None
NO LLUEVE HACE VARIAS SEMANAS EN JUNÍN Y LA ZONA

Gran preocupación por la falta de agua para el trigo en los campos del distrito

En los últimos cincuenta días cayeron menos de veinte milímetros y la sequía empieza a hacer estragos en los cultivos sembrados. Por otro lado, se espera una fuerte merma en la producción de maíz.

Las casi nulas precipitaciones y las altas temperaturas de las últimas semanas impactaron en el desarrollo del trigo, observándose un freno en el crecimiento y un incremento de lotes amarillentos.
Entre julio y agosto llovieron menos de veinte milímetros en nuestra ciudad, según registros de la estación meteorológica local (ver recuadro), lo que refleja a las claras el proceso de sequía que se viene abatiendo sobre la superficie que aporta una noción de las repercusiones generadas en los cultivos.
El ingeniero y ex titular del Inta en Junín, Juan José Cavo, dijo que en este distrito no se notan problemas por falta de agua, pero alertó que el sentimiento entre los hombres de campo es de “gran preocupación”, ya que de no haber lluvias próximamente las condiciones de crecimiento se van a deteriorar con el aumento de temperaturas.
En el trigo, salvo en situaciones muy particulares, todavía no se observa con estrés por deficiencia hídrica. “Se encuentra en pleno macollaje, aunque los últimos lotes sembrados están recién formando los primeros macollos. Se estima que las reservas van a ser suficientes para alcanzar el inicio del período crítico, y luego para que se sostengan, los rindes potenciales tendrá, que haber lluvias importantes”, le dijo Cavo a Democracia.
El profesional recalcó que por ahora se observa “mucha preocupación”, pero prefirió ser cauto y no emitir pronósticos referidos a pérdidas de rentabilidad. “No hay que olvidar que estamos hablando de un producto muy resistente, por lo que si llegara el agua en cuatro o cinco días podría haber cambios sensibles. Pero claro, si esto se extendiera, si continuaran las heladas intensas y las temperaturas bajo cero, ahí sí se complicaría mucho la situación”, afirmó.

Menos maíz

Con respecto al maíz, comenzó la cuenta regresiva para iniciar la siembra en las próximas dos semanas y desde el Inta Junín advierten que la intención de producir ha bajado: “La falta de lluvia y sobre todo los altos costos y los bajos precios a futuro siguen tirando abajo la intencionalidad de siembra. A principio de año se preveía que sería ‘el año del maíz’ y ahora, por el contrario, está planteado como un año en el que el maíz se sembrará sólo para cumplir con la rotación”, señaló el ex titular del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria a nivel local.
Entre los puntos que más pesan a la hora de decidir los planes de siembra se destacan el costo de producción de maíz -que es el doble que el de la soja- y la alta inmovilización de dinero: “En algunas localidades la baja de la superficie intencionada con maíz es del 30 por ciento respecto al año anterior”, remarcó Cavo.
El maíz, de contar con la humedad suficiente, se sembraría a partir del 15 de septiembre. Sin embargo, los productores están retrasando la toma de decisión de siembra porque los números no son tentadores y por eso es aún difícil establecer cuál puede ser el nivel de baja en la superficie maicera. Pero sí es notorio el crecimiento que se espera para soja: “La oleaginosa seguirá dominando el paisaje”, comentan los chacareros del distrito juninense.
Ante este escenario, la soja sigue afianzándose en su tendencia de sumar hectareaje: “Las intencionalidades de siembra muestran que el crecimiento podría estar entre un 10 y 20 por ciento, impulsada por la recuperación de precios de la última semana”, indicó Jorge Elustondo, otro especialista en materia agropecuaria.
La precampaña de maíz comercial 2013-2014 comenzó aproximadamente hace 60 días y en un principio se denotaba una buena intención de siembra inicial, apalancada por los buenos rindes obtenidos durante la última zafra (2012-2013).
Sin embargo, durante las últimas dos semanas, la pre-campaña sufrió una marcada irrupción debido a varios factores de consideración por parte de los productores.
El bajo precio del mercado a futuro de maíz fue uno de los elementos preponderantes en la toma de decisiones por parte de los productores a la hora de definir su planteo.
Por otro lado, el hecho de que aún no se hayan terminado de cerrar los contratos de alquiler y su forma de pago también incidió en la decisión de los productores de no incrementar área para la nueva siembra.

COMENTARIOS