Llovieron menos de veinte milímetros en cincuenta días

El fenómeno de la sequía se instaló con fuerza en la ciudad en los últimos dos meses. Datos numéricos avalan esa aseveración: la última lluvia medianamente “importante” que se registró en Junín se dio el 11 de julio, cuando cayeron 17,7 milímetros. Después de ese día, sólo hubo un atisbo de tormenta el 20 de agosto que terminó con una leve precipitación que no llegó a los dos milímetros.
Luis Lanare, canal de consulta permanente en lo concerniente a cuestiones climáticas, dijo que no es extraño que en este tramo del calendario llueva tan poco. “Estamos dentro de los meses menos llovedores. La situación empieza a cambiar siempre entre los primeros quince o veinte días de septiembre, ya es una característica de esta zona”, dijo el titular de la estación meteorológica con asiento en el Aeródromo Junín.
Lanare sostuvo que la escasez de precipitaciones es común en el período que va de junio a agosto, así como los tres primeros meses del año suelen ser los más proclives a climas adversos.

COMENTARIOS