None
SALUD

Dieta ecológica, una saludable tendencia que comienza a instalarse en la ciudad

La alimentación con productos orgánicos, sana y natural, está sumando cada vez más adeptos. De hecho, muchos juninenses están inclinándose por un cambio positivo en la alimentación y esta tendencia es indiscutiblemente beneficiosa. Está comprobado que la salud del hombre depende directamente de los alimentos que ingiere., por lo que una nutrición con productos orgánicos es indispensable para la promoción de la salud y la prevención de enfermedades.
Los alimentos orgánicos son aquellos que ayudan y cuidan tanto la salud de quienes los consumen como el equilibrio del ecosistema, ya que su producción o cultivo utiliza técnicas que mantienen la riqueza nutricional de los alimentos y de la tierra.
El problema es que no existe una regulación general que dictamine exactamente qué producto es orgánico y cuál no. En la mayoría de los países no hay leyes que regulen el uso de estos alimentos y esta ausencia no le da garantía al consumidor de que el alimento que se vende como orgánico, verdaderamente lo sea.
En este sentido, la nutricionista de nuestro medio Carolina Schiaffino recomienda: “Lo ideal es aprovechar los mercados orgánicos de la zona, en los que son los mismos productores los que venden sus alimentos. En Junín, cada vez se ven más mercados que venden huevos, frutas y verduras o pollos criados en el campo y que en general se cuidan de estar lejos de agroquímicos y pesticidas y no utilizan hormonas de crecimiento ni colorantes”.
La única desventaja que se puede mencionar es que el costo de estos productos es aproximadamente un 20% más elevado que los que se ingieren habitualmente.
Sin embargo, vale la pena consumirlos, aunque sea dos o tres veces por semana, ya que, como se dijo, son más beneficiosos para la salud.

Variedad

Hoy en día se produce todo tipo de alimentos y productos orgánicos: carnes rojas, huevos, miel, aceitunas, azúcar, yerba, té, café, legumbres, frutas, hortalizas, vinos, aceites y lácteos.
En las carnes, está comprobado que las orgánicas son más magras, porque tienen menos grasa intramuscular. Además, no sufren de contaminación biológica, como el mal de la vaca loca, la fiebre aftosa, y otras.
En cuanto a los endulzantes, Schiaffino recomienda optar por el azúcar orgánica o la miel, “para evitar el proceso químico del azúcar blanca”.
“También comenzaron a surgir edulcorantes no nutritivos como la estevia (se diferencia en los envases de edulcorantes color verde) o la sucralosa (que se identifica con los envases amarillos), que son más saludables que la sacarina sódica, cilclamato sódico o el aspartamo”, afirma.

¿Qué son los alimentos orgánicos?

El concepto de alimentos orgánicos nace como respuesta a las nuevas necesidades y requerimientos de parte de la sociedad moderna, que busca productos obtenidos desde la aplicación de métodos no contaminantes en la producción, sin aditivos químicos ni sustancias de origen sintético, pero además, una producción en sintonía con el cuidado del medio ambiente.
Según los especialistas, no sólo son el complemento ideal de una vida sana, sino que también favorecen la eliminación de sustancias tóxicas en la dieta, la eliminación de complementos hormonales y antibióticos en animales y producen un mayor nivel de antioxidantes.
"Cada vez es más común acudir al médico, ginecólogo, dermatólogo, pediatra o gastroenterólogo y escuchar la recomendación de cambiar los hábitos de comida y optar por alimentos más frescos, menos industrializados y procesados, de preferencia orgánicos.
Es que esta dieta fortalece los órganos, el sistema digestivo e inmunológico. Desaparecen los hongos que estén presentes en el cuerpo y a su vez lo purifica y ayuda a desechar las toxinas.
Tal como indican los especialistas, la dieta ecológica es ideal para quienes tienen problemas inmunológicos, padecen síndrome de fatiga crónica, presentan problemas digestivos, sufren alergias, problemas en la piel, jaquecas y alergias a ciertos olores.
Preventivos de enfermedades, los alimentos orgánicos son, además, poderosos nutrientes.

Pequeños cambios

Para Schiaffino, la dieta orgánica se puede llevar a cabo diariamente con “pequeños cambios”, tales como la disminución de alimentos industrializados como las galletitas, o los snaks “que pueden reemplazarse por galletas con semillas sin grasas trans (con Omega 9) o panes caseros.
“También es conveniente reemplazar las gaseosas o jugos en polvo por agua, disminuir el consumo de golosinas y realizar postres de leche o a base de frutas, ya sea gelatina con frutas, compotas, licuados o ensalada”, afirma.
“También se pueden realizar mermeladas caseras con moderado consumo de azúcar”, agrega.
Otras recomendaciones tienen que ver con consumir carnes magras y frescas, reservando las hamburguesas y los rebozados comerciales de pollo o pescado para ocasiones especiales, lo mismo que los fiambres y embutidos.
“Lo ideal es comprar frutas y verduras en mercados de la zona de pequeños productores”, finaliza.

COMENTARIOS