None
VACACIONES DE VERANO EN JUNÍN

La temporada turística deja un balance discreto en los hoteles y restaurantes

Las casas de alojamiento alcanzaron un promedio final del 60% de ocupación, mientras que en los locales gastronómicos la actividad no mostró crecimiento. Piden que el Municipio cambie la forma de promocionar la ciudad.

Aunque al verano le quedan 16 días, el comienzo de marzo es siempre el mojón que marca el final de la temporada estival. El regreso de todos los trabajadores a sus respectivas actividades y el comienzo del ciclo escolar –más allá de los vaivenes de la actualidad- dejan atrás los días de esparcimiento pleno y anuncian el regreso de las obligaciones. Y con el epílogo de ese período llegan los balances y diagnósticos.
En lo que hace a los dividendos económicos que la estación del calor dejó en la ciudad, el balance realizado por la presidente de la Cámara Hotelera y Gastronómica de Junín, María Cristina Bozzone de Bovio, apenas merodea la calificación de discreto.
La dirigente, en declaraciones a Democracia, indicó que la ocupación en las casas de alojamiento “rondó entre el 55% y 60%, con picos de un mayor índice los fines de semana”. “Ayudaron mucho los espectáculos artísticos y deportivos, que arrimaron a gente de otras partes del país”, agregó.

Ingresos y egresos

Bovio explicó que “estamos inmersos en la realidad de nuestra provincia, entonces se incrementó el trabajo pero pasó lo propio con los gastos”. “La presión impositiva es bastante grande, creo que tenemos que tratar con la Federación, con la Cámara y con nuestros socios el impuesto Inmobiliario, que a nuestros establecimientos se les aumentó en un cien por ciento”, añadió.
Más allá de que las variables macroeconómicas juegan mucho, la titular de la Cámara sostuvo que “no tenemos que sentarnos esperara que la gente venga sino salir a buscarla”.

Cambiar la promoción

Con el fin de atraer mayor cantidad de visitantes, los hoteleros se reunieron con el director de Turismo local, Juan Pablo Mastrángelo. “Lo que les propusimos es hacer algunos retoques en la promoción de Junín como destino turístico. Ellos decidieron volcarse más a lo internacional, fueron a grandes centros de Chile y de provincias lejanas como Neuquén. Lo que nosotros sugerimos, y a lo que podemos aportar, es ir a mostrar la ciudad a localidades más cercanas. Porque nosotros tenemos una realidad: los domingos, especialmente a la Laguna viene muchísima gente de lugares desde los que pueden venir y volverse en el día. Lo que nosotros queremos es que los visitantes al menos se queden una noche en la ciudad, y si se quedan más, mejor. Pero no para provecho de los hoteleros y de los restaurantes, sino porque el individuo o la familia que se quedan en la ciudad puede dejar divisas en otros comercios y a su vez hacer de promotor para que amigos o parientes suyos de otras ciudades se interesen en venir acá”, expresó.
Bozzone de Bovio señaló que “sería adecuado publicitar a Junín en sitios alejados a no más de 350 kilómetros. Tenemos que empezar a hacer una campaña no distinta, pero sí sumarle cosas”.
En cuanto al efecto que se está consiguiendo llevando la imagen de la ciudad al exterior, la dirigente reveló que de Chile viene gente que está de paso, que se queda un rato y sigue su camino en dirección a la Costa o a Punta del Este. “Por lo general llegan a la noche tarde, se levantan a la mañana temprano y se van”, relató.
Acto seguido destacó que “tenemos una Laguna que es hermosísima por donde se la mire, con una infraestructura que poseen pocos complejos recreativos en toda la provincia de Buenos Aires. Que habrá que mejorar cosas es verdad y hay que explotar el Club Náutico y los paradores”.
“El turista que llega busca que haya entretenimientos y éstos deben estar presentes para todas las edades, desde los más chicos hasta los ancianos. Un motivo para que la gente se quede y que al tercer día no se aburran y se vayan”, consignó.
A la hora de dejar una conclusión, comentó: “Yo soy positiva y pienso que dentro de todo, este verano no fue malo. Además tuvimos la contra del barigüí, que hizo que del hotel de la Laguna se retirara gente y yo los entiendo porque había gente alérgica y le afectaba la salud”.
Con respecto al trabajo que tuvieron los restaurantes y casas de comida, Bovio explicó que normalmente, “en el verano la gastronomía tiene una meseta, pero no creo que haya sido un mal verano”.

Satisfacción municipal

Por otra parte, desde el municipio calificaron de “exitosa” a la temporada veraniega vivida en Junín.
“Los visitantes se quedaron varios días, aprovechando la gran oferta y la variedad que les entregó la ciudad”, aseguró el director de Turismo, Juan Pablo Mastrángelo.
“Esperábamos un 20% más de visitantes y alcanzamos entre un 50% y un 60% más que en la temporada anterior. Llegamos a una cifra histórica, ya que hemos llegado a tener 30.000 personas un domingo”, dijo el funcionario.

COMENTARIOS