None

Hay más de 120 causas judiciales abiertas por comercio y consumo de drogas en Junín

El nuevo jefe de la Delegación de Drogas Ilícitas de Junín, Fabio Foieri, admitió estar sorprendido por el aumento en la cantidad de procedimientos que insumen los hechos delictivos relacionados con la venta de estupefacientes.

Si hay plagas destinadas a no padecer el golpe voraz del exterminio, una de ellas parece ser la de la droga. Causas que expliquen esa subsistencia pueden contarse de a pares (hasta puede conjeturarse con autoridades que no ejercen todo el peso de su poder para erradicar ese flagelo, creencia arraigada en buena parte de la sociedad nacional), lo cierto es que el protagonismo de esas sustancias no deja de multiplicarse con el paso de los años.

En Junín, esa realidad se refracta con datos concretos: más de 120 causas fueron iniciadas en la Justicia por venta y consumo de estupefacientes, a lo que hay que sumarle el incremento en la cifra de allanamientos ordenados por jueces y fiscales para desbaratar, ya sean pequeños o grandes, a los circuitos por donde transita el marcado de los alcaloides.

En declaraciones a DEMOCRACIA, el comisario inspector Fabio Foieri, flamante jefe de la Delegación de Drogas Ilícitas de nuestra ciudad, admitió estar preocupado por “el incremento” que se nota tanto en la comercialización como en la ingesta de los estimulantes prohibidos.

Bragadense y procedente de Pilar, su destino antes de recalar nuevamente en suelo juninense -donde desarrolló la mayor parte de su carrera policial-, Foieri dijo que al comparar el escenario que se vive en el Conurbano con el de nuestro medio, “la realidad allá es más grave”.

Sin embargo, reconoció: “Cuando volví a Junín me encontré con la sorpresa de que ha habido un incremento en los procedimientos realizados. Esto habla del aumento en el consumo y la venta de estupefacientes, que no escapa a lo que se da en la Provincia y en la Nación”.


-¿Por dónde entra la droga a Junín?

-Los lugares van mutando constantemente, pero sobre todo entra por el Conurbano, se ha detectado alguna conexión con Rosario y la puede haber con el Sur de Santa Fe. Esto en base a investigaciones que se han realizado y a datos que tenemos en estudio.


-¿Por qué no se puede cortar ese circuito?

Lo que pasa es que, como todo delito vinculado con el tráfico, el modo de operar de esas organizaciones va cambiando. Hablamos del Conurbano y de Rosario porque son las grandes urbes que Junín tiene cerca, pero aparecen nuevos exponentes y nuevas modalidades, siempre con el fin de evadir el ojo de la Justicia. Se van haciendo una especie de postas y si tal o cual jefe de la organización cae, seguramente otro va a estar presto a ocupar su lugar. Junín no es una ciudad de grandes organizaciones de comercialización de droga.


-¿Dónde se vende la droga en nuestra ciudad? ¿Se tiene una idea aproximada de cuántos “dealers” o puntos de venta hay?

-Se han detectado muchos lugares de venta en Junín. Tras eso se inicia una investigación, se procede a la realización de allanamientos y se pone a disposición de la Justicia a las personas implicadas, que son sometidas a juicios o privadas de su libertad. La venta se da en casas particulares, en lugares públicos, está la venta “delivery” (la persona que vende lleva la sustancia al lugar que se lo pide el consumidor).

Estamos alrededor de las 120 causas abiertas en este momento. A esta parte del año llevamos más de 200 procedimientos realizados –contando Junín y los otros ocho municipios que integran la jurisdicción-. De esas causas, sólo 32 se iniciaron por denuncias anónimas.


¿Hay `Paco´ en Junín?

-No he tenido novedades que den cuenta del consumo de esa sustancia. Sí lo he notado en Pilar y Tigre. Creo que se consume en los alrededores de los lugares donde se elabora la cocaína. Sabemos que el Paco es el residuo de la cocina de cocaína.

La marihuana es una droga que está muy presente en la ciudad. Con el surgimiento de sitios web donde se enseña a cultivarla, hay muchas facilidades para explotar esa droga.

Se han tenido noticias de gente que ha delinquido bajo los efectos de estupefacientes, no en todos los casos el delito común es perpetrado por gente que consume.

COMENTARIOS