None
MERCADO INMOBILIARIO

Las dudas por la situación del dólar frenan la venta de propiedades en Junín

El desfasaje entre el valor oficial y el “blue” –coinciden los especialistas- provoca que no exista “un parámetro real” para los precios. Desde el Colegio de Martilleros local admitieron que hay una caída en las operaciones y apuntan a una pesificación.

El dólar “paralelo”, “blue”, “ilegal”, que tanta imprevisibilidad y especulaciones genera en la economía nacional, repercute con fuerza justo allí donde la clase media busca refugio para sus inversiones: el mercado inmobiliario, retraído, hoy, por lo que los martilleros locales definen como una “crisis de incertidumbre”.

En este sentido, el presidente del Colegio de Martilleros de Junín, Daniel Di Palma, señaló que las inmobiliarias están ante un mercado casi “paralizado”, mientras se esperan “variantes” para enderezar el rumbo.

En rigor, lo que esperan desde esta entidad es que las propiedades experimentan una merma en los precios y se acomoden a la ley de oferta y demanda.

El martillero juninense Cristian Márquez, de la inmobiliaria Cristian Márquez, afirmó ayer a DEMOCRACIA que “el mercado no está paralizado”, pero reconoció que “se ha retraído”.

Según el profesional, influyen en esta tendencia la crisis general que afronta el país y la inflación. “Según datos del Colegio de Escribanos bonaerense, las operaciones inmobiliarias cayeron en enero un 36,1%, con respecto al mismo período de 2012”, indicó Márquez (ver recuadro).


“Crisis de incertidumbre”


“El problema es el dólar paralelo, que es muy fluctuante, por lo que no hay un parámetro real en relación a los precios”, afirmó Márquez. Y añadió: “Lo que se hace muchas veces es acordar un dólar intermedio -entre el oficial y el blue-”.

En la misma vereda, el martillero de nuestra ciudad Hugo Retta, de la inmobiliaria Retta, afirmó que “hay una retracción muy importante” del mercado, la cual atribuyó “al dólar paralelo”, el cual está desfasado del oficial y “genera incertidumbre”.

Para Retta, el que tiene dólares en una caja de seguridad, en una caja de ahorro o debajo del colchón prefiere guardarlos un tiempo más, esperando que el valor en el mercado ilegal siga subiendo, y si se decide a comprar, pide descuentos, con lo cual las transacciones muchas veces se caen porque no hay acuerdo entre las partes.

“Cada vez se realizan menos operaciones”, aseguró Retta. Y consideró que hasta tanto no haya un solo dólar o el mercado esté pesificado, la situación no va a mejorar.

Para el martillero juninense Claudio Roggero, de Roggero Propiedades, hay una “crisis de incertidumbre” en el mercado. Sin embargo, aclaró que “no es un problema financiero, porque dinero hay”.

“Hubo una baja en las operaciones, pero no creo que sea tan pronunciada como en la provincia”, afirmó. Y confió en una pronta “recomposición” de la actividad.

“El mercado se está pesificando, hay financiación en pesos, inversiones en pesos, y lo más importante es que los valores de las propiedades se han mantenido, no se han desplomado como en 2001”, diferenció.

“Con respecto a los propietarios que quieren vender en dólares, lo que está pasando es que se quedan afuera del mercado”, indicó.


“Otro” mercado


Más allá de la caída de las operaciones, Márquez destaca que también “hay otro mercado”, con gente que de repente vendió su casa y necesita comprar otra, o aquellas personas que sacaron un crédito hipotecario con el sueño de llegar al techo propio.

“Hoy tengo casas desde 230 mil pesos, obviamente alejadas del centro, pero en buenas zonas, con calles asfaltadas y todos los servicios, barrios de gente trabajadora; no hay que pensar que porque un barrio está alejado del centro es sinónimo de marginalidad”, afirmó Márquez.

“Hoy en Junín hay inseguridad en todos lados”, afirmó.

Roggero, por su parte, destacó que ha resurgido un nuevo actor en el mercado. “Hay jóvenes de entre 25 y 37 años que, de la mano del acceso al crédito, comenzaron a construir sus casas y eso es positivo”, afirmó, aunque aclaró que en Junín, si bien se está construyendo mucho, “faltan entre 5 mil y 6 mil viviendas porque la ciudad ha crecido mucho y la demanda sigue superando ampliamente a la oferta”.

COMENTARIOS