None
MATRIMONIO IGUALITARIO

Mario y Humberto, protagonistas de la primera boda “gay” en Fortín Tiburcio

Formalizaron su relación tras 32 años de vivir juntos. Anoche lo festejaron con 160 amigos en el salón de la Sociedad Italiana de esa localidad del partido de Junín.

El pasado miércoles 19 de junio se concretó el primer matrimonio igualitario de la localidad de Fortín Tiburcio: Humberto Sánchez (52) y Mario Figueroa (61) dieron el sí en el registro civil de Ascensión, luego de 32 años de vida en pareja.
Para celebrarlo, anoche realizaron una fiesta en el salón de la Sociedad Italiana tiburciense, para unos 160 invitados.

Toda una vida juntos…

Mario y Humberto son oriundos de Florencio Varela, pero llegaron a Junín hace 22 años, impulsados por el afán de concretar un proyecto laboral en el paraje Las Parvas.
“Mi pareja vino a poner un emprendimiento y yo decidí acompañarlo, estar con él”, cuenta Humberto. “Estuvimos un año en Las Parvas, hasta que cerró el frigorífico de Ascensión y nos quedamos con el emprendimiento a medias”, agrega.
Frustrado el proyecto, la pareja decidió apostar a la vida pueblerina y se quedó el Fortín realizando diferentes actividades para ganarse la vida.
“Yo tengo mi casa en Buenos Aires, pero ya no nos quisimos volver”, sostuvo el flamante novio.
En los últimos meses, y aprovechando los dotes culinarios de Mario, decidieron montar un restobar, “Los Aromos”, en el cual diariamente reciben a sus vecinos con los platos caseros más sabrosos.
“Por ahora no nos dan mucho los números, porque la comunidad es muy chica, pero lo estamos pintando y arreglando para tener un lindo lugar”, afirmó.

Pueblo “gay-friendly”

-¿Cómo fue presentarse como pareja hace más de 20 años y en un pueblo de 400 habitantes?
-Humberto: Tiburcio siempre tuvo una particularidad en eso. Esa desconfianza, eso de decir “serán, no serán” siempre lo han tenido, pero siempre con mucho respeto hacia nosotros. La mayoría de la gente no preguntó nunca nada, aún imaginándolo.
A los amigos que hicimos en el pueblo se lo dijimos, porque en ese momento a lo mejor había que aclarar para que no te cuestionen o no te digan “a mí no me gusta tener un amigo gay”. Pero la verdad es que no hemos tenido problemas. Algunos casos aislados, porque a veces la gente hace ciertos comentarios sin conocer, pero sólo dos. Tiburcio es medio gay-friendly.

-¿Cómo tomaron la decisión de casarse?
-Humberto: En realidad esto es mero formulismo, porque ya después de 32 años no necesitamos una libreta. Pero me parece que el matrimonio igualitario ayuda a un montón de personas para que regularicen distintas situaciones.
Yo soy solo, no tengo hermanos, no tengo nada. Entonces por una cuestión de que si a mí me llega a pasar algo… Yo tuve un accidente hace dos años y la verdad no se cómo estoy hablando con vos o cómo me casé ayer, por ejemplo.

COMENTARIOS