BAJA EN LAS VENTAS Y EN LA RENTABILIDAD

Las PyMES de Junín perdieron hasta un 50% de sus ingresos en comparación con 2011

El dato fue aportado por referentes del sector. El director de Producción del Municipio señaló que las que más sufren son las del sector comercial, que dependen de la producción humana, mientras que las industriales “atraviesan un proceso de crecimiento”.

El sector de la pequeña y mediana empresa comienza a cerrar un año que no ocupará un lugar destacado en la batea de los recuerdos. Es que desde febrero pasado, cuando DEMOCRACIA publicó una nota con uno de los principales dirigente PyME de Junín, Roberto Balestrasse, el escenario ni siquiera amagó con salir de la adversidad que ya lo cercaba.
“Preocupados es poco, estamos pensando cómo seguir porque sinceramente los números no nos cierran por ningún lado. Y dicen que todavía falta lo peor”, expresaba hace nueve meses el titular de Capynoba en esa entrevista.
Trasladada al presente, la afirmación de Balestrasse bien podría ser tomada como un diagnóstico acertado.
Walter de Antoni, dirigente de la Cámara de Pequeñas y Medianas Empresas del Noroeste Bonaerense y de la Sociedad Comercio e Industria, explicó que el panorama no es el mismo para todos y que para entender cómo se ve afectado cada componente de ese estrato económico, la situación se puede dividir en dos: “Por un lado están aquellas empresas que tienen muchas horas hombre, o sea que dependen de la producción realizada por empleados a los que obviamente hay que redituarlos; y por otro lado están las que llevan a cabo un trabajo más automatizado y en base a máquinas”, puntualizó.
En cuanto a esta distinción sostuvo que las instituciones del primer grupo son las que “están más complicadas, porque sufren un desfasaje en el costo de producción que las obliga a aumentar los precios y eso, a su vez, repercute en las ventas”.
“Creo que la situación de acá a un año no va a cambiar; lo que es peor, se va a complicar aún más. La receta para soportar esta crisis va a depender mucho de la capacidad y el ingenio de los empresarios”, dijo De Antoni, que al mensurar el volumen de la caída en las ventas y en rentabilidad concluyó en que “estamos en una baja que ronda el cincuenta por ciento”.
Otro de los que no ocultó su preocupación fue Juan Carlos Manila, un histórico del rubro construcción que junto a su familia lucha por preservar el equilibrio entre rentabilidad y competitividad.
“El sector no escapa a la realidad de lo que está viviendo el país. En este momento hay una recesión, las ventas están bajando y vamos a ver qué es lo que pasa el año que viene. Pero desde hace unos tres o cuatro meses, las operaciones se han reducido. En el rubro de la construcción ha bajado entre un 35 o 40 por ciento”, indicó Manila.
Sobre el porvenir inmediato, señaló que “algunos pronostican una mejora en el Producto Bruto Interno, otros prevén que se va a caer, así que por ahora las expectativas y la incertidumbre copan el escenario”.

La óptica del Municipio

Mientras tanto, el director de Producción de la Municipalidad de Junín, Oscar Palma, reconoció que las PyMES comerciales quedaron apresadas de una contracción en las comercializaciones, las industriales viven un momento de florecimiento.
El funcionario explicó que “cuando hablamos de PyMES, hay que diferenciar entre las del sector industrial con las del sector comercial. Es muy factible que en el comercio se haya dado una baja pronunciada, e incluso con problemas con personal, con la obtención de financiamiento a largo plazo. De hecho vemos que el movimiento se contrajo bastante”.
En cuanto a las herramientas que aporta la comuna para revertir ese estancamiento, Palma dio cuenta de un trabajo en conjunto que se viene realizando con la Came (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) y con la Sociedad Comercio e Industria, en la promoción de centros comerciales a cielo abierto. “Para el año que viene la idea es llevar a cabo esa iniciativa en avenida Benito de Miguel y viendo algunos otros sitios que se pueden llegar a fortalecer trabajando en conjunto”, adelantó, aunque aclaró que por lo pronto se trata nada más que de un proyecto “difícil” de trasladar a los hechos.
En referencia a la mediana industria, Palma dijo que haber mantenido varias reuniones con empresarios en lo que va del año y que en el transcurso de ellas ha notado un ánimo positivo en los exponentes de esa franja.
“Incluso hay datos propios que reflejan un aumento del empleo. Seguramente la semana que viene vamos a estar difundiendo una encuesta de hogares y empleos, aunque ya podemos anticipar que la industria fue uno de los sectores en los que más ha crecido la oferta laboral producida por las industrias PyMES. Hay preocupación en algunos que no han podido importar productos, algunas materias primas, pero se observa una continuidad en la inversión. Con más cautela, es cierto, pero se sostiene”, advirtió el titular de la cartera de Producción.

COMENTARIOS