None
CON LA PRESENCIA DE SU PRESIDENTE, FEDERICO BRAUN

El supermercado «La Anónima» inauguró la sucursal en Rivadavia y Pellegrini

El empresario destacó su satisfacción por la concreción y aseguró que «vamos a superar las expectativas en cuanto a calidad, surtido, servicio y el mejor precio posible» destinado al consumidor. Más Fotos en la galería

Ayer quedó oficialmente inaugurada la sucursal de La Anónima en el centro de Junín, más concretamente en la tradicional esquina de Rivadavia y Pellegrini.
En la oportunidad asistió su presidente ingeniero Federico Braun. Por la mañana se efectuó una recepción para autoridades, directivos, y personal, invitados especiales y prensa. En primer término se proyectó un video institucional, posteriormente hizo uso de la palabra el ingeniero Federico Braun, lo siguió el gerente de la Liga Agrícola Ganadera, contador Horacio Noya y luego el intendente Mario Andrés Meoni. Por último se realizó el corte de cintas. Al mediodía se efectuó la apertura al público de la sucursal, cuyo horario es de 8 a 21.30, de lunes a sábados y los domingos de 8 a 14.

Los pasos que se dieron hasta lograr el objetivo

El presidente de la empresa, ingeniero Federico Braun manifestó que “es un motivo de alegría inaugurar la sucursal. Esta es la número 110 y si bien son varias las que me ha tocado inaugurar, esta tiene un sentido muy especial”. Recordó que “hace muchos años, la primera vez que visité Junín lo hice para verlo al señor Mastromauro que fue un pionero del supermercadismo en la Argentina y ya desde esa época la intención era hacer pie en Junín, ciudad tan importante de la provincia de Buenos Aires”.
Eso se logró en 1998 cuando se abrió la sucursal ubicada en la ruta 7 pero “siempre tuvimos las ganas de estar más cerca de la gente”, destacó. En pos de ese objetivo mencionó que en marzo de 2001 comenzaron las primeras conversaciones con los señores Guruceaga y Noya (presidente y gerente de la Liga Agrícola Ganadera Coop. Ltda. respectivamente). En junio de 2001 se tenía firmada la carta de intención y estaba todo convenido pero debido a la crisis de fines de ese año que sacudió a la Argentina, se vio demorada la concreción.
“Tuvimos la suerte de recuperarnos –añadió- y en junio de 2004 reiniciamos las conversaciones y en muy poco tiempo nos pusimos de acuerdo, teniendo en cuenta que se trataba de una operación muy compleja. Había que dar respuestas a muchos problemas, pero nos pusimos de acuerdo”.
Siguió comentando que “allí comenzaron otros problemas que generaron su demora hasta el día de hoy” aunque Braun puso de relieve que “no hay mal que por bien no venga porque en todo ese proceso, como nos gusta hacer las cosas, saltamos todas las vallas tanto a nivel provincial como municipal y con la satisfacción del deber cumplido, de haber hecho las cosas bien, pudiendo ofrecer algo a la comunidad tanto desde el punto de vista edilicio, un tema no menor, como para el consumidor, y creo que vamos a satisfacerlos superando las expectativas en calidad, surtido, servicio y al mejor precio posible”.
Destacó que La Anónima está próxima a cumplir cien años –en 2008- y agradeció a las autoridades locales, a los amigos de la empresa, proveedores, directivos y personal.

Conceptos de Noya

Por su parte, el gerente de la Liga Agrícola Ganadera contador Horacio Noya sostuvo que “en el año 2001 la entidad tenía la necesidad de vender el inmueble. Nos contactamos con La Anónima. Fue una grata sorpresa conocer a su presidente, el ingeniero Braun y conocimos una persona que resolvía los problemas con un amplio criterio de razonabilidad y sentido común, superando todas las dificultades que se fueron presentando”.
Consideró que “esa visión de ver un poco más allá del día a día, es una característica de los empresarios exitosos, hace que hoy estemos disfrutando este grato momento”.
Agradeció “al doctor Alzari porque esta situación fue muy compleja desde el punto de vista legal y desarrolló un gran trabajo profesional para poder solucionar los complejos problemas”.
El reconocimiento fue también para el intendente Mario Meoni por el apoyo brindado ante las dificultades presentadas. “Siempre cumplió lo que dijo y cuando aparecieron algunos inconvenientes como a fines del año pasado, creo que tuvo una respuesta contundente, clara y rápida para cumplir con la palabra empeñada”, destacó el gerente de la Liga Agrícola Ganadera Cooperativa Limitada.

Meoni: «Esto es la muestra de lo que deseamos para Junín»

El último orador fue el intendente Mario Andrés Meoni quien destacó que “es una gran alegría que se pueda producir la inauguración de esta sucursal que tiene para nosotros un gran significado porque creemos que será muy importante para el futuro de Junín”.
Mencionó que “generar la apertura de este local produjo inconvenientes muy fuertes en esta ciudad. Hubo que tomar una decisión difícil para lograr su apertura. Para nosotros esto significa la muestra de lo que deseamos para esta ciudad”.
“Queremos de verdad que se radiquen industrias y comercios. No lo decimos solamente en los discursos porque hay que plasmarlo en los hechos. Cuando hubo que hacerlo muchos de los que hablan que se deben radicar industrias y empresas, no estuvieron a la altura de las circunstancias, no acompañaron de la manera que debían hacerlo pero además no significaba solamente la apertura de un local comercial sino demostrar que los juninenses queremos de verdad abrir las puertas, no ser una isla y permitir que muchas empresas vengan a nuestra ciudad con el fin de generar mejores condiciones de vida para nuestros vecinos, que en definitiva solamente se trata de generar mayor mano de obra, mayores posibilidades de empleo, sino también darle a los juninenses la posibilidad de tener opciones de compra y poder elegir de la mejor manera cómo defender su dinero y su ingreso”.
El jefe comunal puso de relieve que esto “también significaba darle una mano muy importante a una institución centenaria como es la Liga Agrícola de nuestra ciudad.
Una empresa que ayudó a muchos juninenses y productores agropecuarios a desarrollarse, convirtiéndose en una empresa pionera. Lamentablemente, muchos juninenses no entendieron que había que darle una mano también a una institución centenaria que además de que tenía una historia importante, tiene un futuro importante, porque a partir de la concreción de este negocio con La Anónima y de sanear su situación económica, pudo ir generando otros emprendimientos productivos que hoy están beneficiando a otros juninenses”.
“En definitiva, este es el símbolo de lo que deseamos para Junín. Una ciudad importante con radicación de industrias, empresas. Creemos que en un mundo globalizado no podemos ser una aldea cerrada y alambrada, sino ser una ciudad abierta. Muchos hablan de apertura pero eso es solamente en los discursos, los hechos se demuestran haciendo cosas concretas y nosotros creemos que esta es una demostración concreta de la ciudad que deseamos para el futuro”, indicó.
Meoni expresó que “deseamos una ciudad con muchas industrias, empresas y comercios para brindarle mejor calidad de vida a nuestros vecinos juninenses”.

COMENTARIOS