de la cara.

El láser

Respecto al uso del láser, el doctor Vila manifestó que ello suplantaba muchas veces a la cirugía.
“Cuando hay determinadas arrugas en la cara, con este tipo de láser que tenemos (hay tres en el país) que trabajan con tres elementos: radiofrecuencia, luz pulsada y láser de diodo, se logra un tensado de la piel de la cara, una mejor calidad. La piel se pone más brillosa, tensa, más juvenil, el láser permite ir borrando cicatrices. Las famosas caídas de los costados del mentón o en el cuello, se levantan, tensan la piel aunque no es lo mismo una persona de 45 a 55 años, que luego de esa edad, pero también se logran grandes resultados”, dijo.
Por su parte Nicolás Vila manifestó que el método donde se usa el láser se llama fotorejuvenecimiento. “Se hace con el paciente despierto ya que no es cirugía. Mejora mucho la textura de la piel, la tonicidad, borra arrugas. La luz pulsada junto con la radiofrecuencia y el láser de diodo regeneran mucho colágeno y reaco-modan las fibras de elastina de la piel, eso hace que se tense la piel, se eliminen algunas arrugas y mejora todo el aspecto. Además con uno de los cabezales se puede tratar manchas de la piel, que se dan generalmente por exposición solar, la rosácea, etc.”, explicó
“Hay muchas consultas por manchas de piel, ya que durante mucho tiempo la mujer se expuso al sol sin protección, sobre todo las mujeres que hoy tienen más de 50 años y hoy tienen gran cantidad de manchas en la cara, el escote, en los brazos y manos. Todas esas manchas se tratan. Pero no solo en mujeres de esa edad sino hay chicas de 24 o 25 años que consultan porque tienen manchas en la cara”, aclaró.

COMENTARIOS