None
GRAVE PROBLEMÁTICA SOCIAL

Aumentan los casos de violencia en las escuelas y falta personal en los gabinetes

Afirman que las agresiones entre chicos y hacia los docentes son cada vez más comunes y que en Junín están “vacantes” más de 60 cargos. En algunas ocasiones, los equipos multidisciplinarios son “compartidos” por varios establecimientos.

El aumento de los casos de violencia dentro de los establecimientos educativos genera preocupación entre los docentes, que no sólo son testigos de las agresiones entre chicos, sino que también suelen ser las propias víctimas.
De hecho, las ocasiones en que los alumnos o sus padres atacan física o verbalmente a los maestros son cada vez más comunes.
Para tratar estos (y otros) casos, gran parte de las escuelas de Junín cuentan con equipos multidisciplinarios compuestos por trabajadores sociales, orientadores educacionales y psicopedagogos, que trabajan con los chicos que presentan problemas de conducta o de aprendizaje, pero también con su entorno familiar, sus compañeros y sus maestros.
Sin embargo, según cuentan desde dos gremios locales, estos gabinetes no siempre están completos y muchas veces deben ser “compartidos” por varias instituciones, hecho que, en la práctica, les resta efectividad.
En rigor, los cargos que deben cubrirse en estas áreas son en total 62, según detallan desde Udocba.
“La problemática principal es la violencia y ahí es donde está el foco de los gabinetes”, afirmó Natalia Alderisi, titular de ese gremio, y agregó: “En algunos casos faltan gabinetes completos y en otros faltan algunos de sus integrantes. Entonces algunas veces hay un gabinete para tres escuelas, pero con la problemática que hay, eso no alcanza”.
Por su parte, la secretaria general de Udeb Junín, María Inés Sequeira, indicó: “Los equipos de orientación están completos en algunas escuelas y en otras no. En escuelas grandes -en cuanto a cantidad de alumnos- a veces haría falta un equipo para cada turno, para poder trabajar mejor, pero en ningún caso hay más de uno”.

El trabajo

Respecto de las tareas de los profesionales, las gremialistas indicaron que intervienen en casos de ausentismo, de violencia escolar o familiar y de problemas de aprendizaje o de socialización, entre otros.
“En cuanto a la violencia, hay de todo: violencia entre los chicos, violencia que los chicos traen desde sus casas, violencia verbal… Hubo varios casos de docentes agredidos por los padres o por los alumnos”, afirmó Sequeira y explicó que, en determinadas circunstancias y dependiendo de la gravedad del caso, se le da intervención al Servicio Local.
“Lo que hace la escuela es poner al tanto a los padres, sugerirles qué hacer con los chicos, derivarlos al Servicio Local. Pero en la escuela no se hacen tratamientos profesionales”, detalló.
En tanto, Alderisi agregó: “Primero se habla con la directora; se le explica al alumno que no tiene que volver a pegar o a romper cosas; y después se llama a los padres para ponerlos al tanto de la situación. El problema es que muchas veces las familias no se presentan”.
“Cuando los chicos faltan, por ejemplo, los asistentes sociales los van a visitar, a ver la situación, pero no todas las familias los reciben bien”.

Funciones

Los Equipos de Orientación Escolar se ocupan de la atención, orientación y acompañamiento de niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos, con el propósito de contribuir a la inclusión educativa y social a través del aprendizaje.
Son lo que antes se conocía como gabinetes, donde se atendían los problemas de aprendizaje y de conducta de los estudiantes.
“El gabinete es una denominación de la cual queremos salir, ya que alude a un concepto de paradigma médico. En cambio el Equipo habla de un paradigma de promoción y protección de derechos de niños y adolescentes”, explica la Directora de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social, Claudia Bello, de quien dependen los 10.280 miembros de los Equipos de Orientación Escolar en el sistema educativo de la Provincia.
En líneas generales, los Equipos anclan sus proyectos en tres situaciones escolares: las problemáticas que afectan el aprendizaje y que generan sobreedad escolar; la prevención y la intervención en situaciones de violencia; y la inclusión de los alumnos, básicamente en el nivel secundario.

Causas

Para la titular de Udeb, los hechos de violencia en la escuela están relacionados con el trato que se les da a los chicos en sus propias casas y la falta de contención que reciben por parte de sus familias.
“Antes, uno de los dos padres estaba en la casa; ahora, en cambio, en la mayoría de los casos salen los dos a trabajar, entonces les prestan menos atención y tienen menos tiempo para estar con ellos”, dijo y agregó: “Por eso son temas que no sólo deben tratarse en las escuelas, sino también en las casas, en los clubes y en todas las instituciones a las que concurren los chicos”.

Violencia y Bullying

Tras presenciar una conferencia del especialista Fernando Osorio, Alderisi distinguió la violencia “tradicional” de los casos de “bullying” y afirmó que para que un hecho se incluya en este último grupo debe haber un instigador y testigos presenciales de esa acción.
“Eso se da mucho en el nivel secundario, cuando un chico insulta o le pega al otro y sus compañeros lo filman”, dijo.
“Pero lo que ha aumentado en realidad son los casos de violencia tradicional, cuando un chico le pega a otro o cuando un alumno actúa de manera violenta con el docente”, agregó.

COMENTARIOS