TRIBUNA DEL LECTOR

Recuerdo a nuestros antepasados

Las poblaciones europeas dejaron después de las cruentas guerras en suelo natal grandes masas migratorias, que partieron desde los puertos más importantes del viejo continente hacia nuevas fronteras de paz.
América fue, sin duda, la tierra elegida por entonces y también podemos afirmar que España e Italia fueron los países que mayor cantidad de inmigrantes aportaron a nuestro territorio.
Hubo, por consiguiente, un proceso de reacomodamiento de los nuevos sectores ingresados a los ya existentes, nacido fuertemente en la primera mitad del siglo pasado.
Este proceso consolidó una nueva y genuina expresión cultural que modificó la arquitectura, el lenguaje y la economía de estas regiones, arraigándose nuevas modalidades de vida.
Estos nuevos ritmos y culturas acrecentaron los ya existentes, produciéndose una fusión interesante que daría nuevos perfiles étnicos y de pensamiento.
No todo fue fácil, porque los procesos evolutivos y de acomodamiento social suelen traer inconvenientes, pero sin temor a equivocarnos, podemos decir que la inmigración trajo, junto a la cultura del trabajo y al desarrollo artístico, un cambio en las costumbres sociopolíticas e introdujo una disminución distinta de la convivencia.
Hoy, América ya no recibe inmigrantes porque, después de un siglo, las condiciones han cambiado y los contingentes migratorios del hombre no son como los de los pájaros que vuelan una y otra vez al mismo sitio. Evidentemente han tomado otras direcciones, pero siempre es bueno saber que aquí echaron raíces profundas aquellas propuestas que trajeron hace tanto tiempo y que los retoños de esas raíces ya somos definitivamente América. De las raíces que llegaron de aquellas tierras lejanas a esta tierra Argentina brotaron buenos frutos, que a su vez dieron buenos frutos, nuestra generación.
Un cariñoso recuerdo a nuestros antepasados que nos miran desde lo alto del cielo. Un apretón de manos a todos los inmigrantes.


COMENTARIOS